El Dólar MEP y el Contado con Liquidación (CCL) son alternativas con las que cuenta el inversor para invertir en esta moneda extranjera de manera legal a través de la compra y venta de un bono, sorteando las limitaciones dispuestas por el Banco Central. Con la reestructuración de la deuda emitida en dólares, tanto bajo legislación argentina como extranjera, hubo algunas modificaciones en su operatoria que explicaremos a continuación.

Antes que nada, recordemos la diferencia entre MEP y CCL y cuáles son sus ventajas. El primero consiste en la compra de un bono en pesos para luego venderlo en su versión en dólares (especie “D”) en el mercado local, es decir, la bolsa porteña. En el segundo caso, la operatoria es la misma pero se vende el bono en especie “C” en el exterior. Entre las ventajas de operar con dólares a través de la bolsa se puede mencionar en primer lugar que no tiene cupo, es decir, se puede comprar o vender los montos que el inversor desee, y además se puede operar las veces que se considere necesario. En segundo lugar, al realizarse de manera totalmente online (a través de InvertirOnline), la persona evita circular con grandes sumas de dinero por la calle. Por supuesto, es totalmente legal: el único requisito es no haber comprado dólar oficial, ahora llamado “solidario”, (incluido Dólar IOL) en los últimos 90 días.

Hasta hace apenas unos días, el bono por excelencia utilizado para operar a través de la bolsa era el Bonar 2024 o AY24. Una vez que el inversor lo compraba en pesos, podía venderlo en especie “D” (AY24D) para hacer MEP, o en especie “C” (AY24C) para hacer CCL. Sin embargo, este título ingresó al canje de deuda bajo ley local, por lo que dejó de ser operado en el mercado con la frecuencia y el volumen necesario para ser valor de referencia del dólar bursátil.

Frente a esto, los inversores se encuentran en la búsqueda del nuevo título que será elegido para realizar dicha operatoria. Por ahora la expectativa es que el bono AL30 sea el sustituto del AY24, puesto que es el de menor plazo y el que proyecta a tener mayor liquidez. Otro de los candidatos a reemplazarlo es el AL35, que también es un bono corto y se espera tenga mucho volumen de operación. Sin embargo, gran parte de estos títulos los tiene el sector público, por lo que no sería la preferencia para los agentes del mercado.

Además, hay que tener en cuenta que el domingo se dispuso un parking de cinco días hábiles desde la liquidación de estos títulos para poder venderlos contra su especie en dólares, sin importar si se adquirieron los títulos originales en pesos o en dólares, por lo que recién la semana que viene el mercado estará plenamente operativo. En el caso de los bonos emitidos bajo ley argentina, como el AL30 o el AL35, la operatoria en dólares se podrá realizar a partir del lunes, mientras que en el caso de los bonos bajo legislación extranjera como el GD30, se podrá efectuar recién a partir del martes de la semana que viene. Por su parte, los que recibieron los nuevos bonos por CACs el jueves, recién podrán operarlos el 17/09. Es decir que durante estos primeros días los bonos nuevos se pueden comprar y vender solamente en pesos en la bolsa argentina y recién la semana siguiente se podrán operar en dólares.

Algo importante a mencionar es la diferencia para aquellos que operan en plazo normal o en contado inmediato (la comisión en invertirOnline es exactamente la misma). En el caso de quienes operan en plazo normal, recién podrán vender el bono luego de siete días hábiles, puesto que a los cinco del parking se suman los dos días hasta la liquidación del título. Mientras que para aquellos que operan en Contado Inmediato, el parking es de cinco días hábiles hasta poder venderlo, puesto que la compra del bono se realiza en el instante. Es de suma importancia que el inversor tenga en cuenta el parking, ya que la cotización del título puede presentar variaciones desde que lo compró hasta que lo venda, y esto puede influir en su estrategia de inversión.

En cuanto al comportamiento del mercado, hay probabilidades de que exista cierta presión vendedora en estos primeros días dado que muchos inversores seguramente busquen cerrar posiciones y también reducir exposición al riesgo argentino. Si bien los volúmenes de operación comienzan a ser más altos con el transcurso de los días, todavía resta ver qué sucederá la semana que viene cuando se pueda empezar a vender los títulos en dólares.

Otro aspecto a tener en cuenta es la estrategia anunciada por el gobierno para reducir la brecha cambiaria entre el dólar bursátil y el tipo de cambio oficial, que hoy en día se encuentra por encima del 60%. El Ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que el Banco Central dispone de un poder de fuego de unos u$s 9.500 millones en bonos en dólares bajo ley local, principalmente de los bonos más cortos que son el AL30 y AL35, y que utilizarán para intervenir en el mercado vendiendo esos títulos cada vez que sea necesario para contener al dólar MEP y CCL y estabilizar la brecha. Por esta razón, se puede esperar cierta volatilidad en las cotizaciones en el corto plazo y habrá que esperar a ver en qué nivel se encontrará la estabilidad.

En cuanto al rendimiento, los bonos nuevos en dólares debutaron con tasas de descuento que giraron en torno al 11%, con un leve diferencial a favor de los títulos emitidos bajo legislación internacional. Según algunos analistas, las tasas de rendimientos podrían comprimirse hasta el 10% en promedio, y hasta un 8% en un escenario muy optimista, en el que se logre estabilizar la brecha cambiaria. Esa expectativa ya se ve reflejada en el riesgo país. Durante la jornada de ayer, el JP Morgan incorporó los nuevos bonos surgidos del canje de deuda regida bajo ley extranjera a la cartera de activos con la que calcula el EMBI+ Argentina. Producto de esto, el indicador descendió hasta los 1083 puntos desde los 2147 al cierre de ayer.

*Analista de Research de InvertirOnline.com