Esta semana los mercados volvieron a la escena con fuerza por diversas razones pero la que más preocupa en el sector privado es la caída en el valor de las empresas nacionales que operan en Wall Street.  La plaza estadounidense por estos días es una caja de resonancia de muchas variantes.

Por un lado, China crecerá menos de lo previsto y, en consecuencia le comprará menos al mundo que espera ansioso la recuperación de la segunda economía mundial para reactivar, a su vez, sus propias producciones. Estados Unidos tendrá una inflación superior a lo proyectado y hay luces amarillas porque en julio subió 0,5% (envidiable en ese aspecto desde este lado del continente donde no se puede perforar, al menos hasta ahora, el 3% mensual).

Además, todo el mundo quiere entender qué pasó en Afganistán donde estalló un conflcito cuyas consecuencias aún parecen inciertas según los analistas internacionales pero, sin dudas, en un mundo ya convulsionado por la pandemia esta situación agrega aún más incertidumbre sobre lo que vendrá.

La plaza porteña estuvo a los tumbos en las últimas jornadas por este combo internacional pero sobre todo por el nuevo cepo y las nuevas medidas del Banco Central, que preside Miguel Pesce. Al mercado le cayó pesado ese menú y exigen más letra chica por parte de la CNV. Mientras tanto, el valor del dólar fue el termómetro para manifestar esa indigestión. El dólar blue volvió a acercarse a sus máximo de este año cuando cotizó $185 y, se sabe, sus vaivenes tiene impacto directo en la inflación.

Un temblor imprevisto, cerca de las PASO 2021

Lo último que quiere el Gobierno de Alberto Fernández en este momento cercano a las PASO 2021 es un cimbronazo imprevisto que golpee aún más la economía. De ahí, también los gestos de unidad del oficialismo por estas horas donde las fotos del Presidente y la vicepresidenta Cristina Kirchner juntos le hablan más a la coalición gobernante que a los votantes de a pie.

"El bienestar también se construye con decisiones políticas casi antipáticas para los poderosos", enfatizó la vicepresidenta, en ese contexto; una frase que inquietó a algunos ejecutivos, empresarios y economistas.

Justamente uno de los debates dentro de la coalición que gobierna pasa por la cuestión impositiva. En momentos en que se rumorea la posibilidad de un nuevo impuesto a la riqueza, se conoció un sondeo de la Fundación Observatorio Pyme.  Las pymes consideran que los impuestos tienen "una elevada participación en el costo final del producto", según ese informe que además advirtió: " en una escala del 1 al 10 las pymes de la industria manufacturera ubican es participación en 8,5, mientras que las del sector comercio y servicios en 8,2 y 8,1, respectivamente".    

El ministro de Economía, Martín Guzmán, más que preocuparse por  este tema o  cuánto está el dólar en Argentina 2021, se concentra en el depósito que hará el Fondo Monetario el próximo 23 de agosto en el Banco Central por 4.300 millones de dólares de asistencia por el Covid-19. Eso le permitirá cubrir los vencimientos hasta fin de año.

La foto con Joe Biden

Al día siguiente en un formato híbrido, se realizará el Precoloquio de IDEA, en Rosario.  Durante el encuentro, se abordará la relación sinérgica entre el campo y la industria para incrementar el valor agregado, la creación de trabajo y las exportaciones agroindustriales. Es decir, cómo exportar más.

En el empresariado se encendieron luces de alerta cuando el Gobierno debió flexibilizar las exportaciones de carne a Israel por 3.500 toneladas por mes, tras la amenza de ese país de suspender toda las importaciones. En su pelea doméstica con el campo y por los precios, un puñado de funcionarios descuidó un mercado internacional para la Argentina, que necesita generar dólares genuinos con la exportación. 

Desde las empresas temen que la excesiva concentración en la campaña legislativa de este año se lleve puesto otro año de reactivación económica, aunque el Gobierno apuesta a crecer 7%. Para matizar esa imagen, el presidente Alberto Fernández, volvería al ruedo con su intento por tener una foto con el Primer mandatario de los Estados Unidos, Joe Biden. (Esa foto borraría otras). 

Fernández logró concretar una comida en Olivos junto a su par uruguayo, Luis Lacalle Pou para limar asperezas y ahora las gestiones gubernamentales se concentrarían en una bilateral con Biden. Habría dos oportunidades: el Presidente viajará  la ONU en septiembre, luego de las PASO 2021 y también, Italia en octubre para un encuentro del G-20. Hasta ahora la bilateral viene resultándole esquiva pero, como dice el refrán "no está muerto quien pelea".

Más notas de

Alejandra Gallo

Control de precios, inflación y un dólar blue que está otra vez a los saltos

Para gran parte del empresariado, Feletti es la cara de la "radicalización"  .

Elecciones 2021: Alberto Fernández prepara una batería de gestos al empresariado

Paula Altavilla, presidente del 57 Coloquio de IDEA en la inauguración.

Empleo en el podio de los reclamos, ¿malas noticias para el nuevo Gabinete?

El presidente Alberto Fernández en una inauguración en José C. Paz.

Menú picante post PASO 2021: varios tragos amargos, renuncias y FMI

Los resultados de las PASO 2021 sorprendieron a todos.

PASO 2021: ¿Qué votarán los empresarios en las elecciones del domingo?

Dólar, impuestos, Reforma Laboral y paro del campo, en la agenda empresarial.

Se vienen las PASO 2021 y la letra chica del Presupuesto 2022

Después de las PASO 2021, Guzmán presentará el Presupuesto 2022.

La construcción tracciona y es la apuesta económica y de empleo post Covid-19

El Gobierno de Alberto Fernández quiere recuperar empleo con la construcción.

La pandemia como una oportunidad para construir de modo sustentable

Ricardo Leviton, socio gerente de Prenova, una pyme constructora.

Los CEOs, con un ojo sobre el valor del dólar y otro, en el frente internacional

Los mercados volvieron a ser protagonistas esta semana.

La desaceleración de la inflación llegaría a las elecciones. Pero ¿y el día después?

El Gobierno de Alberto Fernández apuesta a que la inflación se desacelere.