Desde hace un tiempo hasta esta parte, se viene hablando acerca de que la culpa de lo que estamos sufriendo hoy en día la posee la hegemonía en ese período de temas como la doctrina social de la Iglesia y la justicia social, que constituyen los cimientos y pilares de lo que es el justicialismo y sus distintas vertientes. En forma contraria a ello, y analizando en detalle, podemos entender que no es el justicialismo sino la aplicación de políticas económicas de derecha/liberales/neoliberales/libertarias o como quieran llamarlas, porque si detallamos bien eso nos encontramos con que aproximadamente en 35 de esos 70 años se aplicaron este tipo de políticas nefastas. Veamos en detalle:

23/9/1955-1/5/1958 3 años 32 meses

12/10/1962-28/6/1963 1 año 8 meses

28/6/1966-25/5/1973 7 años 83 meses

24/3/1976-10/12/1983 7 años 92 meses

25/5/1989-31/12/2001 12 años 152 meses

10/12/2015-10/12/2019 4 años 48 meses

34 415 meses= 35 años

Además, tenemos que tomar en cuenta que cada vez que se terminaron las últimas aplicaciones de política de derecha el país culminó muy mal en términos de inflación, pobreza, desocupación y endeudamiento. Al momento del golpe de Estado de 1976, poseíamos una deuda externa de u$s6.000 millones, aproximadamente, y al retirarse, con el retorno de la democracia, era de casi u$s56.000 millones, incluyendo la estatización de la deuda externa de los empresarios argentinos por Domingo Cavallo en 1981 en su gestión en el BCRA y niveles de inflación cercanos al 10%. En 1989, la deuda pasó de 62.000 a casi 230.000 millones en 2001 y en 2015 de 90.000 millones paso a casi 300.000 en 2019 hoy, con un PBI de u$s330.000 millones, con niveles de desocupación del orden del 20% y de pobreza del 30% que nunca más desde 1983 se pudo bajar.

Por ende, la aplicación de políticas económicas de derecha por gobiernos militares, peronista, radicales y de coaliciones gobernantes en 35 los últimos 70 años nos lleva a este tipo de realidades y no como muchos dicen que el mal de nuestro país es el justicialismo, o peronismo, como lo quieran llamar. La aplicación de este tipo de políticas en países económicamente pobres y de frontera, como sigue siendo el nuestro, nos lleva a muchos desequilibrios sociales, nos brinda como resultado el tipo de realidad que nos afecta hoy en día, por ello la salida para mejorar las condiciones de vida de nuestra población no es otra que la de un Estado presente con intervenciones en la economía, tratando de equilibrar la balanza de poder económico entre los distintos sectores de nuestro país.

*Economista