La distribución del ingreso refleja la apropiación del valor agregado generado en la economía por un segmento de personas, clasificadas en grupos decílicos.

Su estudio se realiza a partir de los siguientes enfoques:

  • el funcional, que es la proporción que le corresponde a cada uno de los factores clásicos de producción, tierra, capital y trabajo, así como,
  • el personal, calculado a partir de lo obtenido por una fracción de individuos o familias, sin identificar la fuente generadora.

Su cálculo es realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) a través de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH).

Los datos correspondientes al tercer trimestre del 2020 se observan en el Cuadro construido a partir de las siguientes fuentes:

  • laborales (asalariados, patrones, cuenta propia, según su ocupación sea principal, secundaria y/u otras) o,
  • no laborales (rentas de la propiedad derivadas de la producción, inversiones financieras, jubilaciones, pensiones, subsidios y otras transferencias).

Distribución Personal del Ingreso III Trimestre '20, por deciles en $ y U$S (Oficial y Blue)

Al igual que otros indicadores económicos (por ej., el Producto Bruto Interno, PBI) existe certeza respecto del ingreso valuado en pesos, pero dependiendo del tipo de cambio considerado queda un valor indeterminado en moneda dura.

El Cuadro manifiesta la impúdica diferencia de 433.233% entre el ingreso mínimo del primer decil y el máximo del último.

Esta discrepancia es aún más relevante, ya que los beneficiados con mayores ingresos tienden a sub declarar parte de ellos.

Adicionalmente, en septiembre '20, adquirir la Canasta Básica Total (CBT) (que define la Línea de Pobreza, LP) para un adulto requería $15.280, cercano al mínimo del IV decil, mientras que, para un jefe de familia, con dos hijos, precisaba $ 47.216, proxi al mínimo del IX decil.

Por lo tanto, la transformación del estado actual de las cosas es imperativa para la construcción de una comunidad justa.

A multiplicar los panes y los peces

Como explicáramos en “Producir más y distribuir mejor” (05-07-2020, BAE Negocios), producir y distribuir: son el anverso y el reverso de una misma moneda.

Los ingresos disponibles en una economía son el resultado de la utilización productiva del capital (maquinarias, herramientas, equipos e instalaciones, entre otros) de los recursos naturales y del trabajo (asalariado o no asalariado) en un “estado del arte” determinado: conocimiento, tecnología, marcos regulatorios, etc.

Señalado lo ut supra, es necesario clarificar que el Sector Privado argentino posee inversiones en el exterior (por divisas, acciones, propiedades y otros), por un neto de U$S 370.000 millones. Por el contrario, la deuda neta exigible para el Sector Público orilla los U$S 160.000 millones.

Por lo tanto, si la Nación Argentina fuese la integración de lo público y privado, dispondría de suficientes capitales en divisas para generar las condiciones de desarrollo que eviten los actuales niveles escabrosos de desocupación, pobreza e indigencia.

Es evidente que alcanzar “ese logro”, deviene de la construcción de una economía sana, que posibilite una rentabilidad presente y futura de los emprendimientos productivos, utilizando los recursos ociosos tendiendo a su pleno empleo.

Como señalamos en “Hora de balance, segunda parte” (28-12-20, BAE Negocios) para mejorar e incrementar la oferta productiva es necesario, entre otros que:

  • se materialicen los equilibrios macroeconómicos: fiscal y externo
  • los precios de la matriz energética sean la resultante de los costos efectivos totales (exploración y/o explotación, en el caso de corresponder) más una ganancia razonable para el sector empresario y,
  • la tasa de interés doméstica se encuentre en un orden de magnitud similar a la internacional.

A los trabajadores, ¡ingresos justos!

Que el aparato productivo no solo necesita crecer aceleradamente, sino que debe tender al desarrollo, ha alcanzado consenso en la disciplina.

Se comprendió que el desarrollo económico, a diferencia del crecimiento, implica la inclusión del conjunto para satisfacer las aspiraciones legítimas de la comunidad.

Por ello, es indispensable disminuir estas oprobiosas diferencias entre los niveles de ingresos.

Eso implica generar mecanismos que permitan mejorar los deciles más bajos, y así contribuir a afianzar su realización individual y comunitaria.

Para ello se podría estimular que los trabajadores y empleados, a partir de un ahorro inicial y a través de sus organizaciones representativas de primer y segundo orden (sindicatos, uniones, y federaciones) participen del mercado de capitales (transando acciones) y recibiendo los correspondientes dividendos que, por cierto, se adicionarán como una renta a los sueldos y salarios percibidos durante el año.

En tanto, la de tercer orden (Confederación General del Trabajo, CGT) será partícipe de una porción de las acciones en poder del Sector Público, incluida la principal empresa del país, YPF.

Como contrapartida, las empresas obtendrán abundante financiamiento para sus proyectos de inversión tendientes a ampliar su capacidad productiva.

Finalmente, sólo en el marco de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS), con orientación a la producción, los últimos y los primeros vivirán en armonía, de acuerdo con sus necesidades esenciales y sus esfuerzos.

 

*Por Lic. Guillermo Moreno, Lic. Leandro Cárcamo Manna y Dr. Gastón Bres

 

Más notas de

Guillermo Moreno

Una "sana" administración del comercio exterior

Una "sana"  administración del comercio exterior

Gasto público, recaudación e impuestos: el tamaño importa

Gasto público, recaudación e impuestos: el tamaño importa

Campo, dólares e inversión: el objetivo es la producción

El trabajo en QM que fabrica equipos de asistencia a pozo que se usan en distintos procesos de gas, petróleo, minería e industria

Los últimos podrán ser los primeros

Los últimos podrán ser los primeros

Hora de balance: la perspectiva de otros cuatro años perdidos

Hora de balance: la perspectiva de otros cuatro años perdidos

Hora de balance (segunda parte)

Hora de balance (segunda parte)

Sobre la cuestión monetaria

Sobre la cuestión monetaria

Déficit, brecha cambiaria, indicadores sociales y crisis: hora de balance

Hora de balance

Gobernar ¿es crear impuestos?

El aporte de las grandes fortunas fue sancionado por el Congreso

Acuerdo de facilidades extendidas con el FMI: llegó el Fondo y el saldo de la balanza comercial toca fondo

Acuerdo de facilidades extendidas con el FMI: llegó el Fondo y el saldo de la balanza comercial toca fondo