Lo que días atrás fue apenas una frase más del discurso del presidente electo Alberto Fernández en su visita a México cobraría otro cariz tras el golpe de Estado en Bolivia. "Los perseguidos por la dictadura vinieron acá y los mexicanos sólo los abrazaron", apuntó hace una semana el dirigente del Frente de Todos en la Clase Magistral en la UNAM. Se refería al abrazo o apapache -como dicen por esas tierras- que recibieron miles de argentinos durante los '70 en el país azteca, donde lograron salvaguardar sus vidas, pero también recrear parte de la vida cotidiana que quebró el terrorismo de Estado. Como otras tantas veces, México hacía honor a su larga tradición de recibir exiliados políticos. Hoy, volvió a dar cuenta de su hospitalidad, alojando al líder del MAS, Evo Morales, derrocado con la complicidad y participación de sectores cívicos, políticos y policiales.

El respeto a la autodetetminación de los pueblos y el asilo político son una política de Estado en México. Desde el escritor y político cubano José Martí hasta los republicanos perseguidos durante la Guerra Civil Española llegaron al país del norte para estar a resguardo. Con el Plan Cóndor en marcha, se transformó en el refugio de un gran número de sudamericanos. Los argentinos arribaron en su mayoría bajo el gobierno de José López Portillo, un dirigente del histórico Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La recepción a quienes escapaban de las dictaduras militares latinoamericanas fue inmensa y generosa. Aún cuando es difícil unificar las diferentes experiencias del exilio, los argentinos que llegaron a México, tanto adultos como niños, no pudieron -ni quisieron-, en mayor o menor medida, dejar atrás su segunda patria. México fue mucho más que un país al que llegar. Se transformó en el hogar de los desterrados. Fue la diferencia entre el encierro y la libertad; entre la vida y la muerte. Así lo entendió ayer Evo Morales cuando decidió aceptar la propuesta del mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador.

"Estoy agradecido con el presidente de México, me salvó la vida", dijo Morales apenas llegó hoy al aeropuerto Benito Juárez de la capital mexicana.

"Nuestra tradición ha sido siempre por la protección a los perseguidos políticos", recordó el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, un día antes, cuando anunció que Morales viajaría a México. Adelantándose a cualquier crítica, subrayó que "el otorgamiento de asilo es un derecho soberano del Estado mexicano acorde con sus principios normativos de política exterior para proteger los derechos humanos y respetar la autodeterminación de los pueblos".

Ya en México, Morales tendrá por delante el desafío de otros tantos exiliados: volver a su patria en el menor tiempo posible. Con un extra, "sin cambiar de ideología", "ni dar un paso atrás", como él mismo prometió ante quienes lo cobijaron.

Más notas de

Gabriela Vulcano

Juntos por el Cambio suma deserciones y tensión

Ansaloni pasó a Unidad Federal para el Desarrollo

Macri defenderá logros y justificará errores en un balance final de gestión

El Presidente no hizo cadena nacional en sus cuatro años de gestión

Monzó lanza su armado en provincia y le disputa el liderazgo a Vidal

La postal legislativa dejará de ser sinónimo de Monzó

Vidal evita confrontar con Macri, pero se prepara para armar su bloque de poder

Vidal encabeza una fluida transición en provincia

Derogan hoy la resolución de Rubinstein y esperan que se vaya sin que lo echen

El gabinete debatió el escándalo final de la gestión Cambiemos

Macri deroga el nuevo protocolo sobre aborto no punible publicado horas antes por Rubinstein

Macri finaliza su gestión con nuevos focos de tensión interna

Juntos por el Cambio se acomoda a los deseos de Macri en la Cámara baja

Ritondo presidirá el bloque PRO y el interbloque

Macri prepara su despedida con la plaza del 7-D en busca de cimentar su liderazgo opositor

El presidente quiere replicar la movilización

México hace honor a su larga tradición de recibir exiliados políticos

México hace honor a su larga tradición de recibir exiliados políticos

La transición se demora por la falta de información

Trotta pide datos

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos