El fotógrafo llegó a entrar, como indica el protocolo (de ceremonial en este caso y no sanitario) para una reunión de tamaña envergadura. Sin embargo, a poco de transcurrir los primeros quince minutos de un encuentro que se extendió por más de una hora, un cabeceo sutil, casi imperceptible, fue la señal para ratificar que no era necesario que permaneciera allí por más tiempo. No habría sonrisa posible para una foto que nunca se haría. Esa fue la mejor postal de la reunión que el ministro de Economía, Martín Guzmán, tuvo con una mini delegación de empresarios de la Asociación Empresaria Argentina ( AEA), que preside Jaime Campos.

En este caso el calificativo de “mini” sí guardó relación con las restricciones impuestas por el coronavirus y en ningún caso con el tamaño en facturación, inversión o generación de empleo de los jugadores sentados a esa mesa. Estuvieron Paolo Rocca (Techint), Héctor Magnetto (Grupo Clarín), Alfredo Coto (Supermercados Coto), Carlos Miguens (Grupo Miguens), Federico Braun (La Anónima), Enrique Cristofani (Grupo Santander), María Luisa Macchiavello (Droguería del Sud) y Alberto Grimoldi (Grupo Grimoldi).

Fuentes de un lado y del otro coincidieron en que este encuentro fue una jugada de póker, por las miradas que se cruzaron, los tonos que se usaron y las cosas que se dijeron. Guzmán fue al hueso cuando habló Rocca, el CEO del grupo Techint, uno de las compañías que se cruzaron públicamente con el presidente Alberto Fernández a poco de comenzar la pandemia por los despidos y suspensiones, que hoy están prohibidos por DNU pero donde aún no se vio lo peor según coinciden por lo bajo el sector privado y las consultoras.

Desde la poderosa siderúrgica cuestionaron la política que se impuso al endeudamiento de las compañías que deben cancelar a una cotización distinta a la oficial con las que computan sus exportaciones. Hay un descalce que critican desde el empresariado desde el minuto cero de esta decisión. El ministro cerró el argumento con una frase que hace varios días se lo escucha decir en público “no vamos a devaluar”, en una clara alusión a los cuestionamientos del tipo de cambio que en otras ocasiones realizó el propio empresario.

Para esa parte de la reunión, la suerte de la misma ya estaba echada (y el fotógrafo ya se había ido). Magnetto también cantó retruco refiriéndose al DNU que consideró, sin aviso previo y en el medio de una negociación en curso para aumentar tarifas, servicio público a la telefonía y la televisión por cable. DNU al que el mismísimo Presidente hizo mención en el 56 Coloquio de IDEA advirtiendo que en la reglamentación se afilará el lápiz mirando justamente a la tv por cable que creció con beneficios especiales y desventajas por otros operadores desde la perspectiva de Fernández.

Fue el momento de distender, aunque siempre con el barbijo puesto, y los empresarios señalaron que es necesario mantener el diálogo para reconstruir la Argentina de la post pandemia. Dejaron claro que en ese diálogo el sector privado quiere tener voz y voto. También recordaron que en numerosos encuentros con funcionarios, los ejecutivos se van con buenas sensaciones y consensos pero luego cuando se conocen los textos de las normativas o de los proyectos de ley, las “concepciones económicas van en dirección contraria imponiendo un prejuicio ideológico”. Y ratificaron lo que se viene haciendo cuerpo entre las compañías desde antes del coronavirus en las políticas del Gobierno.

¿Un gobierno anti empresa?

Entre las compañías más poderosas del país creen que hay una concepción anti empresaria y anti sector privado en un sector del Gobierno, cuyo peso específico desde esta visión va ganando terreno dentro de la coalición gobernante. Enumeraron las situación con las tomas y asentamientos pero también la necesidad de promover a la empresa como privada en su escenario y no como mixta o estatal. Guzmán devolvió al gesto que no alcanzó para cerrar el encuentro con sonrisas pero sí con saludos amables de codo.

Ratificó que su vocación no es anti empresaria y que entre los principales ejes de su negociación con el Fondo Monetario está, como de hecho lo señaló en las recientes medidas anunciadas, la voluntad de reducir el rojo fiscal y la emisión. En el equipo económico preverían una reducción que, incluso podría ser mayor, al 4,5% del PBI que contempla el Presupuesto 2021 que ya discute el Congreso y que se financiaría en un 60% con emisión. También les recordó a los integrantes de AEA que no se financiará hasta fin de año con el Tesoro sino en el mercado mediante seis licitaciones que ocurrirán este mes.

Seguramente será uno de los temas troncales en las reuniones con la próxima misión del Fondo Monetario que llegará en casi dos semanas al país y cuando, seguramente, ya esté despejado el resultado electoral de las presidenciales de los Estados Unidos, un país con peso específico propio dentro del organismo internacional de crédito que le presto al anterior Gobierno una cifra récord en tiempo récord en toda su historia.

Más notas de

Alejandra Gallo

IFE y ajuste: prendiendo una vela a Biden para no recortar ayuda social

Janet Yellen, designada como secretaria de Estado

Inflación 2021 y la bomba de un 4% mensual

Inflación 2021 y la bomba de un 4% mensual

Paro del campo, pre pagas e inflación: un cóctel explosivo para el comienzo del año

Paro del campo, pre pagas e inflación: un cóctel explosivo para el comienzo del año

Dólar, tarifas y FMI: el Gobierno va por la revancha

Dólar, tarifas y FMI: el Gobierno va por la revancha

Vidal reapareció en un acto en Lanús y el PRO arma su liga de intendentes

Sin Mauricio Macri, crece un grupo del Pro pensando en las elecciones

El paquete laboral de Moroni, sin blanqueo ni rebajas patronales

El paquete laboral  de Moroni, sin blanqueo ni rebajas patronales

Radiografía 2020, sector por sector

El año de la pandemia, un año para el olvido

La CGT y la UIA ya escribieron sus cartas de Navidad

La CGT y la UIA ya escribieron sus cartas de Navidad

Un break en la Economía, pero sólo para encarar un complejo 2021

Un break en la Economía, pero sólo para encarar un complejo 2021

Miradas de póker y una foto que no pudo ser en la reunión de Guzmán con AEA

Miradas de póker y una foto que no pudo ser en la reunión de Guzmán con AEA