"En 2015 todos decían que había que abrir la fórmula. Pero fue con Gabriela Michetti, dos PRO y encima los dos de la Ciudad, y ganó. En 2017, discutían la estrategia legislativa, pero se ganó de nuevo. ¿Por qué Mauricio no iba a escucharlos ahora otra vez a Jaime y a Marcos?" El resultadismo es la mejor explicación que encuentran en Cambiemos para definir la omnipresente gravitación del asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba y del jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La frase llega luego de la conmoción que provocó el anuncio de la fórmula de Unidad Ciudadana-Frente Patrio-kirchnerismo que convulsionó en forma notoria a los dirigentes de Alternativa Federal, esa construcción que intenta recuperar la avenida del medio. Ese eslogan que le dio rédito a Massa en 2013 cuando ganó las elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires, pero que ahora parece un sello con poca tinta. El propio Massa está a punto de tapiar el camino que abrió con cualquiera de las variantes que tiene en estudio su sector: ir a una interna con el kirchnerismo o formar parte de un espacio con candidaturas consensuadas.

"Hay que construir una gran unidad de la oposición. Hoy no hay espacio del medio, hay que armar una oposición que tenga musculatura y para eso se necesita consenso. Sergio Massa tiene que ser parte de ese proceso", señaló el fin de semana Daniel Arroyo, diputado de ese espacio, en radio AM1420. Para sostener la unidad en las diferencias, en el espacio de Massa están afinando el discurso: el país no está ya en "crisis" sino en "caída libre"; el ajuste y el endeudamiento no tienen fin, y el país se encamina hacia una "catástrofe".

Los movimientos de la oposición aparecen un poco más visibles que los del oficialismo. El PRO, no Cambiemos, decidió quedarse quieto mirando cómo jugaba el peronismo y escuchando los lamentos de sus socios políticos del radicalismo. ¿Terminará ese rosario de quejas en la incorporación de un radical como candidato a la vicepresidencia? Pocos creen que esa sea una alternativa, sobre todo porque el dirigente que más entusiasma al Gobierno es el que menos vínculo empático tiene con el partido, el ex senador Ernesto Sanz.

Más previsible, la gobernadora María Eugenia Vidal asegura a quien quiera escucharla que ya está decidido que va por la reelección y que llevará a Daniel Salvador, su actual vice, nuevamente como compañero de fórmula. Vidal sigue con su estrategia focalizada en los municipios más que en los grandes anuncios globales, aliviada porque cree que Kicillof es un adversario con el que puede confrontar con más éxito.

En la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta va también en busca de su reelección con una oposición que mueve sus fichas entre el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens; el ex titular de Aerolíneas Argentina, Mariano Recalde, y media docena de aspirantes más.

En los días que restan, Nación, provincia de Buenos Aires y Ciudad acelerarán los actos de inauguración. Una campaña al mejor estilo de la adaptación peronista al refranero español, en el que "obras son amores" (y creen, votos).

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos