Exigidas. Así están las agendas de los funcionarios del Gobierno en esta semana en torno a las negociaciones contra reloj para contener la suba de precios. Toda la atención gubernamental puesta en ese horizonte, que en realidad fue el primer dolor de cabeza del presidente Alberto Fernández desde el mismo instante en que se sentó en el sillón de Rivadavia.

La pandemia, luego, llegó para patear la agenda para hacia adelante y el 2021 comenzó sin respiro en la empinada curva de ascenso de los precios. En definitiva, lo que está pasando ahora debería haber ocurrido hace mucho más de un año atrás.

Desde el equipo económico insisten en que bajarán la inflación 2021 que las consultoras proyectan muy por encima del 29% pautado en el Presupuesto en curso. “Es factible reducir en cinco puntos la inflación durante el 2021 y lograr que las expectativas estén alineadas”, disparó el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien sigue de gira por las provincia, esta semana desde Tucumán donde reunió con referentes del NOA y NEA.

Lo que nadie especifica es cómo prevé hacerlo. La medición del INDEC del primer mes del año  que se conocerá el jueves le pondrá nubarrones a esa expectativa, al menos por ahora. De hecho, cabe destacar que la encuesta de economistas del Banco Central arrojó una expectativa de 3,9% para la inflación minorista del mes pasado.

Ya se sabe los encuentros de Gobierno con el campo son los más ásperos en materia de precios. Las tensiones por la incesante suba de alimentos y bebidas se concentran ahí. Y lo seguirán siendo por todo el mandato de Fernandez  más allá de esta convocatotia puntual. Desde la génesis subsisten distancias ideológicas y conceptuales abismales e irreconciliables. 

Lo único bueno (no es poco pero no alcanza) que tienen estas convocatorias es, sin dudas, que hay reuniones cara a cara y lo que debe decirse está puesto sobre la mesa. Muchos dirigentes interrumpieron sus vacaciones para regresar a Buenos Aires especialmente para la reunión, como el caso por ejemplo del titular de la Sociedad Rural, Daniel Pelegrina, que regresó de la Patagonia.

 La Comisión de Enlace manifestó “consternación” por la posición del Presidente de echar mano a la suba de retenciones o a  los cupos a las exportaciones sino bajan los precios de los alimentos. Y ratificaron en un comunicado, previo al encuentro con el Gobierno, que “los productores no somos formadores de precios”.

Inflación, impuestos y recaudación

También recordaron que en su composición “impactan muchísimo más los costos provenientes de otros eslabones de la cadena y, sobre todo, del Estado, a través de los impuestos y tributos”. Y recuerdan que presentaron propuestas alternativas en un documento de 14 puntos que le llevaron, en mano al Presidente, cuando aún no había asumido.

En ese paper todas las medidas apuntan a recortar impuestos y reducir la carga tributaria sobre la producción, una decisión política que claramente el Gobierno no quiere tomar ni mucho menos este año de elecciones claves para el rumbo hacia el 2023.

También es muy cierto que la frazada es más corta que nunca para este 2021, tironeado por la asistencia social que seguirá siendo requerida por los sectores más vulnerables y las empresas que continuaran en crisis al menos en el primer semestre del año. Es decir, un nivel de actividad resentido fuertemente que generará pocos recursos para derramar en los bolsillos absolutamente extenuados y en terapia intensiva de la mayoría de los argentinos.

Sin ATP, qué quieren las empresas

Para los productores la intención real del Gobierno es netamente recaudatoria en un año electoral y creen que echan mano al campo, el sector que consideran más dinámico de la economía. Y vislumbran algún acuerdo, por debajo de la mesa, con los exportadores para aislar de la discusión a los productores agropecuarios, representados por entidades en cuyas bases hay extremos como también existen dentro de la coalición gobernante y no dudarían en presionar para salir a las rutas una vez más.

Para el Gobierno, dentro del campo hay militancia PRO y ombliguismo; es decir dirigentes que sólo miran los aportes del campo a la economía pero desconocen la complicación de la situación económica y la necesidad de ayudar a otros sectores para reactivar la economía y sostener el empleo. Y lo dicen directamente “ningún empresario  se quejó por cobrar la ATP ahora que tiene que devolver el favor, se quejan”, repiten cerca de Guzmán, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el titular de Producción, Matías Kulfas.

En esta ronda de reuniones, sin dudas, la más compleja negociación es con el campo, aun cuando sea áspera cualquier conversación con todos los sectores del empresariado.

 Para los gremialistas que pasaron en primera vuelta por Casa Rosada hubo garantías de que no se pedirá formalmente un techo a las paritarias aunque el Gobierno insistió, una vez más en que necesita moderar las expectativas inflacionarias. No dijo con qué herramientas técnicas específicas, más allá del claro objetivo del mismo Presidente de cerrar un acuerdo político tripartito para la semana próxima.

  

Más notas de

Alejandra Gallo

Las vacunas enfriaron la seducción del Presidente en su gira por México

Alberto Fernández estuvo en sintonía política con López Obrador

La economía espera la vacuna para tomar velocidad

El Gabinete económico, analiza las variables

Precios, ese eterno dolor de cabeza nacional

El presidente Alberto Fernández será el garante final del acuerdo

Empleo, paritarias e inflación son el trío económico que desvela a todos

Empleo, paritarias e inflación son el trío económico que desvela a todos

La gira de Guzmán para convencer a los gobernadores de que se ajusten el cinturón

IFE y ajuste: prendiendo una vela a Biden para no recortar ayuda social

Janet Yellen, designada como secretaria de Estado

Inflación 2021 y la bomba de un 4% mensual

Inflación 2021 y la bomba de un 4% mensual

Paro del campo, pre pagas e inflación: un cóctel explosivo para el comienzo del año

Paro del campo, pre pagas e inflación: un cóctel explosivo para el comienzo del año

Dólar, tarifas y FMI: el Gobierno va por la revancha

Dólar, tarifas y FMI: el Gobierno va por la revancha

Vidal reapareció en un acto en Lanús y el PRO arma su liga de intendentes

Sin Mauricio Macri, crece un grupo del Pro pensando en las elecciones