Al compás del primer año de Gobierno del presidente Alberto Fernández, una gestión que estuvo signada por el coronavirus que pateó la agenda prevista en todo el mundo, los diferentes sectores empresarios ya dan por cerrado el 2020, que quedará en el recuerdo por el espanto. Para el Gobierno las expectativas para el 2021 son mejores pero esa sensación no es enteramente compartida por las compañías que operan en la Argentina.

Hay una ecuación que todos repiten con preocupación y que le pone la lupa a la agenda que vendrá: la carga tributaria. En dólares el país asoma barato en relación con sus vecinos pero por ejemplo esos mismos salarios que son miserables en dólares en pesos no alcanzan para vivir y duplican la carga tributaria que recae sobre cada puesto de trabajo en relación con la mayoría de los países latinoamericanos. Esa es la ecuación que pretenden modificar las compañías cuando hablan con el Gobierno. Desde las entidades empresariales reclaman que se convoque a una mesa de diálogo para definir el rumbo 2021 con consensos. “Eso va a venir” dicen que repite el Presidente cuando el pedido llega sus oídos pero, en la práctica, no hay novedades ene se sentido y sí se ven avances en otros temas. Desde el caso Vicentin, que amagó con ser una nueva 125, reencendió la grieta entre el campo y un sector del Gobierno y obligó al Presidente a desandar sus propias palabras, en el sector privado hay desconcierto y desconfianza por lo que vendrá en materia de  equilibrios dentro del equipo gubernamental.

Lo hablaron francamente en la 26 Conferencia de la Unión Industrial que finalizó la semana pasada cuando el mismísimo Alberto Fernández, y casi todo el gabinete que lo acompañó se quedaron, cámaras virtuales ya apagadas, a un after-office con un puñado de dueños de fábricas con algunas cervezas en mano. El pedido fue claro: “convoquen, estamos preparados para sentarnos a la mesa con la CGT”. La UIA que preside Miguel Acevedo juega fuerte en esa dirección. Ese mismo mensaje le llegó a Balcarce 50 hace pocos días de boca de la Pastoral Social, donde también se trabaja para una mesa de diálogo tripartito. Los líderes fabriles y de la Iglesia habrían tanteado a los principales referentes de la oposición para impulsar esta mesa de diálogo. Allí encontraron buena predisposición, aún después de la pelea con Nación por el recorte de fondos porteños que volverá a la Justicia. Claro que la convocatoria deberá surgir del Ejecutivo, que prometió desempolvar el Consejo Económico y Social por decreto pero en la práctica, una vez más, avanzan más rápido otras iniciativas como la suspensión de las PASO 2021. El mismo espíritu de diálogo  estaría en el encuentro virtual del Grupo de los Seis de este jueves (campo, industria, comercio, construcción, bancos, Bolsa) y en Foro de Convergencia (FCE), coordinado por Miguel Blanco, que evitará un documento de fin de año.

Entre esta semana y la próxima se concretarán las últimas reuniones sectoriales del este año, que terminará con una caída letal para el PBI. Sector por sector la foto es amarga. Según admitió Mario Grinman, presidente de la Cámara de Comercio (CAC) que explica el 65% del PBI y el 69% de la mano de obra incluyendo servicios, el sector está sufriendo especialmente porque depende mucho del clase media que es una de las más afectadas por la pandemia; el 70% del comercio es clase media no hay un cambio de expectativas hacia fin de año a pesar de las vacuna.

Los negocios que están abiertos admiten que facturan un 30% menos en unidades que antes de la pandemia. El sector ya venía de dos años de recesión y otros ocho de estancamiento; es decir que computan una década muy mala. Grinman cree que “la salida de esta crisis va a ser muy larga para la Argentina” y ratificó que cerraron cerca de 30.000 comercios en todo el país.

Entre las compañías más grandes y exportadoras se definen otras fugas de la Argentina directamente asociada a la pandemia y al primer mandato de este Gobierno que se concretarían entre 2021 y 2022. Ven con mucha preocupación las señales negativas que se dan para la inversión y la generación de empleo. Marcha atrás con las medidas de ajuste fiscal, aumento sideral de impuestos, avances muy fuertes sobre la independencia de la justicia. En el FCE, IDEA, la Sociedad Rural creen que para el 2021 los desafíos son fundamentalmente de comunicación. Tratar de hacer llegar el mensaje de la necesidad de cambios y de acuerdos amplios a las fuerzas políticas por un lado y por el otro a la opinión pública en general acerca de que la salida de la pobreza no va a ser de la mano de mayores subsidios sino del apoyo a la empresa privada y los emprendedores, especialmente las Pymes.

En la industria miran con cierto optimismo la mejora en la recesión de Brasil, principal comprador de manufacturas argentinas aunque por ejemplo, el sector automotriz tendrá un menos que pobre desempeño este año produciendo únicamente un tercio de autos que lo que fabricaron en 2018. Las alimenticias, que motorizaron al sector aun en plena pandemia y desde el inicio de la etapa más dura de la cuarentena reclaman por los precios máximos que el Gobierno insiste en mantener así como alertan por las normativas de etiquetado que un sector del Gobierno pretende imponer generando reglas absolutamente diferentes a las que existen en otros socios del Mercosur.

Más notas de

Alejandra Gallo

Las cámaras empresarias buscan un "anticuerpo" a la injerencia del Estado en la economía

El Gobierno hoy encuentra escasos interlocutores en sus políticas de intervención estatal, aunque haya logrado negociaciones importantes por ejemplo con el Frente Agroindustrial

La grieta de la Justicia y las inversiones

La grieta de la Justicia y las inversiones

El Presidente le pone el cuerpo a la negociación con el FMI

Kristalina Georgieva viene dando señales de apoyo al Gobierno argentino

Caras largas en las empresas por las políticas de precios

Videoconferencia del Presidente con representates de empresas de los sectores petrolero y automotriz, entre otros, junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el de Economía, Martín Guzmán, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

Pandemia 2x1: suben los contagios y aumentan los precios

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió hoy durante casi 50 minutos con el Papa Francisco a quien le presentó las posiciones de la Argentina sobre la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional

Clemencia al Club de París. Y a la inflación, también

La negociación de deuda con el FMI y el Club de París es clave para las expectativas

Tras la reunión con el FMI, la agenda oficial se concentra en el empleo

Tras la reunión con el FMI, la agenda oficial se concentra en el empleo

Guzmán, entre la pelea por la inflación y las tarifas y la sonrisa de Kristalina

Guzmán, entre la pelea por la inflación y las tarifas y la sonrisa de Kristalina

De los cambios en Justicia, inflación y mujeres empresarias

Foto

Las vacunas enfriaron la seducción del Presidente en su gira por México

Alberto Fernández estuvo en sintonía política con López Obrador