En un mundo donde cada vez más información y valor se guardan en medios electrónicos, los ataques a la seguridad informática son, también, cada vez más intensos. En ese contexto, una red descentralizada y distribuida como Bitcoin brinda una solución, ya que al no contar con un servidor central puede funcionar pese a los ataques contra sus terminales.

Por otro lado, las criptomonedas ofrece n mucha más resistencia a estos problemas que otro tipo de valores, porque el uso de criptografía y matemática compleja reduce al mínimo la vulnerabilidad de usuarios y bitcoins, mejorando la protección, la seguridad y la privacidad.

En más de diez años de existencia, la mayoría de las crisis de vulnerabilidad relacionadas a las criptomonedas han sido por errores de uso: claves perdidas u olvidadas, billeteras eliminadas sin querer, direcciones equivocadas.

Bitcoin nunca fue hackeada‍

Aunque hubo violaciones aisladas a brokers y exchanges, no comprometieron a Bitcoin, así como el robo a un banco no significa que el peso entre en peligro o desaparezca. Eso no significa que sean infalibles. Pero a medida que su uso se expande, más miembros de la comunidad ayudan a la seguridad como programadores y criptógrafos, o prestando capacidad de procesamiento para ejecutar los protocolos de validación y seguridad de la red.‍

Estafas en Bitcoin y otras criptomonedas‍

Al margen de las estafas que afectan a otros valores, los usuarios de bitcoins pueden ser presa de engaños y fraudes más específicos. Al no ser una red regulada, no hay a quién hacerle denuncias o reclamos, y además las operaciones son irreversibles. Estas razones son suficientes para extremar los recaudos al operar. En ese sentido, los brokers ofrecen una plataforma de compra-venta más segura que el P2P. Y también muchos exchanges usan sistemas de calificación y reputación para usuarios.‍

Ofertas iniciales de criptomonedas

Todo el tiempo se crean nuevas criptomonedas. Cuando un proyecto de software o startup cripto se anuncia, recauda fondos creando su token y vendiéndolo. En estas “ofertas iniciales de moneda” (o ICO), los compradores apuestan a que el proyecto crezca y sus cripto se valoricen. Pero como cualquiera puede lanzar una ICO, las estafas con falsas ICO están entre las más corrientes. Si una ICO te interesa, deberías investigarla a fondo.

Privacidad y anonimato en la red Bitcoin

Por otra parte, Bitcoin fue diseñado para que las personas transfieran valor con mayor privacidad, pero no es una red del todo anónima. El uso de bitcoins genera registros públicos (montos, direcciones de las billeteras cripto, fechas), aunque la información sobre los usuarios que están detrás permanece privada.

Esto quiere decir que al explorar la cadena contable no se ven nombres, documentos ni referencias geográficas, pero aún así, si alguien usa la misma dirección siempre, se vuelve evidente que esas transacciones son realizadas por la misma persona. Así su seudónimo, su dirección bitcoin, pierde parte de su carácter privado.

Control de transacciones‍

Las operaciones entre personas y en exchanges están controladas directamente por los usuarios de Bitcoin. Esto no solo implica que ningún gobierno o entidad financiera puede entrometerse, sino también que ningún vendedor puede forzar cargos no informados. 

Con una amplia variedad de servicios donde operar (brokers, exchanges, entre pares), con las criptomonedas los usuarios pueden decidir cuánto, cuándo, cómo y dónde comprar.

Resiliencia y neutralidad de la red‍

El elemento definitivo de la resiliencia de Bitcoin es la blockchain, en la que se anotan las operaciones y se crean nuevos bitcoins a partir de la minería. Como cada bloque está encadenado al previo y al siguiente, hacer cambios resulta extremadamente complejo. De hecho, cuanto más antigua es una transacción, más complicado es adulterarla. Además, este sistema evita que una persona o grupo reúna el poder de cálculo suficiente para modificar la cadena, bloquear transacciones o falsificar bitcoins o identidades de usuarios.‍

Suplantación de identidad‍

Como otras redes informáticas, Bitcoin es objeto de numerosos intentos de suplantación de identidades o phishing. Si bien la red toma recaudos, los usuarios también deben hacerse responsables, cotejando siempre al operar que sea en los sitios webs correctos y protegiendo sus dispositivos, claves, fondos, credenciales y datos de inicio de sesión.

¿Te quedaron dudas sobre las condiciones de seguridad y privacidad en Bitcoin y en otras redes cripto?

Te recomendamos leer este apartado sobre por qué las criptomonedas son seguras, y este otro que comenta en detalle cómo funciona la privacidad en el mundo cripto. Ambos son parte de la Guía Bitcoin de Ripio, donde vas a poder encontrar mucha más información sobre la principal red cripto.