Pasados cien días de cuarentena, muchos comerciantes, empresas de servicios e industriales de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense se encuentran ante un dilema difícil de resolver: tirar la toalla o seguir remando.

Gran parte de esos empresarios vienen aguantado estoicamente desde el 20 de marzo. Algunos, como los gimnasios, nunca pudieron abrir y su facturación se limitó a lo que generaron a través de clases online. Pero esos ingresos ni siquiera alcanzan para pagar el alquiler de locales, impuestos, servicios y sueldos. Ni el salvavidas del Gobierno, con ATP y créditos subsidiados incluidos, sirve para paliar la situación. Muchos de esos comercios no esenciales ya dejaron de existir.

Otras empresas, como las de ventas de indumentaria y calzado, obtuvieron el permiso para reabrir a principios de mes. Lo que parecía una buena noticia, rápidamente se convirtió en un dolor de cabeza. Los empresarios que pudieron volver a reactivar sus locales, rápidamente se dieron cuenta que la demanda no traccionaba. Esos comercios hoy venden entre 5% y 20% de lo que facturan en 'épocas normales'. Incluso, aquellos que se subieron de urgencia al comercio electrónico y las redes sociales para surfear la pandemia, tampoco logran cubrir los gastos. Y para colmo, la ‘nueva normalidad’ no se divisa en el horizonte y los empresarios no sólo tienen que subir la cuesta de la cuarentena sino también la del consumo deprimido pre aislamiento.

Por eso, aunque hasta ahora seguían activos, muchos de esos comerciantes decidieron no seguir perdiendo dinero. Están optando por entregar la llave del local a sus dueños, pagar las indemnizaciones a sus empleados e irse a su casa. Por supuesto, la profundización de la cuarentena, que sólo en la Ciudad de Buenos Aires afectará a miles de locales no esenciales que hasta ahora estaban abiertos, también ayudará a más empresarios a tomar la decisión de darle fin a su emprendimiento. La Federación de Comercio e Industria (FECOBA) estima que, a mediados del mes que viene, casi 28.000 comercios porteños estarán cerrados en forma definitiva.

Muchas fábricas y empresas de servicios pequeñas, medianas y grandes  tienen panoramas similares, cada una a su escala. Algunas pagan alquileres siderales por plantas, depósitos y oficinas y enfrentan grandes facturas de servicios e impuestos.  Sus dotaciones de trabajadores significativas también impactan fuerte en el costo laboral.

A medidas que se extiende la cuarentena, son cada vez menos los que tienen espalda económica para seguir subsistiendo. Por eso, todos aquellos que ven la orilla demasiado lejos, ya decidieron dejar de remar.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Empresa argentina de alimentos congelados llega a Chile, Brasil y Estados Unidos

Frizata produce y distribuye sus propios alimentos congelados

Unas 28.000 propiedades que se alquilaban hasta hace poco ahora tienen el cartel de venta

La venta desde el pozo está ganando terreno en los últimos meses

Avanza el home office y las empresas comienzan a achicar sus espacios corporativos

El edificio que ocupaba Claro tiene 5.700 metros cuadrados en alquiler

El negocio de las aplicaciones financieras sigue sumando jugadores

El negocio de las aplicaciones financieras sigue sumando jugadores

El emprendedor argentino que desembarca con sus muebles en Estados Unidos y Europa

El emprendedor argentino que desembarca con sus muebles en Estados Unidos y Europa

La startup que recibió 89 millones de dólares y se encamina a convertirse en el sexto unicornio argentino

En plena pandemia, la plataforma movilizó transacciones por 690 millones de dólares

Glicerina de exportación: el grupo bahiense que ya vende su producto en China, EE.UU. y Sudáfrica

La empresa emplea a 500 personas y factura 250 millones de dólares

Cunnington duplica su producción de gaseosas en su planta de Pilar

La crisis impulsó al segmento de precios medios-bajos

Impsa le ofrecerá acciones al Estado Nacional y al de la Provincia de Mendoza

La empresa tiene a cargo el reactor nuclear Carem y las turbinas de Yacyretá

La argentina PTP Group propone invertir 80 millones de dólares en un puerto uruguayo

Ejecutivos de la empresa argentina le presentaron el proyecto al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou