La cifra que titula este artículo no es caprichosa. Es la suma de dos fechas tristes para la economía Argentina (1989 + 2001) y que cada vez se utiliza más entre muchos operadores de la city para caracterizar la forma de la crisis, que la mayoría de ellos, creen que se avecinará a partir del bienio 2020/21.

En rigor, para la mayoría de los analistas que se ufanan de no estar contaminados por la grieta ideológica que divide al país, la situación de Argentina para los próximos cuatro años será la de, al menos, una década perdida en materia económica.

Aclaran, para quien los quiere escuchar, que la etapa histórica se parece mucho a la de 1989 en cuanto a la escalada inflacionaria y a la posibilidad de que el gobierno tenga que implementar alguna clase de confiscación de ahorros para frenar al dólar (plan Bonex). También ven una obligada reestructuración de deuda en los próximos años, cómo la ocurrida en el 2001, lo que nos llevaría de una manera u otra, a un posible default.

En materia política tampoco son optimistas, y creen que aún cuando el oficialismo logrará la reelección, no contará con el consenso social y el caudal político para lograr hacer las reformas de fondo que nos permitirían soportar un sinceramiento monetario y fiscal qué será mucho más duro que el implementado en los últimos cuatro años.

En el plano exterior tampoco avizoran un futuro promisorio y especulan con que nuestros tres socios comerciales más importantes (Brasil, China y Estados Unidos) seguirán creciendo tímidamente.

Los más arriesgados sostienen incluso la "teoría de la implosión" donde el préstamo otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) está hecho con el fin de que la crisis argentina no contagie a todos los mercados emergentes y luego al mundo entero. Ponen como ejemplo lo hecho por el organismo multilateral de crédito en Ucrania y Grecia y cómo lograron a partir de ajuste y préstamos aislar la crisis de esos dos países para que no afecten el sistema financiero. Una medida que salvó a los bancos, pero sumió a Ucrania y Grecia en el estancamiento recesivo brutal e hizo que los dos países fueran los que generaron más pobres y exiliados económicos de toda Europa. Es decir, una "implosión controlada" que para griegos y ucranianos se sintió como un terremoto que aún los mantiene hundidos.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos