Hay notorias diferencias entre un modelo de "Crecimiento" y uno de "Desarrollo".

El primero solo aspira a la expansión del Producto Bruto Interno (PBI); mientras que un Modelo de Desarrollo debe proponerse:

  • el crecimiento de la economía
  • la justa distribución del ingreso
  • la erradicación de la pobreza y
  • una tasa de desocupación que no supere el 3% de la Población Económicamente Activa (PEA),i entre otros aspectos.

Con este marco, en artículos anteriores, nos hemos dedicado a abordar la temática de las ideas fuerza centrales de algunos posibles modelos que, con mayor o menor entidad, se intentan implementar en nuestra patria.

Como ejemplo, podemos señalar lo manifestado en "La Socialdemocracia no es solución" (BAE Negocios, 24/07/2020), donde se precisó que el pretendido abandono del cálculo sistemático de los costos para la determinación de los precios (teoría subjetiva del valor), genera una indeterminación de los márgenes de producción y comercialización en los distintos eslabones intervinientes.

Ante este inconveniente se incentiva la competencia interempresaria, al interior del mercado doméstico, tendiendo a minimizar aquellos "márgenes indeterminados" .

Ahora bien, en nuestro país, por el tamaño de la economía, existen mercados donde la oferta de algunos bienes y servicios es muy concentrada. El remedio, para esta doctrina, es una apertura irrestricta a la competencia extranjera, que se instrumenta a partir de los acuerdos internacionales de comercio.

Finalmente, el colofón de este proceso es la desestructuración del aparato industrial argentino.

También en "El Modelo Brasileño tampoco es solución" (BAE Negocios 10/08/2020) vimos que la pobreza estructural es su piedra angular, siendo la que permite:

  • Maximizar la tasa de ganancia del capital;
  • Ampliar los saldos exportables (a partir del infra consumo de los vastos sectores empobrecidos) y su consecuente acumulación de reservas en el Banco Central de Brasil;
  • Mantener bajos los salarios reales y
  • Disciplinar las organizaciones sindicales impidiendo, a diferencia del caso argentino, la estructuración de un Movimiento Obrero Organizado vigoroso como actor central en la puja por la distribución del ingreso.

A partir de clarificar lo que no es pertinente, se hace perentorio iniciar con este, una serie de artículos, en los cuales queremos exponer los elementos constitutivos que plasmen el desarrollo económico en nuestro país.

El Nuevo Orden Internacional (NOI)

Toda política económica debe necesariamente, tomar como marco de referencia las complejidades que se observan en un mundo en constante mutación, so pena de resultar descontextualizada.

Hacia fines de la década de los 80 del siglo pasado el colapso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), determinó el fin de la guerra fría y la irrupción de la globalización como nuevo método de interrelación entre las naciones de la urbe.

Este proceso se consolidó con las "recomendaciones para el buen gobierno" derivadas del llamado "Consenso de Washington", redactadas con una claridad meridiana, tanto por gobiernos neoliberales como socialdemócratas imperantes en la época.

Sus consecuencias, desgarradoras para la humanidad toda, fueron la concentración del ingreso en pocas familiasii y el aumento de la marginación y la pobreza.

Una de las primeras voces relevantes que confrontan con esta visión, ha sido la del Papa Francisco; quien en el 2015 en Santa Cruz de la Sierra Bolivia dice: "El nuevo colonialismo adopta diversas fachadas.tratados denominados «de libres comercio» y la imposición de medidas de «austeridad» que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y de los pobres."

A partir de allí se sucedieron diversas reacciones donde "lo nacional" se impone a "lo global".

La elección de Donald Trump en los Estados Unidos de Norte América con su consigna "American First", es el punto culminante de dicho proceso.

Las opciones nacionalistas ganan terreno derivando al arcón de los recuerdos al antiguo orden global y sus instituciones reguladoras: la Organización Mundial del Comercio (OMC), y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El Nuevo Orden Internacional (NOI), funge como el sistema de interrelación entre las naciones, mientras se disputa la "tercera guerra mundial en cuotas".

Cada batalla de esta confrontación definirá a los ganadores o perdedores en función del crecimiento o decrecimiento de su tasa de desocupación.

Este nuevo escenario abre importantes posibilidades para la toma de decisiones autónomas ya que nos encontramos ante una oportunidad única, para que irrumpa en la Argentina un nuevo ciclo económico de producción y trabajo.

El carácter del Modelo

En nuestro país, la idea de que el gerente de producción debe ser más importante en la estructura organizacional empresaria, que el de finanzas, después de algunos años dubitativos, finalmente se ha impuesto.

Sin embargo, ello no es garantía de que las mieles de este cambio impacten en los diversos sectores poblacionales.

Para que sea efectivamente así, debemos derramar en el conjunto del entramado productivo las Rentas Extraordinarias (RE) de nuestra economía.

Que oportunamente hemos definido como:

"Aquellos beneficios redundantes, que se generan en el mercado, independientemente del trabajo humano, y se obtienen a partir de ejercer la exclusividad de explotación de algún recurso natural"

Específicamente nos referimos al vector energético vinculado al insumo de origen fósil (gas y petróleo) y algunos alimentos de consumo masivo cuya producción se realice sobre tierras arrendadas en la pampa húmeda.

El set de precios relativos que se deriven "de derramar o no las RE" determinará que el nuevo modelo de producción y trabajo sea solo de crecimiento, a la usanza brasileña y por lo tanto de exclusión de prácticamente el 25% de nuestra población, o incluya, como desea entre otros Su Santidad, al conjunto del Pueblo Argentino.

En este último caso, el esfuerzo coronará con un Modelo de Desarrollo Permanente y Sustentable (MoDEPyS) con orientación a la producción.

Más notas de

Guillermo Moreno

Ajuste fiscal, jubilaciones, salarios: el FMI llegó, evitemos vernos en el espejo griego, el podcast de Guillermo Moreno

Ajuste fiscal, jubilaciones, salarios: el FMI llegó, evitemos vernos en el espejo griego

FMI, déficit y ajuste: la economía en la post pandemia

FMI, déficit y ajuste: la economía en la post pandemia

Dólar en manos privada, campo y reservas: Dolarizar no; argendólares, sí

Dólar en manos privada, campo y reservas: Dolarizar no; argendólares, sí

Acuerdo social, político y productivo: sobre modelos, planes, programas y proyectos en Economía

Sobre modelos, planes, programas y proyectos en Economía

Política tributaria: con el aporte solidario... muchas dudas

Política tributaria: con el aporte solidario... muchas dudas

Trabajo y desarrollo: sobre las Izquierdas y Derechas en la Economía

sobre las Izquierdas y Derechas en la Economía

Impuestos, paritarias e ingresos: el salario no es ganancia en "Un plan económico", el podcast de Guillermo Moreno

"Un plan económico" el podcast de Guillermo Moreno

Impuestos, paritarias e ingresos: el salario no es ganancia

El salario no es ganancia

Dólar, reservas, BCRA y PBI: ay, Patria mía

Ay, Patria mía

Cepo, dólar y reservas: sobre la política monetaria y la restricción externa

Sobre la política monetaria y  la restricción externa