“El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo”. Las declaraciones de Alberto Fernández durante el discurso de asunción de mando en el Congreso confirman que el gobierno irá a una renegociación masiva de la deuda con acreedores privados. ¿Tendrá éxito?

Todo dependerá de las negociaciones con los tenedores y del aval que el Fondo Monetario Internacional (FMI) otorgue a su propuesta. “Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pagos de deudas que se puedan sostener si el país no crece. Para poder pagar, hay que crecer”, reafirmó el presidente.

El encargado de llevar adelante la renegociación de la deuda será el economista Martín Guzmán, que desde hoy está al frente del ministerio de Economía. Su idea es presentar lo antes posible -algunos dicen que será esta misma semana, incluso hoy- una propuesta de reestructuración a los acreedores. Sus ideas son bien conocidas por los inversores: postergar los pagos de intereses por dos o tres años, sin quita de capital pero sí extensión de plazos.

¿Tendrá esta propuesta el aval de esa entelequia que muchos llaman “el mercado”? Lo cierto es que los bonos argentinos ya descuentan una quita agresiva de capital y un plan como el de Guzmán podría dar algo de recuperación a los títulos públicos. Los bonos soberanos en dólares más negociados arrastran caídas superiores al 60% en el año. El Riesgo País se mantiene por encima de los 2.000 puntos básicos y el costo para cubrirse de un eventual default argentino supera los 6.500 puntos. ¿Qué podría ser peor?

Muchos de los inversores que el 9 de agosto salieron aturdidos a comprar títulos argentinos sobre la base de encuestas dirigidas que anunciaban un excelente resultado electoral para Mauricio Macri, hoy ahogan sus penas en whiskies de oferta. Aceptarían a regañadientes la propuesta de Guzmán.

Algunos analistas y estrategas de fondos internacionales creen que el precio de los bonos podría rebotar hasta 100%, si prosperara su idea. Pero los más escépticos se preguntan por qué Alberto llevaría adelante una iniciativa de ese tipo si una reestructuración agresiva ya está implícita en los precios. “Los acreedores tomaron un riesgo al invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo una y otra vez”, advirtió Alberto Fernández.

El presidente vinculó las negociaciones de la deuda soberana a otra deuda que dejó el presidente Macri y que terminó de sepultarlo en las urnas, la social: 15 millones de argentinos viven en condiciones de inseguridad alimentaria y más de la mitad de los niños es pobre. Desde hoy, el presidente lidiará estas dos “deudas insostenibles” cuyas suertes están atadas.

Más notas de

Juan Manuel Cocco

Diga 33%: tasas de plazos fijos "enferman" a los ahorristas

Plazos fijos pagan promedio de 33% y pierden contra la inflación y sube la cotización del dólar blue hoy

El Gobierno designó cuatro nuevos directores en el Banco Central y se prepara para recortar la tasa de Leliq

El Gobierno designó cuatro nuevos directores en el Banco Central y se prepara para recortar la tasa de Leliq

En piloto automático, el nuevo BCRA ya sumó US$534 millones a reservas

El nuevo BCRA ya sumó US$534 millones a reservas

La deuda asfixia a varias provincias: seis gráficos para entender rápido el porqué

La deuda asfixia a varias provincias

El gobierno hace un guiño al FMI y envía mensaje a bonistas

Kristalina Georgieva quiere la deuda en un nivel sostenible

Alza de retenciones: cuánto pagarán la soja, el maíz, el trigo, la carne, la leche y las harinas

Alza de retenciones: cuánto pagarán los granos, la carne y la leche

El Gobierno aumentó las retenciones al campo y la soja pagará 30%

El Gobierno aumentó las retenciones al campo y la soja pagará 30%

Nuevo sacudón a ahorristas desolados: desde hoy reciben aún menos por sus plazos fijos en pesos

Nuevo sacudón a ahorristas desolados: plazos fijos en pesos se hunden

Guzmán se reunió en secreto con el FMI en Washington

Martín Guzmán juró ayer como ministro de Hacienda

Un presidente frente al desafío de dos deudas insostenibles

Alberto mantuvo su primer encuentro con autoridades del FMI en junio pasado