El tema del momento en el mercado financiero es el bono Dual AF20. Este bono fue emitido en Julio 2018, hace un año y medio, en el momento en que las riendas de la economía argentina estaban en manos de la dupla de los Ministros de Finanzas y Hacienda, Luis Caputo y Nicolás Dujovne respectivamente.

Las condiciones bajo las que fue emitido el AF20 eran muy interesantes. Al tratarse de un bono Dual, este título se comportaba como el mejor de dos bonos distintos. Por un lado, ofrecía una tasa fija en pesos de 2,35%; y por otro, ofrecía pagar también en pesos pero al tipo de cambio del dólar, más una tasa de 4,5% anual. Recordemos que en el momento de la emisión del bono, julio de 2018, la inflación había sido 2,8% (y venía bajando) y el dólar estaba a $27. Si las variables económicas argentinas permanecían estables, la tasa de 2,35% mensual era interesante, pero si la situación se complicaba, el refugio de estar vinculado al tipo de cambio ofrecía un buen seguro. Casi inmediatamente el seguro se debió aplicar porque el tipo de cambio subió rápidamente.

El 13 de febrero el Estado deberá pagar unos $95.000 millones por el vencimiento de ese bono. Un número desafiante, de tener que emitir pesos para pagarlo se ampliaría la base monetaria más de 5%.

Para los inversores más agresivos, muy agresivos, el rendimiento es la noticia. Ese bono, el 13 de febrero pagará $6.478 (al valor actual del dólar), mientras que el viernes pasado cotizaba a $5.474. Eso es 18% de ganancia en solamente seis días, tasa que anualizada significa más de 1.000.000%. Sí, un millón por ciento anual.

Por otro lado, para los más conservadores (o mejor dicho, para todos aquellos que no sean muy agresivos), está el tema del riesgo. No todos en el mercado están convencidos de que no habrá problemas para el cobro de ese importe y eso justifica el precio de cotización tan bajo.

Una de las claves es entender con qué herramientas cuenta el estado para pagarlo así que nos preguntamos: ¿qué está haciendo el gobierno? Y la respuesta es: varias cosas, todas ellas alineadas con poder refinanciar los $95.000 millones, es decir, conseguir pesos y con esos pesos pagar el bono sin tener que emitir.

En primer lugar, el viernes pasado ofreció un canje voluntario del AF20. Quienes lo tenían podían entregarlo a cambio de uno o varios de un menú de cuatro nuevos bonos. El resultado no fue exitoso, solamente 10% del capital aceptó el canje, aunque sirvió para disminuir las obligaciones del estado de $105.000 millones a $95.000 millones. El principal motivo por el que tan poca gente lo aceptó fue simplemente que no era buen negocio. Las alternativas ofrecidas, a los precios ofrecidos, no eran atractivas.

Sin embargo, como el gobierno se había adelantado y llamó al canje la semana pasada cuando el bono vence la semana que viene, tuvo tiempo a reaccionar y reponerse con una oferta mejor. Pasado el mediodía de hoy, viernes 7, el gobierno anunció la reapertura de la emisión de tres de los bonos ofrecidos como canje del AF20. 

Dos cosas cambiaron de la oferta de la semana pasada: esta vez los rendimientos de los bonos nuevos son bastante más atractivos y, por otro lado, la modalidad utilizada no es un canje sino una emisión. El resultado es el mismo, el 13 de febrero el estado no tendría que responder con pesos frescos sino que podría pagar el vencimiento del AF20 con el dinero captado por la emisión de los bonos nuevos.

Para finalizar, hay un ingrediente más: Argentina está en medio de una renegociación de su deuda y será fundamental llegar sin manchas. No es lo mismo negociar con los tenedores de bonos desde la posición de haber pagado todo, buscando una negociación amistosa para seguir haciéndolo que llegar luego de no haber cumplido con sus deudas. Tengamos en cuenta que 80% del AF20 fue colocado en el exterior y está en manos de los principales fondos, fondos con los que nuestro país se encuentra negociando en este momento.

Gerente de Research de InvertirOnline.com