Bitcoin ha sido noticia en los últimos meses por su incremento en el precio, que el 30 de noviembre pasado rompió un nuevo récord al superar el máximo histórico de 2017. Pero el precio no es lo único importante de Bitcoin, y algunos se preguntan por otras características. Entonces surge el interrogante: ¿ Bitcoin ofrece privacidad o anonimato? 

Y sin duda, uno de los grandes beneficios de la red de Bitcoin, además de la seguridad, es la privacidad. 

La primera comparación que se puede hacer, es con los sistemas bancarios y financieros tradicionales. Podríamos preguntarnos: ¿Cuánta información tienen los bancos sobre nosotros? ¿Y las tarjetas de crédito? ¿Es seguro que tengan nuestra información? ¿Qué pasa si hay un hackeo o un empleado desleal?

Entonces surge el primer y gran contraste, y es que con Bitcoin se pueden realizar operaciones de envío y recepción de dinero electrónico, sin la obligación de otorgar datos personales. 

La red de Bitcoin no es anónima

Una aclaración importante a tener en cuenta, es que la red de Bitcoin no es anónima. De hecho una característica propia es que todas las transacciones en bitcoin se almacenan en la blockchain, por lo tanto también son rastreables (las operaciones) y de acceso público. 

En este escenario, podemos ver que la red de Bitcoin, a diferencia de otros sistemas, aporta mucha transparencia. Cualquiera puede ver la cantidad de fondos y los movimientos de una dirección en particular. Podríamos decir entonces que Bitcoin es pseudoanónimo. Si bien las direcciones no usan nombres de personas, sí hay una “clave pública” y cada transacción queda registrada. 

Recaudos

Ante esto, se hace necesario saber que es responsabilidad de cada usuario tener los recaudos y hacer lo necesario para proteger su privacidad. La frase "Con bitcoin cada usuario es su propio banco", es contundente, real, e implica que, tal como decía el tío Ben a su sobrino Spiderman: “Un gran poder también implica una gran responsabilidad”.

Las operaciones o transacciones que tienen lugar en la red de Bitcoin, se pueden observar en tiempo real. Esto además es imposible de manipular, debido a otra gran característica de la red Bitcoin que funciona como un libro diario donde todo queda guardado: la inmutabilidad.

Ahora bien, cabe tener en cuenta que, además de que Bitcoin guarda un historial de transacciones en una base de datos que es de acceso público, los registros de esa información, sin embargo, no muestran vinculaciones directas con la identidad de los usuarios. Y aquí sí que se puede ver la privacidad.  De todas maneras, dependiendo de las características de las cryptobilleteras, uno podría decir que hay diferentes niveles de privacidad para los usuarios. 

Otras criptomonedas

Bitcoin no es la única criptomoneda. Y aquí es donde hay que hacer una observación muy importante. Cada criptomoneda, así como las blockchains donde funcionan las transacciones, tienen características propias. Por eso, antes de invertir, transaccionar o guardar, es importante investigar, estudiar, conocer sobre cada uno de los criptoactivos o criptodivisas que nos interesan.

Por ejemplo, hay criptomonedas que ponen el foco de manera especial en la privacidad. Entre ellas se pueden nombrar a Zcash, Dash o Monero, entre otras.  

Ethereum y la privacidad

La red Ethereum trajo consigo la criptomoneda Ether (también llamada muchas veces Ethereum). Además trajo la posibilidad de generar tokens y la aparición de los contratos inteligentes. Hicieron entonces aparición las aplicaciones llamadas DApps y cientos de desarrollos anunciando con estridencia la llegada de la Web 3.0. 

En un comienzo, las primeras aplicaciones que llegaron fueron juegos y plataformas de criptomonedas descentralizadas, pero han ido surgiendo muchas más cosas. Un ejemplo de estos casos son aplicaciones como Status, que conjuga una cryptobilletera, un cliente de mensajería instantánea enfocado en la privacidad y un navegador. 

“Status es una herramienta de comunicación diseñada para proteger nuestros derechos humanos básicos. Concretamente el derecho a la seguridad y privacidad en nuestra comunicación. Tenemos la misión de garantizar que las personas puedan hablar libremente sin temor a la censura y reclamar autonomía sobre sus fondos”, explicaron desde la firma. 

“Internet, tal como la conocemos, ha sido controlada por algunas corporaciones, para recopilar y vender datos. Status utiliza tecnología de punta para brindar una herramienta de comunicación privada y segura, utilizando un modelo peer-to-peer (de usuario a usuario) que evita que terceros controlen los datos de los usuarios”, remarcaron luego.

Según detallaron, la aplicación de Status integra la super wallet crypto con un chat privado de mensajería completamente encriptada y un navegador web3 dapp (descentralizado), lo que garantiza una forma más segura para acceder a criptomonedas de Ethereum como ETH y DAI, enviar pagos p2p (persona a persona) contactándose  a través del mismo chat, uno a uno, sin la necesidad de tener que recurrir a bancos, tarjetas de crédito u exchanges.

Brokers y Exchanges

Los brokers y exchanges, son empresas donde los usuarios pueden intercambiar criptomonedas por monedas fiat o incluso hacer operaciones entre distintas criptomonedas. 

Aquí, hay que saber que la mayoría de estas empresas, trabajan de forma similar a cómo trabajan bancos, en el sentido que, para operar primero hay que abrir una cuenta, y eso implica cumplir requisitos y brindar datos, del tipo KYC (Know Your Costumer). Pero esto es algo que tienen que ver con la operatoria, y no es algo implícito de las criptomonedas en sí. 

Veamos el ejemplo de Buenbit, una empresa ya bastante conocida en Argentina. “En Buenbit creemos en la necesidad de comenzar nuestra relación con cada usuario con una exacta identificación del mismo, requiriendo esto de un contacto directo y una atención debida. El proceso de Identificación de Clientes se realiza en forma digital a través de la plataforma de BUENBIT”, señalaron en su web oficial

“Buenbit ofrece una identificación digital confiable que es efectiva a la hora de identificar y verificar a una persona. Este procedimiento se denomina KYC”, agregaron.

“Al ser un proceso de verificación de identidad remota, el nivel de seguridad es más alto, ya que se emplean tecnologías sofisticadas y efectivas para determinar que la evidencia documental de identidad es genuina, no falsificada, como así también los datos e información adicionales que ayudan a verificar la identidad, y de esta manera, desde Buenbit podremos identificar la verdadera voluntad de operar con nosotros por parte del cliente”, destacaron también.

Además, indicaron que desde el área de Compliance, Buenbit está comprometido con la práctica de políticas y procedimientos internacionalmente reconocidos y destinados a la Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo. “Nos esforzamos por proteger a nuestros usuarios de actividades fraudulentas y estafas”, afirmaron.

“Para evitar esto, es necesario tomar medidas para garantizar la verificación del cliente y la seguridad de las transacciones financieras. Estos controles son obligatorios a todos los usuarios tanto al momento del registro como en diversas operaciones”, puntualizaron.

*Análisis de Arigato Consulting