La ilustración llegó de Colombia, el prólogo desde Madrid y Paola Soto es venezolana. En medio de la cuarentena, el texto quedó en una imprenta y la tapa en otra. El libro de Soto no habla de las distancias en época de pandemia, pero sí del amor a distancia, pero tal vez las lejanías se parezcan entre sí. La autora, a la distancia, dialogó con BAE Negocios.

Tu libro se llama Toda esta distancia, y sale justo ahora. ¿Qué te parece esta casualidad?
Inesperada. A veces estoy en casa y me vienen versos específicos del libro o poemas enteros que describen un momento del encierro y es increíble cómo se resignifica porque, por supuesto no fue escrito en esta ni para esta circunstancia. Ahí veo el lenguaje universal de la distancia.

¿Cómo surgieron estos poemas?
—Con mucho tiempo de por medio, luego de distintas situaciones. Hago algo que a veces me perjudica y es racionalizar lo que siento, quiero saber si de verdad es esto lo que me pasa o hay algo más y de dónde viene. Soy muy lenta para sentir y en ese proceso busco palabras para tratar de entender. Teniendo esas palabras, escribo.

—¿Cuál es el hilo conductor?
Es un tributo al amor a distancia. Siempre escribo desde la pregunta y en este caso pensaba quiénes somos cuando esperamos, cuando desesperamos, cuando estamos a punto de resignarnos y después volvemos con calma. El tiempo y el espacio me obligaron de alguna manera a enfrentarme a mí misma. Y terminó pasando algo más grande y es haberme dado cuenta de que hay distancia en muchas cosas, que hay muchas maneras de estar lejos y hay algo de eso también retratado allí.

—¿Por qué elegiste escribir poesía?
—No sé si se elige escribir poesía. Creo que la poesía es una mirada, es algo que va por dentro y por eso puedes verla en todos lados. Siempre estoy buscando una manera de decir lo que quiero decir. Que termine siendo poesía pues, bienvenida sea.

—¿En qué te parece que la poesía ayuda en cuarentena?
—La poesía es tan personal, un poema que a mí me salva a otro puede destruirlo y eso es lo hermoso del arte en general. Estando en cuarentena o no, la poesía creo que ayuda dándote un poco de aire en medio del ahogo de no saber cómo traducirte, o dándote una visión del mundo que antes no tenías. Por eso creo que son importantes dos cosas con la poesía: dedicarle tiempo y leerla en voz alta.

—¿A vos la cuarentena te da más tiempo para escribir o la situación te lo hace más difícil?
Creo que por más que estemos en casa no estamos de vacaciones, no es un tiempo libre, lo siento como un tiempo forzado. Me he sentido más cansada en la cuarentena que cuando podía salir y hacer otras mil cosas, así que creo que es algo de entendernos primero, entender el contexto, y darnos tiempo. Mi ritmo de vida es totalmente distinto ahora y estoy haciendo las paces con eso, no me exijo nada.

—¿Por qué te parece que los lectores encuentran en la poesía los sentimientos o sensaciones que ellos no pueden poner en palabras?
—Esa es la belleza de la poesía, porque se permite la vulnerabilidad y sobre todo porque viene desde la verdad. Una amiga escritora, Enza García Arreaza, me dijo una vez algo que no olvido: cuando hablas desde la verdad, cuentas la historia del universo. Y es así.

—¿Cuánto tiempo te llevo el libro de poemas?
El primer poema de Toda esta distancia lo escribí en el 2015. Pasaron cuatro años aproximadamente hasta que me sinceré y dije bueno, ya está, parece que sí. Es un libro con muchos saltos en el tiempo, por eso me doy permiso de hacer esta recolección de distancias personales. Lo empecé, lo puse en pausa, lo guardé, lo saqué de nuevo, lo edité, le agregué poemas, lo volví a guardar, lo volví a editar, lo miramos con la editorial y ahí quedó.

—¿Donde escribís? ¿Tenes rutina?
—En casa necesito tener todo en orden y limpio antes de escribir, si no siento que tengo que hacer otra cosa y no me concentro. Pero rutina como tal, me parece que no tengo.

—¿Tu libro se puede comenzar desde cualquier página?
—Que lo decidan los lectores.

—¿Estas escribiendo sobre la vida en cuarentena?
—No como tal. No tengo nada importante que decir sobre la vida en cuarentena y en esos casos, me parece que el silencio es más elegante.

—¿Te parece que hay un resurgimiento de la poesía en la elección de los lectores?
—Creo que la poesía nunca ha estado desaparecida.

—¿Qué te gustaría que los lectores encuentren en este libro?
—No sé si es relevante lo que me gustaría en este caso porque al final será un reflejo de sus vidas lo que determine si conectan o no, como nos pasa a todos. Mis libros vienen de un lugar muy solitario, pero si encuentran algo en ellos, ojalá les sea útil.

Título: Toda esta distancia
Autora: Paola Soto
Editorial: Ediciones Continente
Páginas: 75
Precio: $589

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Mónica Ojeda y sus cuentos de misticismo y violencia

Mónica Ojeda, autora de "Las Voladoras"

Carolina Amoroso y un libro con historias de migrantes y resiliencia

Carolina Amoroso y un libro con historias de migrantes y resiliencia

María Laura Gambero: "El pasado no resuelto puede ser una trampa"

María Laura Gambero: "El pasado no resuelto puede ser una trampa"

Claudia Barzana: "La sobreinformación termina por angustiar"

Claudia Barzana: "La sobreinformación termina por angustiar"

Valeria Sampedro y un libro de microrrelatos de amor y desamor

Valeria Sampedro es autora de "Casi nunca es para siempre"

Mafalda, un libro de Isabella Cosse en clave social y política

Mafalda, un libro de Isabella Cosse en clave social y política

Analía y María Sivak: cuento infantil para hablar de la pandemia

Analía y María Sivak: cuento infantil para hablar de la pandemia

Abrasha Rotenberg: "Si los jóvenes peronistas hubiesen vivido en los 40 serían antiperonistas"

Abrasha Rotenberg: "Si los jóvenes peronistas hubiesen vivido en los 40 serían antiperonistas"

Valentina Caff: "Las mujeres siempre estamos sometidas a una mirada rigurosa"

Valentina Caff: "Las mujeres siempre estamos sometidas a una mirada rigurosa"

Magda Tagtachian: "Mi abuela me enseñó a luchar casi sin hablar"

Magda Tagtachian: "Mi abuela me enseñó a luchar casi sin hablar"