El 2019 fue un año récord para la participación de las mujeres en el cine en los Estados Unidos, lo que implica de paso una tendencia para el resto de la industria audiovisual en los demás mercados. Hollywood es el "molde" del entretenimiento masivo y, tarde o temprano, las tendencias que cristalizan en sus producciones llegan al resto del mundo. Este año, las películas protagonizadas por mujeres representaron el 40% de la producción, contra el 31% que se había verificado en 2018. No solo eso: en general, el protagónico femenino es frecuente en el cine independiente y mucho menos en las producciones mainstream. Pero este año, ese porcentaje cambió: el 55% de los protagónicos femeninos se vieron en el mainstream y el 45%, en el independiente.

Casi todas las representaciones de minorías tuvieron un crecimiento de algún tipo. La variedad étnica de todos modos favoreció a las blancas (70% de los personajes); seguidas por afroamericanas (18%), latinas (6%) y asiáticas (5%). Pero estuvo mucho más repartida la representación de las mujeres respecto de los géneros. Los protagónicos femeninos se repartieron de este modo: 26% en el cine de terror; 24%, dramas; comedias, 21%; películas de acción, 16%; ciencia ficción, 8%; y películas animadas, 5%. Es decir, básicamente todos los géneros de mayor recaudación tuvieron protagónicos femeninos, y es notable cómo subió en el cine de acción y los géneros fantásticos (terror y ciencia ficción).

El estudio fue realizado, como todos los años, por el Center for the Study of Women in Television and Film de la Universidad Estatal de San Diego, en California. Se tomaron los 2.300 personajes femeninos que aparecieron en las 100 películás más recaudadoras del año 2019. Por cierto, algunas películas se destacaron como mojones importantes: Capitana Marvel (primera película de superhéroes protagonizada por una mujer en quebrar la barrera de los u$ 1.000 millones); Frozen II (el filme animado más recaudador de la historia hasta el momento, con casi u$ 1.300 millones); o la exitosa adaptación de Mujercitas de Greta Gerwig. Todo está en el tope de la lista y muestra dos cosas muy claras. La primera, que no hay -o se ha revertido con las nuevas generaciones- una especial aversión respecto de que una película de un género determinado esté protagonizada por una mujer. La segunda -complementaria-, que los roles femeninos atraen más público femenino a las salas. Lo que implica, dado que no "expulsan" al público masculino, simplemente más público. Las políticas de inclusión en las representaciones generan una mayor cantidad de afluencia, y los géneros y los presupuestos generosos están ya "blindados" al respecto.

Más notas de

Leonardo Desposito

Algunos filmes para hacer más llevadero el aislamiento

Fuego contra fuego, de Michael Mann

Las mejores películas para disfrutar en casa

El espejo, genial film de Andrei Tarkovsky

Cómo reconvertir los negocios audiovisuales en este contexto de aislamiento social

Chapelwaite, serie de terror de Sony con premiere virtual

Un viaje virtual y artístico para recorrer la Ciudad Luz

La Torre Eiffel, el símbolo más reconocido de París

El humor negro y la amabilidad de Alexander Mackendrick

El humor negro y la amabilidad de Alexander Mackendrick

HBO retrasa estrenos de sus productos más fuertes debido a la pandemia del coronavirus

Mark Ruffallo (y Mark Ruffallo) en una escena de la postergada I Know This Much Is True

Descubriendo al Ed Wood del cine pornográfico

Descubriendo al Ed Wood del cine pornográfico

Los festivales de San Sebastián y de Zurich crean mercado de filmes "huérfanos" por la pandemia

El tradicional festival vasco apostará a incrementar su mercado

Cómo crece la actividad on demand durante la cuarentena

Netflix crece menos que los servicios con publicidad

El streaming crece en visionado pero no en suscriptores

HBO Now: mucho visionado, los mismos suscriptores