Olga Tokarczuk, ganadora del Premio Nobel de Literatura, escribe sobre el paso del tiempo. Desde el estallido de la primera guerra mundial, varias generaciones de campesinos luchan por la felicidad en un lugar llamado Antaño, un pueblo ficticio de Polonia. Allí la realidad y magia se confunden para crear un universo literario. Los horrores y las ilusiones de felicidad están en estos personajes que transitan entre el sueño y la realidad, el misticismo y el horror. Antaño hace del elemento mágico un componente central de la existencia de sus personajes.

Antaño, en el corazón de Polonia, está rodeado de ríos, hay un molino, bosques y caminos. Hay una iglesia, un granero y una casa señorial ocupada por un ejército. No se diferencia demasiado de otros pueblos polacos durante la guerra. La autora ubica al lector en el escenario donde se desarrollará toda la historia, y hay algo de encierro, de reclusión, de sitio. Temporalmente en el inicio de la historia es el año 1914, comienzo de la primera guerra mundial. Genowefa antes de que pudiera decirle que esperaban un hijo, él se va al combate.

La autora va planteando la vida de diferentes personas del pueblo, que todos están atravesados por la guerra, la espera, la pérdida y la muerte. Los personajes aparecen y desaparecen, mientras la vida sigue para unos y se detiene para otros. Antaño se convierte en una tierra de paso, de tropas alemanas primero, rusas después, pero también una tierra de paso de sus habitantes, de vidas cortas y alteradas. Del paso del tiempo donde están los miedos, las pasiones, los sueños, las frustraciones.

Hay amor, amistad, violencia y varias generaciones que transitan por estas paginas. En esta obra se encuentran y chocan lo viejo y lo nuevo, lo masculino y lo femenino, y la claro la vida y la muerte. Es un novela coral, con personajes e historias que se entrelazan, se cruzan. Es un forma novedosa e presentar la historia de Polonia escrita por la autora más importante de su generación. Y el lector se quedará con la necesidad de visitar ese pueblo imaginario, y la vez tan real, donde transcurre la vida cotidiana en la lucha por acercarse a la felicidad.

El premio Nobel lo recibió en 2018 y una de las cosas que posibilitó es que sus novelas lleguen a todos los rincones del mundo. Y esta que no es una novedad porque fue escrita en 1996, llega como si de alguna manera lo fuera y permite disfrutarla.