"Si se logra la concentración necesaria es un buen momento para leer y para recordar. Para incorporar otro bichito, uno bueno: las ganas de conocer un lugar. Y también para volver a viajes pasados a través de fotos, diarios, folletosy memoria, claro. Volver sobre los pasos, aunque eso sea apenas una bella metáfora", dice a BAE Negocios, Carolina Reymúdez, autora de Verás cosas extraordinarias, un libro de viajes y recetas.

_El título invita a la aventura.

_Surge de una de las historias. Una tarde de hace algunos años estaba en el Templo del Cielo, en Beijing, sacando fotos que luego se publicarían en la revista Lugares, donde escribo. De repente llegó una novia con su novio y una pequeña comitiva de fotógrafos. Corrí para no perderme la toma. Pero no era necesario porque a los minutos llegó otra y después una más. Estaba de moda hacerse un book de fotos de casamiento, y las novias y los novios traían ropa para cambiarse y posaban brillosos y sonrientes frente a templos milenarios. Tiempo después leí un viejo proverbio chino: sientate a la sombra de los bambúes y verás cosas extraordinarias. Esa tarde estaba más bien a la sombra de palos de selfis y rodeada de la manada turística, y aún así vi cosas extraordinarias.  

 

  El templo del Cielo, donde las novias van a sacarse fotos, como cuenta Reymúndez

_¿Estos relatos son de viajes que hiciste, de sensaciones y cosas que te pasaron? 

_Hace más o menos veinte años que soy viajera frecuente, y no por vacaciones, por trabajo. Un día estoy en Londres, otro en Marrakech y otro en los Valles Calchaquíes. Me pagan por viajar, quizás por eso en el imaginario de algunos soy algo así como la reina de las vacaciones aunque al fin y al cabo es un trabajo.De esos viajes surgen los paisajes, las historias, los momentos y personajes de este libro Verás cosas extraordinarias que hicimos con Flor Cillo que probó y escribió las recetas, Marcos Farina que dibujó cada relato.

_Lo de incorporar recetas ¿con qué tuvo que ver ? 

_La razón es sencilla: la comida es una parte fundamental del viaje. Una de las primeras cosas que hago cuando estoy de viaje es ir al mercado, por eso hay varios relatos que ocurren en mercados. Los veo como un tesoro decostumbres y como una posibilidad de abrir el diálogo.  En un mercado de Chiloé conocí a don Morales, un hombre de boina a cuadros y panza que preparaba y vendía merkén, un condimento ahumado y picantón de la cocina chilena. Cuando le pregunté si le podía sacar una foto me dijo: "Ah bueno, entonces no soy nada tan pior". En los mercados se escucha cómo habla la gente. Las expresiones, las palabras propias de ese lugar. Como dice Calamaro, la lengua popular. En el mercado Sandaga de Dakar tuve una muestra de las contradicciones de los viajes cuando quise comprar un chal de algodón y mientras me mostraba las opciones, Mbaye el vendedor de ojos tan brillantes que parecían barnizados no dejaba de hablar de las desgracias de su país y de África y yo no sabía si emocionarme por las texturas y materiales nobles o angustiarme por lo que me contaba.  

_¿A qué estás atenta cuando viajas? 

_A la calle, a las miradas, al olor, al acento y a las risas. Estoy atenta a los cinco sentidos.

_¿Qué es lo que hace a los viajes extraordinarios ? 

-Lo extraordinario está en todas partes, viajar le da relieve. 

_¿Los relatos los escribiste viajando o al regresar? 

_Cuando viajo tomo notas, junto hojas o flores y las aplasto en la libreta; guardo tickets y papelitos. A veces grabo algo y siempre saco fotos. En general escribo a la vuelta o en algún lugar adonde me quede varios días. Necesito más tiempo, otro tiempo distinto al del viaje. Tiempo lento.

Mercado de Sandaga, en Dakar

_¿Cómo definirías este libro? 

_En un hotel de Hong Kong escuché varias traducciones sobre el siginifcado de dim sum y la que más me gustó es: bocaditos de felicidad. Así me imagino este libro, como una fuente de dim sum llena de relatos y recetas que ojalá animen a viajar, estar ahí, transitarlo desconocido y permanecer atento para ver cosas extraordinarias.

_¿Qué significa viajar para vos?

_Ampliar la mirada. Entender. 

_¿Con los libros se puede viajar sin hacerlo ?

-La imaginación es poderosa y puede guiar viajes a través de la lectura, cómo no. Por estos días estoy leyendo Diario del dinero, de Rosario Bléfari y, si bien los viajes que aparecen no son largos, hace varios días que viajo por su vida, su música, sus escapadas a La Pampa o al centro.

_¿Vas a escribir más relatos de viajes? 

-Me imagino que aunque escriba sobre otros temas, el viaje siempre rondará mis relatos. Tengo mi valijita de vocabulario, recursos, formas de contar y el viaje. Miles de kilómetros de ruta, bandejas de avión, paisajes. El próximo libro es sobre caminar. Caminantes, caminatas y epifanías que solo ocurren al caminar. Y hay viaje, sí porque es parte de lo que soy.

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Analía y María Sivak: cuento infantil para hablar de la pandemia

Analía y María Sivak: cuento infantil para hablar de la pandemia

Abrasha Rotenberg: "Si los jóvenes peronistas hubiesen vivido en los 40 serían antiperonistas"

Abrasha Rotenberg: "Si los jóvenes peronistas hubiesen vivido en los 40 serían antiperonistas"

Valentina Caff: "Las mujeres siempre estamos sometidas a una mirada rigurosa"

Valentina Caff: "Las mujeres siempre estamos sometidas a una mirada rigurosa"

Magda Tagtachian: "Mi abuela me enseñó a luchar casi sin hablar"

Magda Tagtachian: "Mi abuela me enseñó a luchar casi sin hablar"

Andrés Neuman: "En nuestro cuerpo se juegan placeres, dolores, miradas, miedos"

Andrés Neuman: "En nuestro cuerpo se juegan placeres, dolores, miradas, miedos"

Federico Jeanmaire y la similitud entre la guerra y la pandemia: "Hay una suerte de paréntesis de la normalidad"

Federico Jeanmaire y la similitud entre la guerra y la pandemia: "Hay una suerte de paréntesis de la normalidad"

Lorena Pronsky: "Es difícil asumir que lo que se deseó ayer, no se quiere más"

Lorena Pronsky: "Es difícil asumir que lo que se deseó ayer, no se quiere más"

Un libro de caminatas para ser turista en Buenos Aires

Las ilustraciones acompañan la bella edición

Marcelo Luján: "Escribo porque escribiendo me siento libre"

Marcelo Luján: "Escribo porque escribiendo me siento libre"

"La lectura es momento de ocio pero, también, una vía de escape"

"La lectura es momento de ocio pero, también, una vía de escape"