¿Cómo será el jazz después de la pandemia del coronavirus (Covid-19)? Se lo preguntan músicos, sellos discográficos, propietarios y empleados de clubes y teatros, y sobre todo la audiencia que acude a shows, compra discos o escucha online.

Se lo interrogó el mensuario The New York City Jazz Record, una referencia para el movimiento jazzístico de esa ciudad, en una nota de su última edición titulada The Shape of Jazz to Come, parafraseando el nombre del legendario disco que Ornette Coleman grabó en 1959 y anticipó una corriente de vanguardia que explotaría poco después.

En las grandes ciudades, Buenos Aires entre ellas, se evalúan formatos alternativos para que músicos y público puedan seguir en contacto a pesar de los confinamientos globales, que por el momento impiden la rehabilitación de los conciertos en vivo.

Clubes porteños apelan al streaming para mantener la llama encendida. Lo vienen haciendo entre otros Bebop, Virasoro y también Vicente el Absurdo, que anunció entrevistas con Pipi Piazzolla, Matías Crouzeilles, Andrés Elstein y Matías Coulasso para este mes.

Pero claro, las sedes porteñas enfrentan un escenario oscuro a la hora de imaginar ingresos alternativos, a diferencia de sus colegas de otros países, que han comenzado a instrumentar conciertos virtuales pagos como un camino subsidiario para que su ecuación presupuestaria no se derrumbe.

The Jazz Gallery, el local de Broadway, ideó una serie de Happy Hours con músicos vía Zoom y un concierto semanal por streaming con una tarifa que parece algo elevada para estos tiempos: entre 15 y 20 dólares por evento. Allí se anuncian Walter Smith III, Marcus Strickland, Dan Tepfer, Miguel Zenón y Mark Turner, entre otros.

Este mes lanzó un formato parecido Smalls, el pequeño club del Village, que ha albergado a grandes formaciones en los últimos años. Logró el sponsoreo de The Joel Foundation para presentar música en vivo durante dos horas todos los días del mes. La diferencia con The Jazz Gallery es que el acceso a los shows virtuales es gratuito, ya que el auspicio cubre los costos.

Vale la pena repasar los nombres que se presentarán, porque se puede acceder desde todo el mundo a través de la web o el Facebook de Smalls. Arrancó el mes con el trío del guitarrista Peter Bernstein y el quinteto del trompetista Joe Magnarelli. Y se avecinan conciertos de Josh Evans, el trío del pianista Alan Broadbent, el grupo de Frank Lacy, el trío del pianista Orrin Evans y el grupo de la saxofonista Melissa Aldana, entre otros.

En tanto, uno de los lugares emblemáticos de Nueva York, el Village Vanguard, se debate en un momento de transición con futuro aún no despejado. Si bien circularon rumores sobre un posible cierre eso no ocurrirá, al menos por ahora. Deborah Gordon heredó el local de su madre, la célebre Lorraine Gordon en 2018 y ahora evalúa los pasos por seguir. Con la cuarentena en curso, aprovechó para avanzar en un libro sobre la historia del club mientras se apresta a lanzar algunos shows en vivo vía streaming, que alistarán al pianista Vijay Iyer y al grupo del baterista Billy Hart.

Es momento de incertidumbre, pero también de imaginación, porque la música sigue viva y no se detendrá.

Más notas de

Eduardo De Simone

Jazz: discos argentinos para arrancar el año

Camila Nebbia

Un sello italiano con discos imperdibles

Un sello italiano con discos imperdibles

Grandes discos del año para descubrir

Grandes discos del año para descubrir

Sale a la luz el septeto perdido de Miles Davis

Sale a la luz el septeto perdido de Miles Davis

Jazz: fin de año con grandes ediciones locales

La saxofonista Camila Nebbia editó Aura

Barney Willen: shows inéditos de un saxofonista de culto

Barney Willen: shows inéditos de un saxofonista de culto

Música desde la casa de Fred Hersch

Música desde la casa de Fred Hersch

Agenda de jazz: los destacados de noviembre

Agenda de jazz: los destacados de noviembre

El piano de Lightsey en un sello de culto

El piano de Lightsey en un sello de culto

Jazz: los shows que pueden disfrutarse en noviembre

Jazz: los shows que pueden disfrutarse en noviembre