Inés María Agosta escribió estos cuentos nacidos de "disparadores ajenos". "Cuando se decretó la cuarentena obligatoria en marzo de este año me surgió la necesidad de conectarme con los demás a través de la escritura. Sentí que, así como cada sector de la sociedad estaba haciendo su aporte, el mío, como escritora y Licenciada en Letras, era el de poder entretener y brindar un espacio de reflexión o de escape".

Lanzó entonces una iniciativa literaria a través de su cuenta de Instagram que consistía en que los lectores mandaran disparadores a partir de los cuales escribiría tres cuentos por semana. Lo que se generó fue tan significativo que de a poco fue surgiendo la idea de juntar algunos de esos cuentos y publicar su primer libro de ficción. Así nació #CuentoConVos, cuenta la autora a BAE Negocios.

"De los 30 cuentos que escribí para la iniciativa, elegí 11 para que estuvieran en el libro y los acompañé por un cuento inédito, que no había publicado en las redes, y por una sección que titulé "Las historias detrás de los cuentos". En esa sección me explayo sobre cuál fue el disparador de cada historia, quién me lo dio y cómo fue mi proceso creativo.

_Cómo encontraste las historias? ¿Son reales?

-Las historias son cien por ciento ficción. Surgieron a partir de los disparadores que me mandaron los lectores pero yo inventé todo lo demás (personajes, vínculos, trama). Muchos de los disparadores fueron palabras sueltas o anécdotas.

_¿Cómo se pueden mantener los vínculos en la cuarentena?

-Es clave poder concentrarse en lo que uno es bueno, o lo que a uno le gusta hacer, e intentar ofrecerle a los demás esa partecita suya. Es claro el aporte que el personal de salud y todos los que forman parte de las industrias de abastecimiento están haciendo por los demás desde el principio. Pero con las otras profesiones también podemos hacer un cambio para hacer que los otros, a pesar del aislamiento, no se sientan solos. En mi caso fue el acompañar con la escritura. No solo con esta iniciativa, también intenté dedicarme un tiempo a escribir algo lindo para mis amigas que cumplieron años y que no pude abrazar, por ejemplo. Lo difícil de este contexto es que hay problemáticas de todo tipo y todos, en mayor o menor medida, están pasando momentos complejos. Por eso también creo que es bueno a veces salir del propio eje y solo preguntarle a la otra persona cómo está.

_¿Te ayudó en tu propia cuarentena escribir este libro?

-Sí, totalmente. Durante la iniciativa me ayudó muchísimo a mantener mi eje. Me había propuesto escribir tres cuentos por semana y lo cumplí a rajatabla. Los domingos, martes y jueves a la noche, después de dormir a mi hijo más chico (1 año) y mientras mi marido dormía al más grande (2 años y medio), y después de haber terminado mis trabajos de redacción, de cocinar, de limpiar y demás, me sentaba a escribir mis cuentos. Me había armado un cronograma con los disparadores que me habían llegado, por "orden de envío", y sentía un compromiso con el lector de escribir ese cuento que nacería de su mano. Pero ya cuando escribí el segundo cuento, que tenía como temática y contexto la cuarentena, me di cuenta de cuán importante era ese proceso para mí. La mitad de los cuentos que elegí para publicar en el libro tienen ese contexto. Intenté siempre dar una mirada esperanzadora, algo a lo que podamos aferrarnos. Y una vez que empecé a concretar el proyecto del libro fue todo disfrute. Mientras los contagios seguían creciendo y las noticias en general, y en mi entorno en particular, se tornaban tristes, yo tenía un proyecto importante y lindo que me impulsaba a pensar en positivo, a mirar hacia adelante, a planificar, a sentir orgullo, a mirar con cariño el futuro.

_¿Qué esperás que la gente encuentre en este libro?

-Principalmente una compañía, como intenté que fuera la iniciativa durante la cuarentena pero sostenida en el tiempo. También espero que sea un motivo de reflexión, de introspección. Espero de corazón que puedan encontrar en él una mirada esperanzadora sobre las relaciones humanas, sobre la vida y, a partir de un cuento en particular, sobre el poder seguir sintiendo cerca a los que ya no están.

_¿En qué te parece que la literatura ayuda?

-Creo que la literatura, desde el comienzo de los tiempos, ayuda al ser humano a hacer catarsis. Al verse reflejado en ciertos sentimientos o actitudes, uno puede procesar lo que le pasa internamente. Y este año tan extraño sin dudas nos va a dejar la necesidad de registrar lo que vivimos, procesarlo y resignificarlo. Me parece además que en la literatura uno siempre puede viajar a mundos paralelos que le permiten tener distintas sensaciones, pensamientos y sentimientos. En una época en la que nuestras opciones son tan limitadas, más que nunca creo que la literatura es una gran herramienta para enriquecer el alma.

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Federico Jeanmaire y la similitud entre la guerra y la pandemia: "Hay una suerte de paréntesis de la normalidad"

Federico Jeanmaire y la similitud entre la guerra y la pandemia: "Hay una suerte de paréntesis de la normalidad"

Lorena Pronsky: "Es difícil asumir que lo que se deseó ayer, no se quiere más"

Lorena Pronsky: "Es difícil asumir que lo que se deseó ayer, no se quiere más"

Un libro de caminatas para ser turista en Buenos Aires

Las ilustraciones acompañan la bella edición

Marcelo Luján: "Escribo porque escribiendo me siento libre"

Marcelo Luján: "Escribo porque escribiendo me siento libre"

"La lectura es momento de ocio pero, también, una vía de escape"

"La lectura es momento de ocio pero, también, una vía de escape"

Mariela Giménez y su libro #UnaLucrecia: "Hablar de lo que nos pasa es el camino para avanzar"

Mariela Giménez y su libro #UnaLucrecia: "Hablar de lo que nos pasa es el camino para avanzar"

Cuentos escritos en cuarentena

Cuentos escritos en cuarentena

“En cuanto lo peor pasa, vuelven a primar los intereses individuales”

“En cuanto lo peor pasa, vuelven a primar los intereses individuales”

“Se puede aprender a escribir, pero no a imaginar”

“Tengo un libro escrito para cada uno de los animales que rescaté”

Cocina y turismo, en un libro de viajes de Carolina Reymúndez que se leen como "bocaditos de felicidad"

Cocina y turismo, en un libro de viajes de Carolina Reymúndez que se leen como "bocaditos de felicidad"