El pintor Daniel Santoro, reconocido por sus obras basadas en la iconografía peronista, destacó la figura de la histórica sede de la CGT como una suerte de musa inspiradora para gener cierta irritación en sectores de alto poder adquisitivo, ya que el edificio de Azopardo 802 "nunca es tenido en cuenta como algo estético porque es `la cueva del mal´".

A fines de marzo, Santoro inauguró su primera muestra virtual en Instagram, un recorrido guiado por algunos de sus trabajos más recientes, donde muestra su taller, los libros que lo inspiran en la creación de bocetos y otros materiales en lo que es "una ocasión nueva", en palabras del artista, para conocer la producción de uno de los más destacados referentes de las artes plásticas.

"Es una muestra con mucha discursividad porque hay mucho concepto en cada cuadro y es también la posibilidad de que nos escuchemos y podamos conversar sobre las imágenes y hacer algunas reflexiones, incluso con temas de la política", contó el artista a Télam sobre la muestra en vivo que estrenó en su cuenta @danielsantorooficial.

A lo largo de su carrera, el artista, creador de un obra en clave política que recupera la iconografía peronista entre otras temáticas, incluyó en varias de sus obras la figura del histórico edificio de la central obrera y también realizó en 2017 un mural para el Salón Felipe Vallese, en el que a fuerza de brocha recorrió la historia del peronismo.

"Cuando en ciertos lugares de poder adquisitivo pinto a la CGT es peor que pintar a Perón o a Evita. Por eso me encanta pintarla", contó Santoro en diálogo con NA.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Trabajando con el chori y la coca con fernet. . . . #danielsantoro #arteargentino #artistasargentinos #arte #art

Una publicación compartida por Daniel Santoro (@danielsantorooficial) el

La atracción que genera la sede de Azopardo 802 en el artista también se explica por la "contradicción" que hay entre el estilo arquitectónico elegido por Jorge Sabaté para su estructura y la mirada desdeñosa que suele haber sobre el sindicalismo y el mundo obrero.

"Nunca es tenido en cuenta como algo estético, porque es `la cueva del mal´. Al pintar lo represento un poco con todas las contradicciones. Es un edificio racionalista y se le atribuye algo irracional al trabajador: es un lindo diálogo. Lo tomo como un lugar controversial", explicó el pintor, de 66 años.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Cuaderno de la peste, segunda parte. 2020. . . . #danielsantoro #artistasargentinos #arteargentino #art #arte

Una publicación compartida por Daniel Santoro (@danielsantorooficial) el

Santoro también realizó en 2017 un trabajo de restauración del mural que corona el Salón Felipe Vallese: la obra de Miguel Petrone había sido vandalizada en 1976 por los militares y en el 89 Saúl Ubaldini había ordenado que se le devolviera su aspecto original.

"El mural es una simbología sobre los peligros de estar expuestos a la vorágine del capitalismo. En el ´89, se hizo una restauración, que quedó bastante mal, pero está bueno que quede así, como una especie de herida", analizó el pintor.

En algunas de las obras expuestas de manera virtual en su cuenta de Instragram, el pintor, además, homenajea a Néstor Kirchner y lo coloca a la par de Perón y de Evita al hablar de un "paraíso justicialista" que comparten estas figuras históricas. Incluso, Perón y Eva parecen darle la bienvenida.