Los sellos discográficos ya comenzaron a diagramar sus lanzamientos del año y se esperan discos de previsible repercusión, como lo nuevo de Pat Metheny o la caja del saxofonista Charles Lloyd, previstas para este mes.

Pero en el poco tiempo transcurrido desde que arrancó el año, ya se pueden contar dos obras maestras de edición reciente y que seguramente ranquearán entre lo mejor del 2020. Se trata del nuevo disco en trío de Carla Bley, Life goes on, editado por ECM y del flamante trabajo de otro pianista, Aaron Diehl, The Vagabond, publicado por Mack Avenue Records.

La pianista y compositora Carla Bley, una de las grandes figuras del jazz de las últimas décadas, lanzó un disco de gran sofisticación con Steve Swallow en bajo y Andy Sheppard en saxo. El trío lleva alrededor de 25 años grabando y girando. Este álbum, que sucede a otros dos publicados también por ECM –Trios y Andando el Tiempo- fue grabado en el Auditorio Stelio Molo Studio en Lugano en mayo de 2019. Incluye tres suites, la primera que lleva un formato de blues; la segunda inspirada en una frase de Trump al ingresar por primera vez en el Salón Oval y finalmente una pieza en la que prevalece el ánimo improvisador.

Hay climas que remiten a Monk y a Satie en el piano de Bley y una desbordante creatividad que evidencia que este trío logró un envidiable pico de madurez. “Aprendimos a respirar juntos cuando tocamos”, ha revelado Carla, quien agrega que puede escuchar las voces del trío cuando compone para este formato y estos intérpretes. El primer registro de este trío fue el disco Songs with Legs, editado por ECM en 1994. La vida sigue, parece homenajear Bley a sus colegas en su nuevo trabajo.

El disco de Aaron Diehl, por su parte, es de escucha imprescindible. Su formación clásica está presente a lo largo del trabajo y se hace explícita en la interpretación de March from Ten Pieces for Piano, Op. 12, escrita por Prokofiev, así como el Piano Etude N° 16 de Philip Glass.

El resto del setlist está integrado por composiciones propias y standards, en las que Diehl deja entrever buena parte de sus infl uencias, entre ellas las de grandes pianistas del género como John Lewis, Ahmad Jamal o Roland Hanna.

Diehl es un pianista elegante, que denota sofisticación en su estilo y que tiene en claro el concepto de álbum que quiere transmitir. Así quedó claro en sus dos anteriores trabajos para Mack Avenue, Space, Time, Continuum y The Bespoke Man’s Narrative.

La interacción con Paul Sikivie en bajo y Gregory Hutchenson en batería es impecable. Diehl refleja en este disco que se siente atraído por una suerte de doble vida, en la que el jazz y el género clásico mantienen una estimulante conversación. “Mis trabajos con Philip Glass o haber tocado el Concierto en F de Gerswhin con la New York Philhamonic me alentó a expandir mi aproximación al pianismo y me ubicó en situaciones por fuera de mi zona de confort”, ha dicho el pianista.

Dos grandes discos que reclaman especial atención.

Más notas de

Eduardo De Simone

¿Cómo será el jazz después de la pandemia?

El BeBop Club, uno de los más reconocidos a nivel local

Un disco para ir más allá del mundo digital

Un disco para ir más allá del mundo digital

Editar nuevos discos, a pesar de todo

Editar nuevos discos, a pesar de todo

Gente con swing: cuando la música impulsa a leer

Gente con swing: cuando la música impulsa a leer

Cuatro fantásticos que vuelven a grabar

Cuatro fantásticos que vuelven a grabar

Un antídoto desde Italia para afrontar la pandemia

Un antídoto desde Italia para afrontar la pandemia

El jazz se reinventa en cuarentena

Pat Metheny se vio obligado a cancelar su show en Buenos Aires

Un documental revive el genio de Miles Davis

Un documental revive el genio de Miles Davis

Fred Hersch regresa con un disco de dúos

Fred Hersch regresa con un disco de dúos

Discos para escuchar en cuarentena

Discos para escuchar en cuarentena