La película surcoreana Parasite hizo historia este domingo convertirse en en la primera cinta en lengua no inglesa en ganar el máximo galardón de la Academia de Cine de Hollywood desde su creación; distinción que la llevó a recibir la atención del mercado de valores y disparó el precio de las acciones de su productora.

Como era de esperar, con el Oscar, a Parasite se le augura una importante mejora en la taquilla, aunque tal vez la sorpresa la dio la bolsa surcoreana con la suba de Barunson Entertainment & Arts, grupo al que pertenece la productora de la cinta cuyas acciones se dispararon un 19,8% este lunes en la Bolsa de Seúl.

Según revela el diario El País, la cotización ya subió desde que se conoció el primero de los galardones, el de mejor película internacional, cuando la acción llegó a ganar un 29%, cerca del límite máximo diario que permite el mercado coreano.

Barunson, que tiene un valor bursátil de unos 142 millones de dólares, acumula en este año una revalorización del 44% y en 12 meses sube un 77%. Fundada en 1996, la compañía tiene dos principales áreas de negocio: juegos y cine, donde se inscribe la productora.

Además de la productora, la otra gran ganadora es una pequeña empresa nacida hace tres año llamada Neon, que compró los derechos de la película para el mercado estadounidense en el American Film Market en 2018.

Neon ayudó a convertir Parásitos en un fenómeno cinematográfico en Estados Unidos y Canadá, un éxito raro cuando se trata de una película con subtítulos en inglés. Allí, y sólo hasta el domingo, la cinta ya había recaudado 35,5 millones de dólares, mientras que la recaudación global supera los 165 millones.

Otras apuestas de Neon en años anteriores fueron Vox Lux y I, Tonya, que le valió a Allison Janney un Oscar a la mejor actriz de reparto en 2019.