Signo de los nuevo tiempos, el título de la novela más vendida de Agatha Christie cambiará de "Diez negritos" a "Eran diez" por su posible contenido racista. Así lo anunció James Prichard, el bisnieto de Agatha Christie, quien en nombre de su familia impulsó el cambio de título de la novela de la escritora británica en España y Francia porque, señaló, "no debemos utilizar términos que puedan herir: ese es el comportamiento a adoptar en 2020".

En una nota a la agencia de noticia AFP, Prichard explicó que la palabra "nigger" (negro, en inglés), es “extremadamente despectiva” en el mundo anglosajón. Por ello la obra no contará con esta palabra que, según contó, aparece escrita hasta 74 veces en su interior, lo que obligó a una revisión completa de la obra de la escritora británica.

Con unos 100 millones de ejemplares, la novela es más vendida de Agatha Christie. El título original nunca se utilizó en los Estados Unidos y en el Reino Unido se cambió en 1980, por lo que hoy el bisnieto de la autora deció que se cambiaría "en todas partes”.

Agatha Christie

La decisión ya se llevó a cabo en Francia, donde los nuevos ejemplares de la popular novela que saldrán a la venta a partir de esta semana ya no saldrán con el título original de "Dix petits nègres" (Diez negritos), sino "Ils étaient 10" (Eran 10).

"No es solo un cambio de título, se trata de toda una traducción revisada en el interior. Hemos tenido que adaptar el contenido del libro al cambio de título: la isla del Negro se convierte, como en la edición estadounidense, la isla del Soldado”, explicó Beatrice Duval, directora general de Livre du Poche que, al igual que la editorial Le Masque, publica las obras de Christie en Francia.

La familia Christie

Por otra parte, la editorial Espasa que publica las obras de Christie en España adelantó al diario El País que, aún sin fecha, replicará la decisión en sus próximos ejemplares.

Duval explicó que la decisión no fue suya sino de la familia de Christie y que ellos se han limitado a “alinearse con las ediciones inglesa, estadounidense y todas las otras traducciones internacionales”.

En ese sentido, James Prichard, responsable del legado de su abuela, afirmó: “Cuando el libro fue escrito (en 1938, en Francia se publicó por primera vez en 1940), el lenguaje era diferente y se utilizaban palabras hoy olvidadas”.

"Creo que lo que quería Agatha Christie era sobre todo entretener y no le habría gustado la idea de que alguien se sienta herido (por su manera de escribir). No me gustaría que un título desvíe la atención de su trabajo. Si una sola persona sintiera eso, sería ya una de más”, continuó.