El legendario cantante de 94 años Tony Bennett tiene Alzheimer. La familia lo mantuvo oculto durante cuatro años, pero lo dio a conocer este lunes. La enfermedad, que provocó la pérdida de memoria y lucidez del artista, no puede contra su instinto musical y, a pesar de todo, aún canta.

Todo comenzó cuando en 2015 Bennett comenzó a olvidar los nombres de los músicos de su orquesta. A partir de esas situaciones se preocupó por su salud y en 2016 confirmaron el diagnóstico de Alzheimer. Aún así, los signos reales de declive no comenzaron sino hasta dos años después, mientras grababa un álbum con Lady Gaga, afirmó su familia en una extensa y profunda nota sobre la vida y enfermedad del cantante publicada en la revista AARP.

Hay muchas cosas de él que extraño. Porque ya no es el viejo Tony... Pero cuando canta, es el viejo Tony”, manifestó su esposa, Susan Bennett.

Bennett disfruta en el estudio musical de su casa. Foto: Kelsey Bennett para AARP

Aunque la avanzó desde que lo diagnosticaron en 2016, hasta ahora no sufrió “desorientación” ni “episodios de terror, rabia o depresión”, síntomas comunes de la enfermedad. Sin embargo, pasa “momentos cada vez más raros de claridad y conciencia”, informó la revista AARP.

Él está haciendo tantas cosas, a los 94 años, que muchas personas sin demencia no pueden hacer”, afirmó a AARP Gayatri Devi, el médico del Hospital Lenox Hill de Nueva York que diagnosticó a Bennett. “Realmente es el símbolo de esperanza para alguien con un trastorno cognitivo”.

El bálsamo de la música

Dicen que la música salva, y el caso de Tony Bennett no es excepción. Bennett continúa con sus ensayos y se reúne dos veces por semana con su pianista de años, Lee Musiker, para sesiones musicales de 90 minutos que lo ayudan a mantener viva su esencia.

El autor del artículo de AARP, John Colapinto, asegura que Bennett canta con oído absoluto y una facilidad evidente, luego de visitar su casa de Nueva York en noviembre pasado para el reportaje. Allí, a pesar de su edad y la enfermedad, lo vio "sorprendentemente juvenil".

Por recomendación de su equipo de neurólogos, sigue tocando música y cantando en su hogar para estimular su cerebro de forma positiva. Incluso tiene una dieta especial y hace ejercicio con un entrenador personal.

El cantante tiene sesiones de música todas las semanas con su pianista. Foto: Kelsey Bennett para AARP

El siguiente video, en el que interpreta "The Way You Look Tonight", fue publicado en su canal de YouTube el 14 de octubre de 2020. Desde su casa, canta con la misma pasión de siempre, una mirada vivaz y sonrisa pícara. Se desenvuelve con naturalidad, a pesar de los signos de la edad.

Bennett saltó a la fama en la década de 1950 y tuvo un resurgimiento en los 90. También sumó popularidad entre el público joven con su aparición en “MTV Unplugged”. En 2014 colaboró con Lady Gaga, para grabar “Tony Bennett & Lady Gaga: Cheek to Cheek”, y así debutó en el primer lugar de las listas de popularidad de Billboard.

El periodista que visitó su casa para el artículo de AARP describe que, mientras en grabaciones como la que hizo con Amy Winehouse en 2012 solía tener momentos en que retaba a sus productores o músicos y les pedía que no se entrometan, durante la grabación del disco con Lady Gaga, Bennett "tuvo una presencia considerablemente más silenciosa", y en las filmaciones en crudo del documental que se hizo sobre el proceso "rara vez habla, y cuando lo hace, sus palabras son vacilantes; a veces, parece perdido y desconcertado".

"Gaga, claramente consciente de su estado, hace que sus enunciados sean breves y sencillos (como recomiendan los expertos en la enfermedad para hablar con pacientes con Alzheimer). 'Suenas tan bien, Tony', le dice en un momento. 'Gracias', es su respuesta de una palabra".

Sobre esto, retrata un momento en particular que deja explícito "el dolor y la tristeza en el rostro de Gaga": "En una secuencia extraordinariamente conmovedora Tony canta un pasaje en solitario de una canción de amor. Gaga lo mira desde detrás de su micrófono, su sonrisa se rompe en un temblor, sus ojos están llenos de lágrimas, antes de ponerse las manos sobre la cara y sollozar".