El 28 de diciembre de 1895, en el Grand Café del Boulevard des Capucines en París, los hermanos Lumière presentaron en una pantalla, ante 33 personas, la primera sesión cinematográfica de la historia. No, nadie se asustó pensando que la locomotora de Llegada del tren a la estación de La Ciotat iba a salir de la pantalla: la gente ya conocía más o menos el juego porque Edison, casi al mismo tiempo, había inventado el kinetoscopio. Pero la cosa es que ese día se cobró entrada, se sentaron juntas varias personas, hubo música de piano. El cine tal como lo conocemos, entero. Ese día fueron 33, se dijo; al otro día, fueron cientos, después miles los que pedían cada vez más y mejores vistas animadas por los Lumière (abajo, ese filme en reconstrucción 4K y con sonido)_

Pasó un siglo y otro cuarto de siglo: es un número quizás no tan glamoroso como "100" o "150", pero sigue más o menos la superstición decimal. Hoy el cine atraviesa el peor de sus momentos. Ni en la Primera ni en la Segunda Guerra Mundial; ni durante la Gran Depresión; ni después del 11/S el cine se había detenido. Las personas no dejaron de ir a las salas; de hecho, en tiempos de mayores penurias económicas y ante la imposibilidad de ahorrar, fueron -lo decía Sergei Einsestein en su texto dedicado a Walt Disney- la provisión de fantasía y esperanza para los desposeídos. Paradójicamente o no, en esos momentos fue cuando más dinero ganó el negocio de sentar a miles frente a la pantalla. Hoy eso parece agonizar. Esta semana se estrenó un mega tanque, Mujer Maravilla 1984, que aspiraba, antes del SarsCov2, a llevarse u$ 1.000 millones como piso. Ganó en los EE.UU. poco más de u$ 19 millones, y es el "mejor estreno" desde que estalló la desgracia global.

¿Sobrevivirá el cine? Las películas sí, volverán. De hecho, siguen ahí, hay muchas. Salvo que para ver desde el sillón con un pago que equivale a entre dos y cinco tickets de pantalla grande. Pero ¿el cine? Caben tres alternativas:

1) Solo habrá unas pocas salas para películas gigantescas, y cada fracaso de una de ellas causará que se hagan menos, hasta que la concentración lleve poco a poco a la extinción. Es un paisaje que podía preverse a largo plazo sin Covid.

2) Habrá salas para películas grandes y medianas, el público -vacuna mediante- volverá, pero el tamaño de la industria exhibidora se reducirá considerablemente.

3) El cine pasará definitivamente al hogar y los espectáculos "de sensaciones" quedarán para los parques temáticos.

La dos es la menos probable. La primera, la de más posibilidades en el corto y mediano plazo. La tercera, mucho nos tememos, es inevitable en pocos años. ¿Qué se perdería si el cine no llega al siglo y medio? La pantalla grande crea no solo el espectáculo más grande que la vida, sino que la amplía. Permite ver detalles que se nos escapan a simple vista; permite que nos abstraigamos de lo trágico cotidiano; permite que las emociones se potencien en compañía de otros desconocidos que, por extraña sincronía, sienten lo mismo que nosotros respecto de la mentira de la pantalla al mismo tiempo. Permite abrir una ventana a otro mundo, incluso al que está en este.

Así, probablemente, este sea el último "aniversario redondo" del cine en las condiciones en las que lo conocimos desde 1895. Podemos quedarnos con la idea de que fue el invento que cambió todo, que influyó en la forma de ver el mundo, aceleró las comunicaciones, creó los primeros eventos realmente globales, predijo nuestros aciertos y taras, y forjó -aunque no nos demos cuenta- la manera de ver el mundo del hombre contemporáneo. De los hombres, cuando todo era comunitario: el cine en el sillón de casa deja de lado esa democracia de la sala a oscuras, donde todo éramos diferentes y, al mismo tiempo, iguales.

Más notas de

Leonardo Desposito

Netflix, Disney+, Amazon: cuánto cuesta en los EE.UU y en la Argentina "tenerlo todo"

Netflix, Disney+, Amazon: cuánto cuesta "tenerlo todo"

La mayor cadena de cines del mundo logra esquivar la quiebra

Cines a la espera del público

Cuatro películas on demand para disfrutar en familia

Cuatro películas on demand para disfrutar en familia

Netflix y los Oscar: diez películas favoritas para pelear los premios

Netflix se apunta para ganar los Premios Oscar

Terror y cine francés: dos clásicos imperdibles para ver en casa

Terror y cine francés: dos clásicos imperdibles para ver en casa

Música, teatro, encuentros: salidas perfectas para el fin de semana

Música, teatro, encuentros: salidas perfectas para el fin de semana

Hentai Sex School: animación y parodia XXX

Hentai Sex School es una sátira de las series y filmes sobre el High School americano mezclado con la parodia sexual

Enorme: la maternidad y la pareja, desde el humor salvaje

Enorme: la maternidad y la pareja, desde el humor salvaje

Zona de Riesgo: otra de acción "a reglamento" en la grilla de Netflix

Zona de Riesgo: otra de acción "a reglamento" en la grilla de Netflix

Netflix batió récord de suscripciones en 2020 gracias a la pandemia

Netflix, el gran ganador de 2020 gracias a la pandemia