Miles Davis, como todo clásico, está destinado a ser reeditado una y otra vez. Discos fantasmas, rarezas, reediciones diversas en vinilo y formatos para audiófilos, cajas y megaboxes.

Este año Rhino lanzó al mercado el llamado disco fantasma del célebre trompetista, Rubberband, un álbum que Miles grabó apenas se desligó del sello Columbia pero que archivó rápidamente para dedicarse a la producción de otro disco con mejor recorrido, Tutu. Rubberband es un intento de explorar los puentes entre el jazz, el funk y el soul, con el aporte de algunos invitados y la producción de su sobrino Vince Wilburn Jr, quien tocó la batería en las sesiones originales. El disco apenas resiste el paso del tiempo y supone cierto intento de Miles de adivinar las corrientes que llegarían luego con el aporte del hipo hop y el abordaje digital.

Pero ahora llegan novedades de diversas etapas altamente productivas y valoradas de Miles. La excusa es el Record Store Day que se celebra en varios países en el marco del Black Friday. Será justamente mañana, cuando Columbia/Legacy lance en vinilo el disco Early Minor: Rare Miles from the Complete In a Silent Way Sessions, que incluirá temas que sólo fueron editados en el box set de cds The Complete In a Silent Way Sessions, de 2001. Entre las rarezas se cuentan nuevas versiones de Splashdown, Early Minor y un The ghetto walk de casi media hora. Como se sabe, el lanzamiento original de In a Silent Way supuso para muchos críticos, el inicio de la etapa eléctrica de Miles y su exploración de sonoridades provenientes del rock. En las sesiones de grabación Miles apeló a buena parte de los músicos con los que venía trabajando a fines de los 60, entre ellos Joe Zawinul, quien tuvo un papel determinante en el camino musical que eligió por entonces el trompetista; Wayne Shorter, John McLaughlin, Chick Corea, Hancock, Dave Holland y Tony Williams.

De los archivos de Columbia también llegará Miles in Tokyo, un disco que recoge un concierto de 1964 en el que Sam Rivers reemplazó en el saxo a George Coleman en una versión muy breve del segundo quinteto. Este disco sólo había tenido una edición japonesa en vinilo y en 2005 fue editado en CD. Ahora llega en edición limitada en formato LP.

Pero las novedades continúan: Craft Recordings acaba de reeditar los discos que Miles grabó en el sello Prestige entre 1955 y 1956 en una caja de lujo. Con el título The Legendary Prestige Quintet Sessions la edición incluye seis vinilos de 180 gramos ensobrados dentro de un cuaderno de tapa dura y con 20 páginas de textos y comentarios. Una caja similar había sido publicada en CD en 2006. Enlista, como aquella, los discos Miles, The New Miles Davis Quintet, Cookin, Relaxin, Workin y Steamin, que se completan con un LP adicional con presentaciones en vivo en radio y TV.

Finalmente por ahora- Mobile Fidelity Sound Lab anunció la edición especial en vinilo de los discos que el quinteto con Wayne Shorter, Hancock, Ron Carter y Tony Williams grabó desde 1964. Será con un sistema de audio mejorado para los LP y también habrá versión en Super Audio CD. Los discos son E.S.P., Miles Smiles, Sorcerer, Nefertiti, Miles in the Sky y Files de Kilimanjaro.

Más notas de

Eduardo De Simone

Charles Lloyd: la búsqueda incesante de una leyenda

Charles Lloyd: la búsqueda incesante de una leyenda

Grandes discos para arrancar el año

Wayne Shorter, el disco

Gran edición local de un libro sobre Miles Davis

Gran edición local de un libro sobre Miles Davis

El apellido Brubeck vuelve a brillar en un gran disco

El apellido Brubeck vuelve a brillar en un gran disco

Pat Metheny llega a la Argentina con nuevo disco

Pat Metheny llega a la Argentina con nuevo disco

Fiesta de discos para terminar el año

Fiesta de discos para terminar el año

Frenesí de lanzamientos de Miles Davis

19075978321_JK001_PS_01_01_01.indd

Rescatan un concierto inédito del Gato Barbieri

Rescatan un concierto inédito del Gato Barbieri

Enrico Rava y otra página para su diario argentino

Enrico Rava y otra página para su diario argentino

Tres pianistas imprescindibles en el festival porteño

Tres pianistas imprescindibles en el festival porteño