La escritora mexicana Guadalupe Nettel dialogó con BAE Negocios sobre su nueva novela, La hija única, donde escribe sobre diferentes maneras de afrontar la maternidad. Una intensa novela sobre la familia en el mundo actual. La historia comienza cuando a poco cumplir los ocho meses de embarazo, a Alina le anuncian que su hija no podrá sobrevivir al nacimiento. Ella y su compañero emprenden entonces un doloroso pero también sorprendente proceso de aceptación y duelo.

-¿Como surgió el libro?

-Siempre me ha interesado el tema del dolor humano, ya sea físico o psicológico, el sufrimiento tan ligado a nuestra condición. Me interesan también las formas en que los seres humanos logramos atravesarlo y en el mejor de los casos aprender de él. Esta historia traía consigo grandes interrogantes, pero también una gran demostración de resiliencia, de cómo incluso en circunstancias inimaginables podemos encontrar un equilibrio y también alegría, incluso momentos de profunda felicidad.

-¿Son historias reales?

-La historia de Alina y su familia, sí. Está basada en lo que le ocurrió a una de mis mejores amigas. Yo viví cerca de ella estos eventos y cuando sentí que ya había pasado lo peor (y empezado lo mejor), le pregunté si estaba de acuerdo en que escribiera sobre lo que había atravesado. Ella aceptó porque quería contribuir a que se visibilizara a los niños con condiciones neurológicas como la de Inés y pensó que dar a conocer su historia era una forma de hacerlo. Las historias de Laura, Doris y Nicolás, en cambio, son inventadas.

-¿Te parece que aún hay muchos prejuicios con la maternidad? Sigue pesando el mandato de ser madre?

- Creo que en muchas partes del mundo sigue siendo así. Menos que hace 10 años, mucho menos que hace 20, pero no nos hemos librado de eso. Ese mandato está muy arraigado. Las mujeres que deciden no tener hijos, o que no pueden, son cuestionadas sin ningún pudor y en algunos países francamente repudiadas.

-Elegís abordar la maternidad desde distintos puntos de vista, ¿qué es lo que querías mostrar?

-En realidad, yo sólo quería contar la historia de mi amiga con todos sus claroscuros, su belleza y su horror. No quería mostrar nada más. Tampoco quería escribir un libro sobre la maternidad, pero a medida que iba escribiendo surgieron muchas preguntas que atraviesan la novela, y dejar que cada lector encontrara sus propias respuestas.

-¿Es también una novela sobre la amistad?

-Definitivamente. Creo que es sobre todo eso.

-¿Que te gustaría que el lector encuentre en esta novela?

-Me gustaría que los lectores trataran de ponerse en los zapatos de todos estos personajes y los comprendieran. Que conocieran los pensamientos que suelen atravesar la mente de las madres, sobre todo durante los momentos más difíciles. También que se preguntaran si las formas en que nuestra sociedad encara la maternidad y la crianza funcionan bien o si es posible mejorarlas.

                                                                    La mirada social sobre las mujeres y la defensa 

                                                                        de los derechos están presentes en su obra

 

-¿Por qué elegiste ese titulo?

-Lo hice pensando en Inés. En ese bebé diferente por sus características tan peculiares, pero también por su determinación, su impulso vital y su enorme fuerza de voluntad.

-También abordás el amor desde un lugar real y no idílico. ¿Hay un concepto de amor idealizado que nos lleva a la frustración?

- Creo que todo lo que idealizamos conduce a la frustración. Cuando nos decimos que la vida debería ser esto y no aquello, que nuestros cuerpos deberían de ser de cierta manera, que las relaciones tendrían que seguir un modelo determinado. Cada persona y, por lo tanto, cada relación es única.

La última obra de Nettel 

- ¿Qué implica hoy ser madre soltera?

-Es bastante complicado porque a diferencia de muchas otras especies animales, como las delfines o las elefantas, las humanas no tenemos muchas redes de apoyo. Muchas veces vivimos aisladas y por lo tanto tenemos una gran responsabilidad y carga de trabajo sobre los hombros.

- ¿Es también una novela sobre la familia actual?

- Yo creo que sí.

-¿En cuanto a la pandemia, cual es el rol de la literatura?

-A mí me ha salvado de la locura. De verdad. Gracias a los libros he sobrevivido al encierro y al aislamiento. Los libros me han permitido viajar, conocer gente, sentir empatía por otros seres humanos aunque sean imaginarios y sobre todo escapar de mis pensamientos más funestos.

-¿Vamos a salir mejores o peores?

- Depende de cada quien. Hay mucha gente muy vulnerada que tardará años en recuperarse del trauma y del impacto económico. Y hay gente afortunada que ha logrado aprovechar muy bien este periodo para crear, para encontrar condiciones de vida más agradables, para estar más cerca de la naturaleza.

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Verónica Stigger: “Escribir es llevar elextrañamiento al límite”

Stigger: "Una de las funciones de la literatura y el arte es describir el mundo contra sus interpretaciones habituales, con el poder de la imaginación"

Pablo Bernasconi: "El libro nos protege de la desazón, es el barbijo del intelecto"

Pablo Bernasconi: "El libro es el barbijo del intelecto"

Alejandra Pizarnik: Biografía de una gran poeta enigmática

Alejandra Pizarnik: Biografía de una gran poeta enigmática

Verónica Stigger: "Viajar es una aventura, un descubrimiento y una transformación"

Verónica Stigger: "Viajar es una aventura, un descubrimiento y una transformación"

El legado de quien nunca se fue

El legado de quien nunca se fue

Viviana Rivero: "Soy una convencida de que el amor es el motor del mundo"

Viviana Rivero: "Soy una convencida de que el amor es el motor del mundo"

"Las mujeres de Winchester": La silenciosa búsqueda de la libertad de la mujer

La silenciosa búsqueda de la libertad de la mujer

Eduardo Sacheri: "Uso la ficción para repensar mi propia vida y la cosas que me interesan"

"El funcionamiento general del mundo", un libro cruzado por el fútbol

El verdadero Lupin: el origen de un ladrón de guante blanco

El verdadero Lupin: el origen de un ladrón de guante blanco

Juan Villoro: "Entendí que mi vida intrascendente cobraba sentido al ser escrita"

Villoro: "Estar encerrado ha sido un privilegio en un país donde buena parte de la población tiene que salir a la calle para poder comer."