La escritora Liliana Escliar acaba de publicar su nueva novela con su personaje, el criminólogo Parodi, que está destrozado por las muertes que no pudo evitar. La autora dialogó con BAE Negocios sobre este libro que enfrenta a Parodi con un caso que involucra la adulteración de medicamentos y la trata de personas. Escliar es también guionista de cine y televisión. Ha escrito, entre otros, los guiones del policial Malicia y las series Se presume inocente y Mujeres asesinas, ambas en colaboración con Marisa Grinstein. Tumbas rotas es una gran novela para quedarse en casa leyendo en tiempos para luchar contra el enemigo silencioso que es el coronavirus.

—Imposible no hacer la pregunta acerca de en qué puede ayudar la literatura en un momento como este
La literatura nos saca del tema omnipresente de la pandemia, nos distrae de la angustia o del miedo, nos hace compañía. Cuando todas las puertas tienen que estar cerradas, abrís un libro y te escapás a otros mundos. La literatura te permite viajar y conocer gente sin salir de casa.

—¿Puede ser un momento para acercar a gente que lee poco a que lo haga más?
—No sé si resultará. Lo que sí es seguro es que en plena cuarentena es una propuesta y una oportunidad de acercarse a la lectura.

—En un momento así, ¿es más complejo escribir?
—Para mí es más complejo hacer todo. Necesito un plus de energía para cada una de las tareas que hasta ayer eran rutina. Por otro lado hay más tiempo, y si logro abstraerme de la situación cuarentena, puedo disponer de más tiempo y aprovecharlo.

—Tumbas rotas, ¿se puede leer de manera independiente de la anterior, Los motivos del lobo?
—Es totalmente independiente. Mantiene los personajes pero no continúa ni completa la peripecia de Los motivos del lobo.

—¿Qué hace que Parodi sea tan querible para los lectores?
—Es tierno pero duro, es falible, se equivoca, la pasa mal, se enamora y no se anima... Creo que lo queremos porque reconocemos en él algo de nosotros mismos y de nuestra experiencia. En el caso de las lectoras, lo queremos porque despierta el deseo de abrazarlo fuerte y, también, las ganas de meterlo en nuestra casa y en nuestra cama. Es un personaje sexy muy a su manera, con una energía viril muy fuerte.

—¿Parodi tiene características de alguien real?
—Claro! Como todos los personajes, se mueve como..., habla como..., tiene muletillas de..., se parece a.... Parodi es un puzzle de muchas personas.

—Sos guionista también, ¿te lo imaginás en una serie?
—Escribo novelas cuyas escenas y secuencias son fotos, películas y series. No puedo separarme de la guionista ni queriendo. Y en general no quiero! La paso muy bien escribiendo en todos los formatos.

—¿Hay más casos para Parodi en carpeta?
—Si. Parodi sigue. Ahora mismo está investigando un caso pero de momento está bajo secreto de sumario.

—¿Por qué te parece que la novela negra es un género tan buscado?
—Porque es la que mejor nos cuenta cómo somos y cómo vivimos. Además, y a pesar de toda su fiereza, traduce las realidades más duras a un formato mas "digerible".

—¿Cómo fue tu convivencia con Parodi mientras escribías la historia?
—Con Parodi convivimos de lo mejor. Paseamos por Buenos Aires, fuimos al norte del país y a la isla Martín García, nos reunimos con los otros personajes. Me llevo bien con él. Exige poco (apenas me pide que lo mire un rato, que opine acerca de cómo se viste o lo aconseje sobre cómo seguir con la fiscal Diana Quaranta) y me da todo.

—¿Tenés rutina para escribir?
—No. Soy un desastre. Me encantaría tener una rutina, un horario y una conducta -en este sentido, y otros, Claudia Piñeiro es mi modelo a seguir- pero yo voy llenando libretitas mientras hago otras cosas. Hago apuntes y después los saco de los bolsillos y los vuelco a la compu. Soy como un Minguito de la literatura.

Título: Tumbas rotas
Autora: Liliana Escliar
Editorial: Tusquets
Página: 240
Precio: $750

Más notas de

Maria Helena Ripetta

“La literatura nos saca del tema omnipresente de la pandemia, de la angustia o del miedo”

“La literatura nos saca del tema omnipresente de la pandemia, de la angustia o del miedo”

“El amor nos atraviesa a todos por igual”

“El amor nos atraviesa a todos por igual”

“Empecé subiendo mis libros a una aplicación para lectores y escritores”

“Empecé subiendo mis libros a una aplicación para lectores y escritores”

“Elegí escribir lo que me gusta leer”

“Elegí escribir lo que me gusta leer”

“No existe la madre perfecta”

“No existe la madre perfecta”

“Hay que tener valentía para decidir el desarraigo”

“Hay que tener valentía para decidir el desarraigo”

“Me gustaría que al lector se le pusiera la piel de gallina”

“Me gustaría que al lector se le pusiera la piel de gallina”

“No hay temas tabú, menos en ficción”

“No hay temas tabú, menos en ficción”

“Me gusta el entramado de las personas, las relaciones familiares”

“Me gusta el entramado de las personas, las relaciones familiares”

“Los libros deben disparar preguntas y provocar un diálogo”

“Los libros deben disparar preguntas y provocar un diálogo”