Este miércoles, los seguidores, fanáticos, familiares y amigos de la gran estrella italiana Raffaella Carrá, podrán despedirla en su velatorio que constará de algunas instrucciones precisas elegidas por ella misma antes de morir.

La cantante falleció este lunes, a los 78 años y lo comunicó su pareja, Sergio Iapino, a través de la agencia italiana Ansa: "Se fue a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre".

Detalles del velatorio de Raffaella Carrá

  • Urna de cenizas: Por un lado, la cantante quería ser incinerada, por lo que también detalló acerca de la urna en la que descansarán sus cenizas, algo muy sencillo.
  • Reunión íntima: No quería una gran despedida, así que su funeral tan solo reunirá a familiares y amigos más cercanos, tendrá un carácter íntimo.
  • Ataud simple: "En sus últimas disposiciones, Raffaella pidió un simple ataúd de madera cruda y una urna para contener sus cenizas", reveló su pareja, Sergio Iapino. "En la hora más triste, siempre única e inimitable". 
  • Una carta para sus familiares: Algunos medios italianos publicaron que Carrá solicitó a una conocida abogada feminista que escribiera una carta de despedida para que su familia la leyera en su último adiós.

El miércoles partirá un cortejo fúnebre desde su casa en Roma a las 16 horas y se dirigirá al Ayuntamiento de Roma, donde estará la capilla ardiente abierta hasta el jueves para que cualquiera que lo desee pueda despedirse.

Durante el recorrido, el coche hará algunas paradas en sitios clave de su carrera como la sede de la Radio Televisión Italiana (RAI) o el teatro de las Victorias. Finalmente, el viernes a las 12 horas se celebrará el funeral en la Basílica de Santa María en Aracoeli y la incineración.

Qué enfermedad tenía Raffaella

Aunque no trascendieron los motivos de su fallecimiento, se habló de una "larga enfermedad" y, horas después, algunos medios italianos hablaron de un "devastador cáncer de pulmón", misma enfermedad que se llevó a su madre, Iris Dellutri, en 1987, según publicó el diario español 20minutos.es.

La artista sufría una enfermedad que, según Iapino, "desde hace algún tiempo atacaba que cuerpo suyo tan diminuto pero tan lleno de energía desbordante. Su fuerza imparable, que la impuso en la cima del sistema estelar mundial, una voluntad de hierro que nunca la abandonó hasta el final, asegurándose de que nada de su profundo sufrimiento se filtrara. Otro gesto más de amor hacia su público y hacia quienes compartían su afecto, para que su calvario personal no perturbara su brillante recuerdo".