Alexandra Badea, nació en Rumania en 1980 y desde 2003 vive en París, es una de las dramaturgas del teatro francés contemporáneo. Estuvo en Buenos Aires para presentar su libro con dos de sus obras, Extremófilo y Conexión Europa. Con la colaboración de la traductora dialogó con BAE Negocios.

Escribe en francés, al que describe como el lenguaje con el que se tomó la libertad de decir las cosas que le molestan: "Es la lengua de mi enojo y de mi libertad compartida". Es una autora que presta su voz a quienes no suelen ser escuchados y visitó por primera vez la ciudad.

"Hace que mucho quería que mis obras fueran traducidas al español y sobre todo se difundieran América del Sur. Escribo sobre temas anclados en la realidad europea, pero pueden hacer eco en las realidades de acá. Me interesa la complejidad del continente, porque son realidades distintas, y hay maneras de contemplar el teatro diferentes, quería que mis textos circularan", dice la autora en una bar cerca de la embajada francesa.

"Estos textos los escribí cuando puse un paréntesis de mi trabajo como directora. En Francia cada director tiene una compañía y tiene que arreglarselas solo para montar sus producciones. En un momento tuve ganas de escribir, y pasar todo el tiempo escribiendo, coincidió con que directores franceses me contactaron para que escribiera textos que otros pusieran en escena. Conexión europea fue un encargo para ficciones radiofónicas. Me pidieron que escribiera de lo que quisiera, en un formato de cinco minutos por día durante dos semanas. Fue difundido por la radio por episodios y luego integralmente por un un director que la presentó más de 100 veces en distintas partes. Sabía que era un texto que no me pertenecía como directora", relata mientras la traductora lo hace en simultáneo.

"El tema siempre lo elijo yo. Me encargan hacerlo, pero libre de la forma y contenido si no no aceptaría. Los temas los elijo en función de los que crean mi sentimiento de enojo, o necesidad de reaccionar, siempre es a partir de una reacción epidérmica", sostiene.

En cuanto a la lectura de teatro dice: "En Francia hay textos de obras en la escuela secundaria. Hay gente que lee porque le gusta, no es el mismo público que una novela. Pero también hay gente que va al teatro y luego va a comprar el libro para tener el texto, leer la obra después de haberla visto".

Título: Extremófilo & Conexión Europa
Autora: Alexandra Badea
Editorial: Libros del Zorzal
Páginas: 111
Precio: $415

—¿Siempre escribís teatro?
—Empecé con el teatro, escribí dos novelas, guiones para cine. Comencé en la escuela de dirección teatral, era la manera más orgánica de escribir porque trabajaba para el escenario. Me siento cómoda también en la novela, en la poesía por más que no haya publicado. Lo que me gusta del teatro es que el periodo de escritura es más corto, es más fácil de escribir pero es más urgente, más espontaneo. El encuentro con el público y los actores. Cuando escribís una novela te imaginas un lector, que desde la soledad leyendo, también es lindo. Cuando escribo teatro es como para hablar en una plaza pública. Toco temáticas duras pero hay mucha magia en el teatro.

—¿Desde cuándo escribís?
—Empecé bastante tarde, en principio fui a la escuela de dirección teatral, pensaba que no podía escribir. Cuando llegué a Francia empecé a trabajar en textos de otros y un día tuve ganas de hablar de una situación personal y escribí para mi misma al principio, y luego pensé que podía interesar a otras personas. Articulé un texto de teatro, fue un momento que me salvó de cosas, que me tranquilizó ese enojo que sentía

—¿Qué te gustaría que encuentre el lector?
—Mis textos de teatro son bastantes narrativos. Por supuesto que toda lectura es un acto de imaginación, hago lo posible por no dar todo y así asociar al lector a ese acto de creación. Para mi los libros deben disparar preguntas y provocar un diálogo. Lo que busco en un libro como lectora es que formule lo que yo sentía y no lograba formular. Me gustaría que los lectores encuentren esto, no respuestas, si no eso que querían decir y no tenía la posibilidad de expresarlo.

Más notas de

Maria Helena Ripetta

“La poesía te da aire en medio del ahogo”

“La poesía te da aire en medio del ahogo”

“Todas mis novelas tienen una mirada social”

“Todas mis novelas tienen una mirada social”

“La lectura no es obligatoria, tiene que ser placer o nada”

“La lectura no es obligatoria, tiene que ser placer o nada”

Andrés Nazarala: "Los hoteles son lugares neutrales que te permiten reinventarte"

Andrés Nazarala: "Los hoteles son lugares neutrales que te permiten reinventarte"

“La realidad siempre está atrás de la ficción”

“La realidad siempre está atrás de la ficción”

“Cuando uno escribe, se convierte en un gran manipulador”

“Cuando uno escribe, se convierte en un gran manipulador”

“Escribir no es egoísta, tiene que ver con la experiencia colectiva”

“Escribir no es egoísta, tiene que ver con la experiencia colectiva”

“La literatura nos saca del tema omnipresente de la pandemia, de la angustia o del miedo”

“La literatura nos saca del tema omnipresente de la pandemia, de la angustia o del miedo”

“El amor nos atraviesa a todos por igual”

“El amor nos atraviesa a todos por igual”

“Empecé subiendo mis libros a una aplicación para lectores y escritores”

“Empecé subiendo mis libros a una aplicación para lectores y escritores”