De un modo o de otro, siempre hubo política en el jazz. Desde el racismo y la persecución que sufrieron los músicos que lideraron el camino del jazz moderno hasta los abusos de las compañías discográficas norteamericanas, el lenguaje del género a menudo enarboló algo de lucha.

Ese trasfondo político se acentuó notoriamente hoy, a pocos días de una elección crucial para los Estados Unidos y con los ecos del movimiento Black Lives Matter. La participación de músicos de jazz en las movilizaciones de esta organización ganaron las tapas de las revistas especializadas.

Y más aún: decididos a tener protagonismo en la campaña electoral, un grupo de artistas consagrados del género ofreció un concierto especial en apoyo de la candidatura de Joe Biden. Ocurrió esta semana, con el liderazgo de la cantante Dee Dee Bridgewater y la participación de estrellas como Joe Lovano, Jazzmeia Horn, Christian McBride, John Pattitucci y Ravi Coltrane, entre muchos otros.

Los músicos no ahorran críticas hacia Trump. Algunos son muy vehementes en las redes, como los pianistas Matthew Shipp y Uri Caine.

En su última edición, la revista italiana MusicaJazz indagó sobre la opinión de distintos músicos acerca de la situación política. Las respuestas fueron coincidentes en la necesidad de un cambio inmediato.

Según la compositora y pianista Carla Bley, "el racismo siempre tuvo un impacto especial en la dirección del jazz. Para mí es una inspiración ver a los jóvenes esforzarse por hacer emerger problemáticas que estuvieron ignoradas durante mucho tiempo. Los próximos meses serán definitivos para nuestra historia". Uri Caine no escatimó cuestionamientos: "Trump es el peor presidente que he visto en mi vida. Es un ignorante corrupto, un mentiroso serial, un racista. Podremos comenzar a realizarnos si lo derrotamos en la elección de noviembre".

El pianista Ethan Iverson sostuvo que "es duro contemplar el mal que Trump está haciendo. Creo que en él se personifican los aspectos más terribles de la cultura americana". La compositora y arregladora Maria Schneider fue más cautelosa, lamentando "la ausencia de un diálogo honesto donde la gente que tiene opiniones diversas pueda entenderse para arribar a consensos básicos". Y lo asoció con la cultura del jazz, "donde mucho se trata de escuchar y colaborar".

La guitarrista Mary Halvorson y la pianista Kris Davis son más contundentes. "Trump ha trabajado para la división del pueblo mediante la desinformación. Pero creo que ese juego ya ha llegado a su fin", enfatiza Halvorson. Y Davis confiesa que reza todos los días para que Biden y Kamala Harris ganen la elección. "La sola idea de vivir cuatro años más bajo esta administración, que es insensible con el ambiente y con la vida humana simplemente me aterroriza".

Más notas de

Eduardo De Simone

Imperdible tributo al pianista Frank Kimbrough

Imperdible tributo al pianista Frank Kimbrough

Celebración con tres grandes vinilos

Habrá una reedición especial de Le note bleue.  El disco original, publicado en 1987, fue galardonado como el mejor álbum de jazz en Francia

Se edita un show de la etapa final de Miles

Se edita un show de la etapa final de Miles

Nuevos discos argentinos agitan la escena

Pat Metheny, regreso en diciembre

Ben Goldberg, el hechizo del clarinete

Ben Goldberg, el hechizo del clarinete

Un sello con lo mejor del jazz de Nueva York

Un sello con lo mejor del jazz de Nueva York

Vuelve el sello Egea con discos para celebrar

Editó el registro en vivo del pianista Enrico Pieranunzi, entre otros

Un festival para atrapar los sentidos

Un festival para atrapar los sentidos

Sellos independientes con músicos argentinos

Sellos independientes con músicos argentinos

Lanzan inéditos de Keith Jarrett y Miles Davis

Miles Davis Live At 1991 Jazz a Vienne