"Salvar un corazón es una reedición de una novela que autopubliqué hace unos años.  Realmente para mi fue una bendición tener que trabajar sobre algo ya escrito, porque me resultó muy difícil crear durante la cuarentena.  Me sentí muy dispersa durante gran parte del año, así que tener que concentrarme en una historia conocida fue tranquilizador. El estado de ASPO me ha generado mucha angustia, incertidumbre y alteró considerablemente mis rutinas.  En algún punto, creo que puedo decir que Salvar un corazón, me ha ayudado a sobrellevar este año", dice a BAE Negocios María Laura Gambero

 

_¿Cómo elegiste el título? 

_ El nuevo título fue surgiendo en base a planear opciones, discutirlas y analizarla.  De todo lo sugerido nos pareció que Salvar un corazón tiene todo lo necesario para acompañar la historia de Mirko y a Gimena; por lo que representa, por lo que insinúa y por lo que sugiere.  Salvar un corazón es salvar una vida, salvar un amor, es salvar un alma, es salvar a una persona.   

 

_¿Gimena está inspirada en alguien? 

_Si hablamos de la esencia del personaje, debo decir que no.  Generalmente trabajo mis personajes desde los cimientos y voy moldeando sus personalidades y sus características con mucho detenimiento. El de ella es un personaje que cree hace mucho tiempo y a quien conozco bien. Gimena es un ser de luz, pero como todos tiene sus puntos oscuros. Si me preguntas por el aspecto físico, ahí debo decir que sí me inspiré en alguien. Para mí, desde el primer momento, Gimena tiene el rostro de una actriz argentina; por su aspecto y por lo que ella transmite.  

 

_¿Es posible superar las heridas del pasado? 

_  En el caso de Salvar un corazón, esas heridas son una suerte de anclaje que contienen a los protagonistas y no los deja seguir. Uno mira para otro lado para no recordar ese sufrimiento sin darse cuenta de que su indiferencia aumenta ese dolor, el otro simplemente acepta las heridas sintiéndose merecedor de ellas, pero no por eso duele menos. 

 

_¿El pasado puede ser una trampa? 

_Definitivamente, hay situaciones en las que el pasado no resuelto puede ser una trampa en sí misma. Si bien, tanto Gimena como Mirko aprendieron a seguir adelante a pesar de las heridas que mencionaba en la pregunta anterior, entre ellos existe una vivencia del pasado que los condiciona y que se presenta como una amenaza que bien puede destruir el presente de ambos.  

 

_¿Y la traición qué lugar ocupa? 

_La traición es el peor de los pecados.  En Salvar un corazón la podemos encontrar representada de muchas maneras.  Esta es una novela en la que los personajes transitan por un camino escabroso; lleno de mentiras, de dobles mensajes y de personajes que no siempre se muestran como realmente son.    

 

_¿Qué es lo que más te gusta de este género?

_ Sin lugar a duda, las emociones que transmite.  Las novelas románticas de hoy día ofrecen un abanico de emociones, de vivencias y de situaciones que disfruto mucho.  

 

_¿Las novelas de amor siempre tienen que tener final feliz? 

_ Las novelas de amor deben tener el final que se merecen.  A mi me gustan los finales felices y me resulta sumamente interesante descubrir cómo se llegará a ese final cuando en algunos casos son muchos los contratiempos que los protagonistas deben enfrentar. Ante tu pregunta me viene a la cabeza el libro “Los Puentes de Madison” y aunque al recordar esa historia vuelvo a desear que Francesca baje de la camioneta y corra a los brazos de Robert, no hubieras sido lo mismo si ella lo hubiera hecho.   

 

 

_ ¿Qué te gustaría que el lector encuentre en este libro? 

_ Es una historia de amor, de resiliencia, una historia de suspenso, vertiginosa que constantemente les mostrará claroscuros.  El lector recorrerá situaciones variadas; será testigo de cómo el flagelo de la droga puede llevar a la destrucción a una persona y como la miseria humana puede aprovecharse de algo así. Pero también se encontrarán con personajes luminosos que no dudarán en extender su mano para ayudar a quien lo necesite. El dicho dice que uno es artífice de su propio destino, pero no todos salimos de la misma línea de partida. Eso es lo que más quiero que encuentren.  

 

_ ¿Te parece que de todo este año vamos a salir mejores o peores? 

_ Creo que vamos a salir distintos.  Este fue un año de mucho desafío, de mucho aprendizaje y aceptación.  La verdad es que en este 2020 cuesta mucho encontrar algo inspirador.  Soy una persona positiva y siempre trato de sacar alguna enseñanza de lo vivido para no repetir errores, así que espero que espero que hayamos entendido que entre todos debemos cuidarnos y que el respeto es la base de toda mejoría.   

  

_ ¿Tenes miedo a la hoja en blanco? 

_ No, para nada. Le tengo miedo a la mente en blanco.  Jajaja.  Cuando me siento frente a la computadora intentando comenzar algo nuevo y esto no sucede, apelo a ejercicios de taller.  Busco una palabra que me guste y empiezo a escribir en torno a ella oraciones sueltas… más tarde o más temprano alguna punta aparecerá.  

 

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Reynaldo Sietecase: "El peor enemigo de un periodista es el ego"

Reynaldo Sietecase: "El peor enemigo de un periodista es el ego"

Mónica Ojeda y sus cuentos de misticismo y violencia

Mónica Ojeda, autora de "Las Voladoras"

Carolina Amoroso y un libro con historias de migrantes y resiliencia

Carolina Amoroso y un libro con historias de migrantes y resiliencia

María Laura Gambero: "El pasado no resuelto puede ser una trampa"

María Laura Gambero: "El pasado no resuelto puede ser una trampa"

Claudia Barzana: "La sobreinformación termina por angustiar"

Claudia Barzana: "La sobreinformación termina por angustiar"

Valeria Sampedro y un libro de microrrelatos de amor y desamor

Valeria Sampedro es autora de "Casi nunca es para siempre"

Mafalda, un libro de Isabella Cosse en clave social y política

Mafalda, un libro de Isabella Cosse en clave social y política

Analía y María Sivak: cuento infantil para hablar de la pandemia

Analía y María Sivak: cuento infantil para hablar de la pandemia

Abrasha Rotenberg: "Si los jóvenes peronistas hubiesen vivido en los 40 serían antiperonistas"

Abrasha Rotenberg: "Si los jóvenes peronistas hubiesen vivido en los 40 serían antiperonistas"

Valentina Caff: "Las mujeres siempre estamos sometidas a una mirada rigurosa"

Valentina Caff: "Las mujeres siempre estamos sometidas a una mirada rigurosa"