"Si bien el género negro tiene un currículum vitae con marcado acento de protagonistas masculinos, hace ya varios años que las protagonistas mujeres están al frente de la trama. Liderando investigaciones, metiéndose fuerte en el género negro y policial. No solo a nivel local y no solo de plumas de escritoras mujeres. Sergio Olguín por ejemplo tiene su ya instalado personaje Verónica Rosenthal", dice a BAE Negocios Melina Torres sobre la protagonista se su nueva novela.

—¿La centraste en Rosario porque es lugar donde vivís o por todo lo que pasa en la ciudad en relación al delito?

Los centro en la región del Litoral porque es el lugar que habito, que conozco que padezco y que disfruto. Los personajes principales Silvana Aguirre y Ulises Herrera ya venían de otros cuentos de un libro anterior Ninfas de otro mundo, publicado en el año 2016 con la editorial local Ivan Rosado donde también se movían en el norte de la provincia de Santa Fe. Pero como este era un proyecto de largo aliento, necesitaba ponerlos en acción en esta metrópoli desigual, imperfecta y a la vez encantadora que es Rosario. Además, esta llanura me conmueve, me hace querer escribirla, meterme con sus decires, sus fantasmas sus contradicciones, pero también su belleza que desborda en un río o en su vegetación, en su memoria y en su melancolía.

—¿Cómo definís a Silvana Aguirre?

—Como alguien que no tiene paz, como le dice su compañero en una de sus tantas charlas. Es frontal, mal hablada y mal humorada. Pero es insobornable y leal a sus convicciones excepto que le prometan un asado a la estaca (broma).

—¿Está inspirada en alguien real?

—En absolutamente nadie y esto siempre me gusta dejarlo en claro. Cualquier parecido con la realidad es producto de las maquinarias mentales de las y los lectores. De todas maneras si alguien la conoce en la realidad mi consejo es que no se le acerquen cuando tenga hambre.

—¿Cómo te llevás con ella?

Con Aguirre como autora me llevo bien, me divierte escribirla. Mirá en realidad me divierte escucharla, porque de alguna manera siento que ella está ahí con toda esa paranoia que carga encima, con ese apetito y esa impronta de ir al frente y que yo como autora solamente tengo que escucharla y ponerle un suceder, un transcurrir y ahí la trama arranca. Pero para eso tengo que estar muy disponible porque de alguna manera creo que se escribe con todo el cuerpo y desde todo el cuerpo. 

—¿Será saga?

—Claro que sí, yo lo digo a modo de eslogan: larga vida a la novela negra, larga vida a la novela negra litoraleña y larga vida a Silvana Aguirre.

—Con todo lo que pasa en Rosario, ¿es difícil escribir una ficción que supere a la realidad?

-Es distinto, me parece. Porque la ficción se mueve en otro universo que es su verosímil. En la ficción hay otros pliegues a los que me interesa darle tiempo y lugar. En lo que respecta a la violencia creo y lamento decirlo que la realidad es insuperable.

—¿Por qué el titulo?

—El título lo sugirió y lo militó en miles de charlas por whatApp mi editora Fernanda Mainelli y ahora creo que no podría tener otro mejor.

—¿Qué te gustaría que el lector encuentre en tu novela?

—Prefiero escuchar las devoluciones que me llegan a las redes, al celular, de parte de colegas que hacen las entrevistas. Escuchar ese entusiasmo que genera avanzar 380 páginas, y las múltiples lecturas que hacen cada lectora y cada lectora.  

la novela  tiene 380 páginas 

—¿Cuál es la diferencia entre la periodista y la escritora?

—La principal diferencia es que no me pongo ningún tipo de límite a la hora de pensar o de jugar, mejor dicho. Porque es una actividad lúdica, algo que creo traemos de pequeños, el fabular, el inventar otros mundos, la posibilidad de contar y creer (cosa que no es poco) en otros universos.

—¿Cuándo supiste que querías ser escritora?

—Se fue dando y eso es lo que me gusta. En el 2012 me inscribí en un taller literario en Buenos Aires, con Maxi Tomas. Era un taller de cuento. Nunca antes había escrito un cuento, quizás sí había coqueteado con una manera literaria de escribir una crónica. Fui al taller durante dos años. Iba y venía en el día; cuatro horas de colectivo, llegada a Retiro, dos horas y pico de taller y otras cuatro horas de vuelta a Rosario. Mis lumbares aún lo recuerdan. En un final de año, Tomas que jamás daba consigna, dio una: escribir un cuento policial. Y una tarde, así como si estuviéramos destinadas a encontrarnos en este plano salió de un tirón Silvana Aguirre. 

—¿Por qué te parece que tantos lectores eligen el policial? 

—Tal vez sea porque desde sus orígenes sea una narrativa destinada al entretenimiento. Lo cual no quiere decir que sea su último desafío ni que descanse únicamente en esta premisa, pero sí que es una característica importante. En lo personal a mí me gusta la palabra entretenimiento, es decir no le disparo a esa idea. Pero bueno no tengo demasiado clara la respuesta.  

—La novela negra ayuda a comprender los conflictos sociales?

—No sé exactamente si comprender, pero si quizás al decir de Mempo Giardinelli la novela negra tiene buenas posibilidades de reseñar los conflictos políticos y sociales de nuestra época. 

Más notas de

Maria Helena Ripetta

Retratos mágicos y poéticos

Retratos mágicos y poéticos

Juan Manuel Palacio: "Se nos ocurrió contar una historia de la argentina a través de juicios"

Juan Manuel Palacio: "Se nos ocurrió contar una historia de la argentina a través de juicios"

"Primera Luz": la maravilla de lo simple

"Primera Luz": la maravilla de lo simple

Melina Torres: "En violencia, la realidad es insuperable"

Melina Torres: "En violencia, la realidad es insuperable"

Pablo Ottonello: "Las plataformas de citas son una mina de literatura"

Pablo Ottonello: "Las plataformas de citas son una mina de literatura"

Horacio Convertini: "La verdad puede ser mucho más poderosa que los dólares"

El autor es periodista y escritor y aborda y dice que el secreto es apartarse del rigo de la coyuntura

Edgardo Scott y un libro sobre un hombre en la mitad de la vida, los recurdos y las emociones que desconciertan

Scott prepara un libro sobre los cambios en las relaciones por la pandemia

La historia de un padre y una hija, más allá que él sea el creador de Apple

La historia de un padre y una hija, más allá que él sea el creador de Apple

Verónica Stigger: “Escribir es llevar elextrañamiento al límite”

Stigger: "Una de las funciones de la literatura y el arte es describir el mundo contra sus interpretaciones habituales, con el poder de la imaginación"

Pablo Bernasconi: "El libro nos protege de la desazón, es el barbijo del intelecto"

Pablo Bernasconi: "El libro es el barbijo del intelecto"