La italiana Artemisia Gentileschi, la primera artista feminista de la historia, recibirá su tan esperado reconocimiento con una gran exposición que se inaugura el 4 de abril en la National Gallery de Londres y que incluye su más emblemática obra, "Judith decapitando a Holofernes", que propone un acto de empoderamiento al imaginar una venganza contra quien fue su violador en la vida real.

"Artemisia tenía enormes dones como narradora de historias y aportó a sus cuadros una perspectiva feminista sin precedentes a los temas tradicionales, algo que la historia tardó mucho en reconocer. Tomó mucho tiempo para que se escribiera sobre ella en los libros. Sus pinturas llamaron por primera vez la atención de un público más amplio recién en la década de 1970", explicó en una entrevista con Télam la curadora de la muestra, Letizia Treves, desde Gran Bretaña.

Bajo el título "Artemisia", la exhibición presentará un recorrido por la carrera de la artista, a través de una treintena de sus obras -procedentes tanto de instituciones públicas como privadas de todo el mundo, incluida la reciente adquisición por parte de la National Gallery del "Autorretrato de Artemisia Gentileschi como Santa Catalina de Alejandría".

En una época en la que las mujeres artistas no eran fácilmente aceptadas, Artemisia (1593-1654) tuvo una carrera de pintora de más de 40 años.