La escritora Rosario Oyhanarte acaba de publicar su nueva novela "El Libro Mas Lindo del Mundo" y desde Estados Unidos donde vive dialogó con BAE Negocios. "Supe de chica que quería escribir, aunque también me tentaba ser actriz. Después crecí y me 'agarró la sociedad', como dice la madre de una amiga; es decir, entré en la adolescencia, vinieron las dudas, inseguridades, me alejé un poco de mi centro, me mareé. Si bien estudié Letras, volví a la escritura a través del periodismo, y una vez que me sentí cómoda me volví a animar a jugar con la ficción. Finalmente, fue a través de mi blog que supe que quería ser escritora, cuando encontré lectores interpelados por mis textos y que me pedían más. Fueron un gran envión para mí", dice la autora argentina.

-¿La lectura de un libro nos puede cambiar la vida?
-Un montón de pequeños actos, a priori insignificantes, pueden cambiarnos la vida, así que la lectura, sin dudas, está entre ellos. Quizás lo primero que deberíamos hacer es definir qué significa que algo nos "cambie" la vida; pero si entendemos que un libro puede acompañarnos en la soledad, cambiar la forma en que entendemos el mundo o, como le pasa a Elisa, recordarnos a un viejo amor, con todo lo que eso implica, entonces que nos "cambie la vida" no es descabellado.

-¿Leer nos puede salvar de la tristeza?
-Sí, y esto no lo digo yo, sino que está estudiado. Muchos especialistas recomiendan la lectura porque genera el mismo placer que meditar y brinda los mismos beneficios de relajación y la calma. Se cree que quienes tienen el hábito de leer duermen mejor, presentan menos niveles de estrés y una mayor autoestima. Se habla de "biblioterapia" desde principios del siglo 20.

-¿Qué son las librerías para vos?
-Espacios donde se detiene el tiempo. Reductos que alojan a autores y títulos por descubrir, que están ahí, esperándonos, para que salgamos a su encuentro. Me fascina el solo pensar todas las historias que conviven bajo un mismo techo, a la espera de ser descubiertas. La librería de Tebas decía que este era "un lugar de sanación para el alma", y si así lo dispone el lector, lo mismo aplica a todas las librerías del mundo.

-¿Cómo surgió la de este libro? ¿tiene algo de real?
-Cuando viajé a Nueva York en 2019 recorrí muchísimas librerías en busca de alguna que modelara la de mi novela. Me inspiré directamente en Three Lives, que me enamoró a primera vista. Queda en West Village, es una verdadera joya, recomiendo que la visiten (a partir del año que viene, porque ahora están remodelándola).

-Logras que el lector que no conoce NY a se acerque a ella. ¿Por qué la elección de esta ciudad?
-Me gusta escribir historias que transcurren en ciudades que conozco bien y me inspiran. En mi primera novela, Mi marido y su mujer, la trama sucede en Londres. Ahora le tocó a NY, que es una ciudad que tuve la suerte de visitar muchas veces. La conozco desde todos sus ángulos. Viajé a Ny de chica, en familia; con amigos; enamorada y con el corazón roto. Sé lo que es tener resaca en NY, hacer la cola para -ver si lograba- entrar en un boliche, almorzar en restaurantes "costosos" o improvisar un picnic en el Central Park porque al grupo no le alcanzaba para otra cosa.

-¿Cómo definís a Elisa la protagonista?
-Es curiosa, atenta, inquieta, observadora. Superamiga de sus amigos, amante de los libros y la cultura. Sensible, noble, un poco torpe. Elisa es una mujer a la que le gusta incomodarse y la respeto por eso.

-¿Qué te gustaría que el lector encuentre en el libro?
-Me gustaría que viaje con la historia, que siente que recorre Nueva York y que se enamore a la par de Elisa; no solo de los libros sino de los personajes que la enamoran a ella (¡no quiero spoliear!), Además, ojalá les despierte la curiosidad por alguno de los autores que nombro en estas páginas.

-¿Te imaginaste que la novela iba a tener tanto existo?
-Confiaba en que mis lectores de siempre iban a disfrutar la historia pero no me imaginé que el éxito de ventas fuera a ser tal. Para serte sincera, tampoco lo pensé demasiado. Pienso mucho en mis libros mientras los escribo, y después los suelto.

-¿Te parece que leer ayuda en tiempos de pandemia?
-Sin dudas. Debe de haber estudios que ya lo estén registrando. La lectura es un gran compañero en momentos de soledad. También nos permite viajar sin movernos del sillón o emocionarnos sin hacer otra cosa que conmovernos con la historia del papel. Leer nos hace más empáticos y creativos. Leer es una experiencia transformadora y en momentos desafiantes puede ser un gran salvavidas.

-¿Es complicado escribir sobre el amor y que sea creíble?
-Yo diría que no; en todo caso, es complicado escribir sobre el amor y que sea interesante. Ya hay mucho escrito al respecto, hay que hacer un esfuerzo en sumar una voz o una historia original. En especial, es difícil hablar de amor sin caer en sentimentalismo cursi o en perogrulladas.

noticias relacionadas