Una vez omnipresentes en la ciudad de Nueva York, los teléfonos públicos se encontraban en las esquinas de casi todas las cuadras. Pero en estos días, en su mayoría han desaparecido. Para marcar el final de una era, uno de los últimos teléfonos públicos de la ciudad ahora se exhibe en un museo.

El aparato en cuestión estuvo ubicado en Times Square hasta el mes pasado, cuando una grúa lo levantó de la acera y lo subió a un camión; cerca, los funcionarios de la ciudad celebraron una ceremonia para conmemorar la ocasión, según Ann Chen y Aaron Reiss del New York Times . Si bien la ciudad tenía registrados alrededor de 30,000 teléfonos públicos a principios de la década de 2000, ha pasado los últimos siete años eliminándolos, repasa una nota de la revista del Smithsonian. 

El teléfono público de Times Square "estaba en el corazón de Midtown y representa la cúspide del uso de teléfonos públicos", dice Lilly Tuttle , curadora del Museo de la Ciudad de Nueva York , a Sarah Cascone de Artnet .

El museo instaló el teléfono público en una exposición llamada " Ciudad analógica " junto con elementos como máquinas de escribir, archivadores, reglas de cálculo y una máquina Linotype. La exposición explora cómo estas tecnologías predigitales fueron innovadoras para su época y cómo ayudaron a la ciudad a prosperar.

El tubo de todos

La historia del teléfono público público se remonta a 1889, cuando se instaló en Hartford, Connecticut, el primer teléfono público del mundo , inventado por William Gray y desarrollado por George A. Long. En 1902 , había 81 000 teléfonos públicos en funcionamiento sólo en Estados Unidos. En 1995, los teléfonos públicos alcanzaron su punto máximo con 2,6 millones.

En la Argentina las cabinas públicas de teléfono surgen en la década del 50, más o menos. En el censo anterior realizado en el país en 2010, el Indec informó que en Argentina había un total de 164.832 aparatos en la vía pública. A partir de entonces, su cantidad disminuyó, lentamente en un principio y drásticamente en los últimos años. Sólo entre agosto y septiembre de 2012 desaparecieron 45.600 teléfonos públicos. Hoy se venden por Mercado Libre aparatos antiguos a precios que rondan los $25000.

 El auge de los teléfonos móviles es quizás la razón principal de la desaparición de los teléfonos públicos, pero no es la única razón. Hay motivos internos para el declive en ese país.  En 1967, la Corte Suprema de los EE.UU. dictaminó que no se podían intervenir los teléfonos públicos sin una orden de registro. Las ciudades de todo el país presionaron para sacarlos.

Según relata la nota de Smithsoninamag, ahora, la ciudad de Nueva York está reemplazando sus teléfonos públicos con quioscos LinkNYC , donde las personas pueden realizar llamadas telefónicas gratuitas, conectarse a Wi-Fi, cargar sus dispositivos y ver mapas e indicaciones. Alrededor de 1.800 quioscos están activos en toda la ciudad.

Pero si bien el teléfono público de Times Square fue anunciado como el último en la ciudad de Nueva York, esta descripción no es del todo precisa, informa Rachel Treisman de NPR . Todavía existen varios teléfonos públicos privados en toda la ciudad, y cuatro cabinas telefónicas siguen en pie en el Upper West Side, gracias en parte al lobby o del "autodenominado aficionado a los teléfonos públicos" Alan Flacks . Otro devoto de los teléfonos públicos en EE.UU. es Mark Thomas, quien los documenta en su sitio web The Payphone Project .  "Odio usar la palabra nostalgia", le dice al Times . "Pero creo que la gente extraña un período de tiempo en el que una llamada significaba algo".