Como un faro en el oleaje apabullante de contenidos culturales liberados y recomendaciones infinitas y generalizadas, en el Centro Cultural Recoleta están ofreciendo recomendaciones a medida de los gustos de quien las solicite. Una iniciativa novedosa, que genera a la vez un espacio de comunicación y contención en tiempos de aislamiento.   

"El servicio de recomendaciones personalizadas sobre libros, cine y música es una forma de acercar a cada persona en función de sus gustos personales, contenidos culturales y artísticos que si bien están disponibles en plataformas virtuales y libres de derechos de circulación, no son siempre fáciles de encontrar en un mar de información", destacan, la actividad. 

En la práctica, la propuesta de El Recoleta funciona como una suerte de "consultorio virtual". Los interesados deben solicitar un turno en la web (www.centroculturalrecoelta.org ) y brindar en ese momento referencias de sus gustos personales, completando un formulario. Se concerta luego un encuentro por videollamada con los especialistas de cada disciplina. 

"A varios nos estaba pasando que, frente a la catarata de links que se están liberando, de plataformas y videotecas que suman contenido, ya no se sabe qué ver. Mucha gente me pedía recomendaciones. En otras disciplinas pasa lo mismo", cuenta Maui Alena, quien forma parte del equipo de contenidos de El Recoleta, trabaja como coordinador audiovisual en la Bienal de Arte Joven de Buenos Aires y está atendiendo "consultas" sobre cine. Para orientar a la persona, se le pide que mencione tres películas que le gusten, en qué plataforma suele ver y qué tipo de cine le interesaría empezar a conocer. La charla dura unos 10 o 15 minutos. Participa gente de distintas edades, con acento en el público joven al que más interpela ese centro cultural. También tuvieron inscripciones de otros países de la región. 

"A veces hay gente que se anota para hablar porque está sola. Tratamos de salir de lo genérico. Para nosotros es importante poder mirar a la persona, escucharla y en base a eso dar respuesta", agrega Alena y como consejo general para enfrentar el aluvión de material disponible sugiere: "Pensar a uno qué tipo de pelis le gusta, no ver lo que automaticamente te ponen en pantalla como principal. Tomarte tiempo y bucear". 

Por su parte, Gabriel Plaza, curador, periodista, gestor y miembro también del Departamento de contenidos de El Recoleta, especializado en Música, destaca: "La charla de las consultas pasa a un intercambio más de búsqueda. Muchos dicen que escuchan canciones sueltas pero no tienen idea de como empezar a conocer la discografía de un artista como Bowie o Dua Lipa". Como dato, en la escena independiente argentina una de las bandas más mencionadas fue Conociendo Rusia. Agrega que le sorprendió la diversidad de música que se escucha. "Hay prejuicio sobre lo que consumen los jóvenes. Tienen una paleta ecléctica muy grande de artistas", agrega. 

Sobre el sentido de esta idea comenta: "A diferencia de la tendencia de recomendaciones en vivo pensamos que era mejor encontrarse uno a uno que eso forma parte importante de la contención de este momento que nos sentimos aislados". 

Esta iniciativa forma parte del programa #Encontrarelritmo, una rutina construida de manera colaborativa, para ayudarnos entre todxs a buscar el propio ritmo y encontrar el equilibrio en este momento. Proponen desde recetas gastronómicas hasta rutinas de yoga o contenidos artísticos.