Sus integrantes son leyendas del jazz. Casi todos tienen más de 70 años y carreras envidiables sobre sus espaldas. Llamativamente, ninguno figura entre los más votados en la reciente encuesta anual entre periodistas y críticos de la revista Downbeat. Pero integran uno de los pocos grupos de jazz que no llevan antepuesto el nombre de un líder y que se mantiene activo desde hace 14 años con el espíritu del hard bop y el encanto de la improvisación.

Se trata de The Cookers, un grupo de referencia insoslayable para el jazz actual, que vuelve al ruedo con un nuevo y esperado disco. Saldrá el 24 de septiembre en vinilo, CD y en formato digital y ya genera expectativa entre los adoradores de su música. Con el título Look Out!, el álbum fue grabado en los míticos estudios Van Gelder y será editado por Gearbox Records.

Los miembros de este supergrupo también son líderes de otras bandas y formaciones y han acompañado a los más grandes artistas de las últimas décadas, desde Lee Morgan hasta Art Blakey. El saxo tenor está a cargo de Billy Harper, dueño de un poderoso sonido de raíz espiritual y uno de los saxofonistas históricos más respetados por las nuevas generaciones. El saxo alto lo empuña Donald Harrison, uno de los bautizados Young Lions en la década del 80, donde brilló con Roy Hargrove, los Marsalis, Mulgrew Miller y Javon Jackson, entre muchos otros. En trompetas se alistan Eddie Henderson y David Weiss –el más joven del grupo- y en piano George Cables, un artista exquisito que ha dejado huella en incontables discos en trío o solo piano. El contrabajo encuentra a un célebre músico que marcó a muchos instrumentistas, Cecil McBee, al igual que el baterista, Billy Hart, que a los 80 años es un faro en los escenarios de Nueva York.

The Cookers estuvo en la Argentina como número central de un festival de jazz porteño previo a la pandemia. En aquella ocasión llegó con el desaparecido Stanley Cowell en piano en reemplazo de Cables. Billy Harper también visitó el país en una ocasión previa, como parte de la banda del pianista Randy Weston, con quien grabó varios discos, en grupo y en dúo.

Harper fue noticia reciente porque se acaba de editar un registro en vivo de 1975 en Antibes, Francia, donde el saxofonista se presentó con su banda pocos días después de grabar en París Black Saint, el primer disco que produciría el sello de ese mismo nombre.

El nuevo disco de The Cookers llega luego de una serie de presentaciones en el club Keystone Korner de Baltimore, que demostraron que estos músicos están más allá de los límites, aunque los críticos del género no los registren entre las celebridades del año.

Más notas de

Eduardo De Simone

Discos argentinos que siguen girando

Discos argentinos que siguen girando

Aires de jazz en un festival de Piazzolla

Habrá seis conciertos que recorrerán buena parte del repertorio piazzolleano:

Panorama necesario del nuevo jazz local

Panorama necesario del nuevo jazz local

Más discos argentinos copan la escena

El devenir del río, un colectivo de mujeres que tiene como base la improvisación

Vuelve a grabar el supergrupo The Cookers

El supergrupo estuvo en Buenos Aires en el Festival de Jazz

Imperdible tributo al pianista Frank Kimbrough

Imperdible tributo al pianista Frank Kimbrough

Celebración con tres grandes vinilos

Habrá una reedición especial de Le note bleue.  El disco original, publicado en 1987, fue galardonado como el mejor álbum de jazz en Francia

Se edita un show de la etapa final de Miles

Se edita un show de la etapa final de Miles

Nuevos discos argentinos agitan la escena

Pat Metheny, regreso en diciembre

Ben Goldberg, el hechizo del clarinete

Ben Goldberg, el hechizo del clarinete