La principal aspiración  de la mayoría de los  jugadores expertos en las artes del póker siempre ha sido ganar en los torneos mundiales que tienen lugar en Las Vegas. Hoy día si te gusta jugar al póker modalidad dh Texas Holdem y disfrutar de emocionantes partidas en línea contra otros jugadores puedes hacerlo desde el celular.

Si bien es cierto que hay  personas que han logrado ganar sumas increíbles de dinero en los torneos, se sabe que requiere de mucho entrenamiento,  conocimientos y práctica. El Texas Holdˈem es una de las modalidades más populares del póker, jugarlo a un nivel avanzado implica que los jugadores profesionales deban utilizar toda su astucia e inteligencia para implementar la mejor estrategia en cada partida.

Con el paso del tiempo se han generado nuevas estrategias de juego para progresar en las manos, esto se debe a que actualmente las partidas integran un mayor número de jugadores dando paso a nuevas opciones de juego.

En las siguientes líneas te mencionamos 5 estrategias de Texas Holdˈem que puedes aplicar si eres principiante o jugador avanzado. Síguelas al pie de la letra y gánate un lugar en el próximo evento de la Serie Mundial de póker.

Estas estrategias se basan en conocimientos transmitidos por los mejores jugadores de póker a lo largo de los últimos años.

1. Juega con habilidad y aprovecha las oportunidades

El póker no solo estriba del azar, sino también de estrategias y habilidades de juego. Nunca desperdicies ninguna oportunidad en caso de que tu oponente sea débil, y puedas jugar una mano fuerte lo suficientemente hábil como para generar mayor oportunidad de éxito.

En este punto entra el factor habilidad, si juegas la mano bien puedes obtener una oportunidad para aprovechar la ronda y ganar. Por regla general los jugadores deben aprovechar una mano de póker fuerte y jugarla  en forma agresiva, esta acción te puede llevar a  alcanzar buenos resultados y avanzar en el juego.  Por el contrario una mano débil no garantiza avances en el póker.

Enfócate en un grupo de manos que puedas aprovechar al máximo, de esta forma obtener una respuesta del rival que te pueda beneficiar, bien sea animarlo a aumentar la apuesta u obligarlo a perder en caso de que sospeche que la mano te favorece.

Jugar manos cerradas puede contribuir a confeccionar un estilo de juego propio, perdurable y también puede ser útil para obligar al oponente a una acción que pueda servir a tu favor.

2. Juega tus manos fuertes en el momento oportuno

La precaución puede ser un arma efectiva en el póker, por ello se recomienda identificar qué manos jugar antes y después del flop, es decir detectar el momento oportuno para jugar tus manos fuertes.

Es preferible desarrollar una línea de juego que permita desarrollar la habilidad y sacarle el máximo provecho a cada mano. Antes de emprender jugadas agresivas en una mano fuerte debes tener en cuenta que dicha situación puede llevarte a ganar un bote pequeño.

Recuerda que las jugadas agresivas tienen su momento, no siempre este tipo de jugada resulta la mejor estrategia en el póker Texas Holdˈem.

3. Cambia tu estilo de juego para mantener la ventaja

No mantengas un mismo estilo de juego en todas las partidas, independientemente de que seas un jugador de manos rápidas o lentas, juegues manos fuertes o sugieras que te encuentres en ventaja en la mesa.

Ante cualquier circunstancia debes lucir tu mejor ˈcara de pókerˈ para que sea imposible que el rival detecte la estrategia o deduzca tu siguiente paso. La idea es presentar un rostro hermético, inescrutable, tanto para una mano ganadora como para una mano con pocas posibilidades.

Implementar la estrategia correcta en Texas Holdˈem requiere experiencia, mantener un ritmo de juego en el que no se cometan errores, y por supuesto configurar la partida para tener el control en la jugada.

Pero, se recomienda cambiar el estilo de juego para confundir al oponente y evitar que adivine tus intenciones en los torneos presenciales o virtuales, especialmente si te enfrentas con frecuencia a los mismos rivales.

4. Motiva a los oponentes a aumentar el pozo

Todo jugador con una mano fuerte se siente motivado a jugar, sin embargo en ocasiones es más conveniente aguantar una mano fuerte para que el resto de los oponentes decida apostar más en el bote. Lo más aconsejable es que te tomes el tiempo necesario para  jugar con más lógica y analizar las mejores opciones.

En el Texas Holdˈem los jugadores actúan siguiendo algunos patrones, cuando un jugador pasa una mano los demás lo consideran un movimiento defensivo o pasivo, semejante acción puede promover que otros jugadores decidan apostar.  Si te corresponde jugar una mano fuerte trata de minimizar la agresión para que el resto de los jugadores decida invertir más en el pozo.

Esta es una buena estrategia para aumentar el pozo y tener un buen monto acumulado, además es difícil que te superen en una mano fuerte por lo que puedes buscar aumentar tus ganancias en efectivo.

5. Comprender las apuestas de continuidad en el póker

Esta es una estrategia muy usada en el Texas Holdˈem, se trata de subir el monto de la apuesta antes del flop como una manera de anunciar a la mesa de que tienes una buena mano y te sientes confiado, los demás supondrán que estás atento a sus próximos movimientos.

Las apuestas de continuidad pueden tener un doble efecto, por un lado sirve para recoger el dinero acumulado en el bote ya que la mayoría de los jugadores reacciona a un pozo jugoso, por ello esperan a que la cifra aumente en el preflop.

Un jugador que inicia con una apuesta de continuidad está enviando un mensaje directo a sus rivales de mesa, pone de manifiesto su disposición a subir la apuesta inicial. En  consecuencia, se esperan dos resultados: obligar a que una buena parte de los jugadores se retiren y jugar con uno o dos jugadores que confían en sus manos.

El desenlace del juego estará sujeto a lo que tenga cada uno, pero a pesar de que las apuestas de continuidad pueden tener sus pros y contras todo dependerá de cómo las aprovechas ya que se trata de combinar el azar con tus conocimientos y habilidades para ganar la partida o el torneo.

La suerte no te limita a apostar en una mano que se vislumbra desfavorable por lo que el Texas Holdˈem sigue siendo un juego en el que predominan las habilidades y la astucia de los jugadores.