Harry Kane, delantero de Tottenham Hotspur, le arrebató ayer el rótulo de máximo goleador de 2017 a Lionel Messi, ganándose la admiración del entrenador argentino Mauricio Pochettino.

"Quizás, Harry Kane es mejor que Cristiano", expresó el ex defensor nacido en Murphy, Santa Fe, sobre el goleador inglés, luego del triunfo ante el Apoel Nicosia de Chipre por la Liga de Campeones, donde Kane anotó tres goles, cuando llegó a 34 tantos en 30 encuentros.

A partir de allí, el Depredador de Londres construyó un 2017 de ensueño. Con 56 goles anotados en tan solo 52 partidos, 1,07 de promedio, logró sentarse en la mesa de los grandes artilleros del fútbol mundial.

No hace declaraciones estridentes. Tampoco marca tendencia con cortes de pelo o de su barba. Pero Kane logró quebrar una hegemonía que hace años sostenían las dos máximos estrellas del fútbol mundial: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Según la estadística, Lío y CR7 se repartieron entre 2010 y 2016 el galardón de terminar como máximo goleadores en un año calendario.

Messi se consagró tres veces como máximo goleador del año, en tanto que Cristiano Ronaldo lo hizo en cuatro ocasiones, pero el rosarino tiene la mejor marca histórica de 91 goles en un año, la cual consiguió en el 2012, rompiendo en aquel momento el récord que ostentaba el alemán Gerd Müller.

Ayer por la mañana, en el partido que abrió el famoso Boxing Day (la jornada del fútbol inglés que va entre Navidad y fin de año, Kane llegaba con 53 conquistas, en la misma línea del portugués Cristiano Ronaldo (Real Madrid), el polaco Robert Lewankowski (Bayern Munich) y el uruguayo Edinson Cavani (PSG), a tan solo una de Messi.

El rubio Kane, de 1,88m. del altura y titular en la delantera del Seleccionado inglés que participará del Mundial de Rusia 2018, marcó los dos primeros goles y el último en la goleada por 5-2 sobre Southampton, por la vigésima fecha de la Liga local, con lo cual superó por dos el registro del crack argentino.

Además, los tres goles marcados le permitieron superar por tres el récord de Alan Shearer, quien era el máximo goleador en la Premier League en un año calendario, marca que ostentaba desde 1995 cuando había convertido 36 goles.