Lucas Pratto llegó a River y de inemdiato partió hacia Miami para sumarse al plantel millonario. Pero no ocurrió lo mismo con el arquero Franco Armani, dado que en su club de origen aducen que no han recibido "garantías que sean satisfactorias para la institución".

Las horas pasan y los dirigentes de River y el propio Armani se impacientan, con un aviso llano y directo del arquero, multicampeón en Atlético Nacional de Medellín, diciendo que no volverá a Colombia si la venta llegara a caerse.

Atlético Nacional emitió un comunicado en el que da su versión de la situación. Allí remarca que cedió la postura de cobrar en efectivo y de forma inmediata el dinero por la cláusula de rescisión (cuatro millones de dólares) y que acordó "un primer pago de contado y dos más, diferidos a seis y doce meses. Estos dos últimos ligados a una garantía bancaria", dejando aclarada su posición.

Atlético Nacional, comandado técnicamente por Jorge Almirón, ahora tiene entre ceja y ceja conseguir los arribos de Fernando Monetti y Diego Braghieri, ambos ex dirigidos de Almirón en Lanús, además de mostrarse interesado en un volante central también del fútbol argentino.