Un grupo de manifestantes ingresó ayer al edificio de la embajada argentina en Santiago de Chile, donde provocó destrozos, en medio de una protesta por la muerte de Santiago Maldonado. Organizaciones sociales encabezaron una manifestación en la Plaza Italia de Santiago para “exigir la verdad” en relación al fallecimiento del joven artesano, que fue encontrado muerto el martes pasado en el río Chubut.

El embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón, afirmó que alrededor de 50 personas se presentaron frente a la Embajada y arrojaron proyectiles y objetos incendiarios contra el edificio. “Hubo un intento de incendio, quince personas, algunas encapuchadas, destruyeron con barras el portón de entrada, ingresaron con barras y con ondas”, señaló Bordón.

Sostuvo que “hay dos detenidos” por el episodio y aseguró que “una de las pintadas hablaba de la lucha de los mapuches y de Maldonado”.

“Esta minoría no expresa al pueblo chileno, no expresa al pueblo argentino y creo que tampoco a las culturas de nuestros países. No vamos a dejarnos ganar por la violencia”, remarcó.

Tras el episodio, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, afirmó: “Quiero expresar la solidaridad y la pena que siente el gobierno de Chile por este ataque de vándalos en contra de la embajada de Argentina en Chile”.

“Las embajadas son inviolables y ni siquiera en dictadura yo recuerdo una situación como ésta, donde un grupo de individuos haya vandalizado, arrojado pintura, dañado vehículos”, describió el diplomático chileno.

También la Cancillería argentina transmitió al gobierno chileno su “grave preocupación” por los hechos a través de un comunicado.

  • Lleral negó presunto testimonio clave para encontrar el cuerpo

El juez federal de Rawson, Gustavo Lleral, aseguró que en la causa por la desaparición forzada de Santiago Maldonado “no existe” un “testigo E” y negó que haya recibido “datos certeros” sobre dónde estaba el cuerpo del artesano en el río Chubut.

“El testigo E no existe en el expediente. Nunca declaró ante sede judicial, nunca tuvo contacto conmigo ni con nadie de estée juzgado. Desconozco quién es el testigo E. Pudo haber declarado extrajudicialmente, como tantas personas que hablan tantas cosas de las cuales no sabemos si son verdad o mentira”, señaló el magistrado.

Rechazó así las versiones periodísticas que indicaron que el testimonio de un mapuche había sido clave para hallar el cuerpo, puesto que se trataba de la misma persona que había dicho primero que había visto cómo los gendarmes se llevaban a Maldonado del río Chubut, pero luego se desdijo y habría dado el dato preciso de la ubicación del cuerpo encontrado el pasado 17 de octubre.

Según subrayó Leral, quien reasumió la investigación por la desaparición forzada del joven, delegada hasta hace unas horas en la fiscal Silvina Avila, “nadie aportó un dato certero que pudiera indicar dónde estaba Santiago Maldonado, ni indicó dónde realmente estaba”.

Por el contrario, explicó que decidió ordenar el rastrillaje que dio con el cuerpo del joven en gran parte por “un testimonio que brindó el prefecto principal Leandro Antonio Ruata, rescatista y buzo con amplia experiencia, que aconsejó realizar un nuevo rastrillaje con más buzos y bomberos”.