Fue en la vida de Boca el Ejercicio 113, el que abarcó sus cuentas desde julio del año pasado hasta junio último, y fue la voz de su presidente, Daniel Angelici, quien hizo el anuncio ante la ante la Asamblea de Representantes de Socios hablando de un aumento patrimonial del orden de los 408.000.000 de pesos.

A todas luces, en un comparativo con todos los balances de la última década, los números de los goza el Xeneize simbolizan un récord que puede desmenuzarse en un 75% originado en la compra y venta de jugadores y el 25% netamente operativo.

A nadie escapó que el mercado de pases durante el último ejercicio decantó en un superávit de $300.000.000.

“Nadie va al Obelisco a festejar un balance, pero todos sabemos que cuando el club está ordenado, los éxitos deportivos son mas probables”, celebró Angelici con el respaldo de la evidencia positiva que arrojaron los números, engrosados también por ingresos comerciales que en materia de sponsoreo y licencias se duplicaron en los últimos 24 meses.

Apuestas claves terminaron siendo las renovaciones de Darío Benedetto, Pablo Pérez, Fernando Gago y Cristian Pavón, pilares en la obtención del útlimo campeonato del medio local, en el que el conjunto de los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto cosechó 63 puntos en 30 fechas.

El club experimentó la cotización de sus principales figuras en aumento tras esa consagración, terminó con numerosos jugadores de status internacional (fueron siete los integrantes del plantel convocados por distintos seleccionados para la última doble fecha de la Elimantorias Sudamericanas), y se decidió por el agregado de valores como Paolo Goltz, el colombiano Edwin Cardona, el volante uruguayo Nahitán Nández, y Cristian Espinoza, proveniente del fútbol español.

En esa balanza, lo ingresado por Carlos Tevez desde el fútbol chino (u$s11.000.000), y por Rodrigo Bentancur y Facundo Colidio del fútbol italiano (la Juventus pagó por el uruguayo también u$s11.000.000 y el Inter por el juvenil u$s5.000.000), tallaron en grande. Pero a las arcas de Boca, también, entró u$s1.600.000 por el 50% del pase de Andrés Chávez y otros u$s5.850.000 por el traspaso de Leandro Paredes de la Roma al Zenit ruso.

“Estamos frente al mejor balance en la historia del club. Estos resultados económicos nos permitieron ser uno de los pocos equipos que no tiene deudas con la AFA, ni financieras. Estamos completamente al día con los sueldos de jugadores, cuerpo técnico y trabajadores. Y sobre todo nos permitió alcanzar logros deportivos, como la Estrella número 66 y nos permite soñar con muchos más éxitos para el próximo año”, remarcó Angelici.

El Balance 16/17 arrojó además, entre otros puntos, un crecimiento de un 10% de todos los activos de la institución.

Con motivo del aniversario 112 de la entidad Boca tuvo a principios de este año la inauguración del Predio de Entrenamiento de Juveniles de Ezeiza, el pasado 3 de abril, un complejo que cuenta con 11 canchas de fútbol, un gimnasio, un área médica, un comedor, una sala de video recreativa, oficinas, depósitos y 13 vestuarios.

Ello, al unísono con la continuidad en las acciones de la Fundación Boca Social, que continúa ampliando la cantidad de programas que apuntan profundizar gestiones para seguir consolidando su tarea social.

“Boca por los Chicos”, “La Liga del Potrero”, “Orquesta Xeneize” y “Upa La Boca” son algunos de los 16 programas, en los que participan cerca de 3.000 vecinos del barrio, que mantiene vigente el club, que impulsa a la mayoría de los trabajos de la Fundación a fomentar la integración, la educación y los cuidados saludables en el crecimiento de los niños.