Acusado por su ex socio de deberle u$s41.000.000, con problemas en España por haberse declarado en quiebra a raíz de una doble hipoteca de una propiedad, y enfrentado a la prensa de su país, a la que acusa de persecución contra su persona, el alemán Boris Becker vive tiempos en los que las noticias que lo envuelven no son otras que amargas.

En una entrevista al diario suizo Neuer Zürcher Zeitung, el ex número 1 del mundo sostuvo que “es una locura pensar que estoy en la ruina”. Hans-Dieter Cleven, su ex socio con quien creó una empresa y una fundación, reveló que Becker le debe más de 41 millones de dólares. “No le debo dinero al señor Cleven.

El hecho es que en este momento el señor Cleven me debe 90.000 francos por los costos del proceso. El resto son tonterías”, se defendió Becker.

Por otra lado, en junio de este año, fue declarado en quiebra por no pagar una deuda que contrajo al rehipotecar una propiedad que posee en Mallorca, España. “No discuto las demandas en sí mismas. Pero no estamos de acuerdo con la cantidad de interés. El banco ahora exige un 25 por ciento del total. Yo digo que es entre 3 y 5 por ciento.

Lamentablemente, el banco se ha negado a reunirse conmigo y con mis abogados”, señaló, acusando además a la prensa de su país por “acusaciones falsas”. Firme en su postura de negar que atraviesa una crisis fi - nanciera, el ex coach de Novak Djokovic asegura que tiene decenas de propuestas y contratos de publicidad que evaluar.