El peso de ser Boca muchas veces hace que los jugadores pretendidos por el Xeneize lleguen con una importante rebaja en sus pretensiones económicas con tal de ser parte del equipo. Esos son los casos de Julio Buffarini y el lateral Emmanuel Mas, quienes tendrían llegada al club de La Ribera de un momento a otro.

Por un lado, Boca y San Pablo están cerca de acordar el pase de Buffarini en una cifra cercana a los 1,5 millones de dólares por el 80 por ciento de la ficha y un contrato de tres años.

Buffarini, ex jugador de Ferro y ganador de la Copa Libertadores con San Lorenzo, dio el visto bueno para la operación y aceptó bajar sus pretensiones econó- micas para poder jugar la Copa Libertadores 2018.

En cuanto al lateral izquierdo Emmanuel Mas, también ex integrante de aquel plantel de San Lorenzo, su incorporación puede resolverse en las próximas horas.

Las diferencias entre Boca y Trabzonspor de Turquía son salvables y el jugador quiere jugar en Boca, también bajando su status salarial. El titular por ese sector es el colombiano Frank Fabra, quien hace dos meses tuvo una mejora en su contrato.

En cuanto a dos defensores pretendidos por el entrenador Guillermo Barros Schelotto, Lisandro López tiene interés en jugar en el club de la Ribera, pero Benfica -dueño de su pase- sólo negocia ventas y no préstamos, como pretende Boca.

Gustavo Gómez, otra de las debilidades de Guillermo, a quien dirigió en Lanús, también dio el visto bueno para vestir la camiseta azul y oro, pero los inconvenientes son varios: su sueldo es muy alto, tiene posibilidades de jugar en otros equipos de Europa, y Milan -dueño de su pasequiere venderlo, mientras Boca quiere un préstamo.

Por su parte, Carlos Tevez, quien se encuentra de vacaciones en el país mientras define su regreso a Boca, extendió su descanso, por lo que no se presentó ayer por la mañana en el inicio de la pretemporada de su equipo, Shanghai Shenhua, de China, que se realiza en la ciudad de Marbella, en España.

Tevez, de 33 años, decidió ampliar su estadía en el país hasta el 4 de enero para disfrutar de las fiestas de fin de año junto a sus familiares.

Tevez, quien se encuentra en el país desde el 26 de noviembre y se entrena en doble turno, tiene que desvincularse contractualmente del club asiático, con el que tiene una cláusula de rescisión de seis millones de dólares.