En agosto pasado Floyd Mayweather, de 40 años, volvió al ring después de casi dos años y demostró la vigencia de su talento en un promocionado y polémico pleito ante el irlandés Conor McGregor (29), ex campeón pluma y actual titular de la categoría ligero del Ultimate Fight Champioship (UFC) de los Estados Unidos.

El combate deparó una multimillonaria bolsa para ambos, con triunfo para el estadounidense, y ahora es un compatriota suyo, y también ex célebre campeón del mundo de boxeo, Oscar De la Hoya, quien expresó su deseo de enfrentar al europeo considerando que le bastarán solo dos rounds para vencerlo.

El ex múltiple campeón mundial de boxeo, de 44 años, presidente de la empresa Goden Boy Promotions, aseguró que está entrenando en forma “secreta” y que está “más rápido y fuerte” que nunca, según dijo en su emisora Golden Boy Radio.

“Soy competitivo, aún lo tengo en mí. Estuve entrenando en secreto. Estoy más rápido y fuerte que nunca. Sé que podría ganarle a McGregor en dos rounds. Regresaría para eso. Dos rounds. Una más. Lo estoy retando. Dos rounds, eso es todo lo que necesito. Es todo lo que voy a decir”, insistió el medalla dorada en Barcelona 1992.

El californiano oriundo del Este de Los Angeles no señaló cuándo se podría realizar su combate ante McGregor, si se llegara a materializar, pero dejó en claro que solo lo enfrentaría “dentro de los encordados y no en un octágono de MMA”.

“En la jaula me despedazaría. Solo combatiré en un ring”, enfatizó.

De la Hoya fue uno de los peleadores insignias de su generación, hasta que fue derrotado por Manny Pacquiao, en el 2008, obligando a su retiro de los cuadriláteros. La primera pelea entre un boxeador y un luchador de MMA, fue el citado triunfo de Mayweather, en Las Vegas.