En el último torneo del circuito en el año (solo resta el Masters de Londres al que irán los ocho mejores de la temporada), el tandilense Juan Martín Del Potro (17 ATP) se deshizo del portugués Joao Sousa (58) en su debut por 6-2 y 6-2, comenzando de manera favorable su intento de llegar al menos a las semifinales del certamen para obtener su clasificación a la cita londinense.

Del Potro, con historial ahora favorable de 3-0 sobre el lusitano (le ganó con anterioridad en los Juegos de Río 2016 y la semana pasada en Basilea), también tuvo la buena noticia de la eliminación del sudafricano Kevin Anderson a manos del español Fernando Verdasco, haciendo que con esto se vea con otro rival menos en su propósito de llegar al Masters (en la jornada de apertura del lunes, otros dos, Pablo Carreño Busta y San Querrey también habían quedado fuera de acción).

El Masters 1000 de París repartirá premios por 4.273.775 euros, tiene como máximo favorito al título al español Rafael Nadal (1), quien ayer venció al coreano Hyeon Chung por 7-5 y 6-3 y tendrá nuevo campeón, ya que el escocés Andy Murray, lesionado, no se presentó a defender su corona.

Por su parte, Diego Schwartzman quedó eliminado al perder en la segunda ronda con el estadounidense John Isner por 7-6 (2), 6-7 (11) y 6-3, y de esta manera concluyó la mejor temporada de su carrera, ya que si bien no ganó ningún título, se ubicó entre los 25 mejores tenistas del planeta.

Schwartzman, ubicado en el puesto 25 del ranking mundial de la ATP, luchó a destajo durante dos horas y 37 minutos antes de sucumbir ante la potencia de Isner (14) en un partido cerrado en el que hubo apenas un solo quiebre de servicio y fue para el estadounidense.

El Peque, de 25 años, había superado en la ronda inicial al serbio Viktor Troicki (53) y pese a perder con Isner, tuvo el mérito de haberle jugado de igual a igual a un tenista que lo supera en potencia y también en la físico, con una diferencia abismal de estatura, entre su 170 centímetros contra los 208 del tenista nacido en Carolina del Norte.

El argentino, quien comenzó la temporada en el puesto 52 del ranking mundial, movió bien a su rival pero no estuvo fino en la devolución y eso le impidió quebrarle el servicio durante todo el partido.